PFQMG (VOL. 2) Cap. 1 - Porque ya no soy quien crees que soy


Ella
3 meses después




No es fácil levantarse por las mañanas, mucho menos cuando duermes en el sofá de la sala mientras que una completa extraña invade tu cama; y por extraña me refiero a la mujer que dice ser mi madre y quien poco a poco se fue metiendo en nuestra casa como si fuera una plaga maligna que es difícil de eliminar de raíz.

Mis ojos se sienten pesados mientras recuerdo que esta es mi vida; no la pedí, no se la desearía a nadie… pero es la única que tengo y no puedo echarme a llorar cada vez que las cosas no salen como yo lo deseo o lo planeo. Aunque sería hipócrita decir que nunca he llorado por esas mismas cosas banales y sin importancia, porque sí lo he hecho muchas veces en el último par de meses. Demasiadas. Pero ya no. Ya nunca más.

Me hice una promesa a mí misma y pienso cumplirla, y esa promesa incluye evitar a toda costa confiar demasiado en la gente.

El ser humano puede llegar a convertirse en alguien tóxico y dañino, y mi dieta es a prueba de imbéciles que quieran acercarse demasiado.

Hice un muro, nadie entra. Y día a día refuerzo un nuevo segmento de esa fortaleza para que nunca se debilite.

Es mejor así… para evitar el daño.

Respiro hondo mientras parpadeo rápidamente e intento levantarme con cuidado, mi espalda lleva sufriendo tres meses difíciles de dormir en el mismo sofá, de nuevo, gracias a la susodicha mujer que dice ser mi madre quien ahora ocupa mi habitación porque, su más humilde esclavo (en otras palabras, mi padre), así lo permitió.

He tratado de ser paciente durante estos últimos meses, pero cada vez que la veo pasearse por la casa como si fuera la dueña y señora del lugar, mis intestinos se revuelven y algo hace corto circuito dentro de mí. Papá ha tratado de frenar mi boca justo cuando cree que la usaré para decirle un poco de la verdad a la dichosa mujer, pero este día estoy insoportable y amargada, este día nadie me calla si llegan a provocarme.

Sigo respirando hondo para ahogar el fuego que quiere salir de mí y, con mucho cuidado, me pongo en pie, lista para otro día en donde tengo que pretender que todo va bien.

Avanzo a la cocina en busca de mi siempre preciado café y busco una taza que aún no haya sido utilizada por mi madre… tal vez lo que sea que tenga pueda ser contagioso, hay que prevenir.

Cuando termino mi café voy en busca de mi ropa, directo para irme de una buena vez al trabajo. Nadie nunca pudo haberme predicho que yo querría huir hacia ese espantoso lugar; pero las cosas cambian, y mi casa ya no se siente más como un hogar en donde da gusto estar. Así que huyo, huyo como lo hacen mis hermanos cuando van al colegio para alejarse de la casa del terror en la que ahora vivimos.

Huyo para esconderme de la que hoy es mi vida, para que tal vez así no me encuentre y decida jugar conmigo de nuevo; huyo para evitar recordar que no soy una princesa y este no es mi cuento de hadas donde todo sale bien por arte de mágia. Huyo porque no sé qué otra cosa puedo hacer.

Así que aquí me encuentro: teniendo un momento filosófico conmigo misma mientras siento calambres en mi pierna izquierda y mi espalda parece colapsar poco a poco ya que es el único sonido que se escucha en todo el lugar cuando doy un paso. La casa se encuentra silenciosa y no escucho el usual sonido de Bob Esponja en la televisión o las quejas del abuelo cuando no pago sus canales prepagados de lucha libre femenina.

Las mañanas de los sábados no suelen ser tan aburridas, al menos no lo eran hace unos meses atrás cuando solo éramos el abuelo, Rowen, Russell, papá y yo. Mis chicos que, inevitablemente, siempre andaban corriendo en ropa interior por toda la casa mientras holgazaneaban y miraban partidos de futbol por la televisión.

Ahora tenemos una nueva adición a la familia, una que no pedimos y que no necesitamos en estos momentos pero que de igual forma nos vimos forzados a aceptar y quien prohibió cualquier conducta que involucrara quitarse la ropa. No necesito decir que el abuelo fue el más afectado de todos ante esta nueva regla.

Es curioso ver cómo el dejar entrar a una nueva persona en tu vida puede cambiar de gran manera todo; puede causar mucha destrucción y mucho vacío, puede provocar giros radicales e inesperados que a la larga nos advierten una sola cosa: nunca dejar entrar a nadie.

Y es así como nos sentimos a diario cada vez que vemos a papá correr detrás de cada palabra y de cada orden de “Su Majestad”, mi madre. Mi madre, quien tiene actualmente ocho meses y medio de embarazo y quien no ha dejado de criticar cada cosa que hacemos y que no hacemos bien.

Mi madre, quien consigue un nuevo hombre y, por ende, consigue un nuevo hijo para después dejarlo tirado en brazos de un padre que no debería ser el responsable por ese bebé. Mi madre, esa mujer que me tuvo hace diecinueve años atrás y en quien no confío ni para decirle los buenos días desde que se marchó de la casa para ir detrás de un hombre que no la quería.

Esa madre, que justo ahora se encuentra recién levantada y que avanza hacia el sillón de la sala, recostada en el sitio en donde me encontraba hace solo unos minutos atrás. Claramente papá viene detrás de ella, preparado con un plato de las sobras del almuerzo del día anterior mientras le enciende el televisor para ponerle uno de esos programas de chismes baratos. El plato de comida pronto se encuentra apoyado en su enorme barriga que hace mucho tiempo atrás dejó de caber en esas camisetas juveniles que le encanta usar.

—Rita —dice mi supuesta madre sin en realidad ver mi rostro, perdida en la pantalla—. ¿Podrías pasarme el refresco que dejé sobre la mesa?

Me cruzo de brazos mientras ignoro su pedido y comienzo a prepararme para huir hacia el trabajo, arreglando el decadente uniforme que me toca usar. Con tal de pasar lejos de esta casa incluso he pedido horas extra en el horrible restaurante de comida rápida en el que estoy dejando mi vida. Irónicamente me he ganado el puesto de empleada del mes por dos meses seguidos mientras sigo mi nueva filosofía de “me importa una mierda la vida y las personas”.

Mientras me preparo para salir, noto el patético esfuerzo de papá por frotar los pies de la mujer que me dio a luz, masajeando como lacayo cuando ella se lo pide.

Ruedo mis ojos mientras la impotencia me gana lentamente la batalla.

Papá me fulmina con la mirada, haciéndome un gesto para traer el refresco de la mesa del comedor, tal como pidió Su Majestad hace un momento.

No sé qué será, si la amargura que me ha consumido día a día o si ya alcancé mi límite; lo que sea que es, mi ira sale a borbotones como si fuera un volcán en plena erupción:

—Tiene dos piernas —contesto, furiosa pero diplomática, mis ojos puestos en papá—. Ella misma puede levantar su gordo trasero y caminar unos pasos para traer lo que quiera. Además, a estas alturas ya debería haberse largado a los brazos de un nuevo hombre…¡ups! Cuánto lo siento —llevo una mano hacia mi boca, con fingida lástima—. Está embarazada, no atrae a los hombres casados de esa forma. Ya no.

Mi papá, quien para nuestra desgraciada sigue desempleado, me observa como si yo hubiera perdido la razón, como si fuera yo la patética bestia que trata de frotar aceite en los pies de mamá y no él.

Al menos mis palabras atraen la atención de la mujer de pelo rojo sangre que se hace llamar mi madre; sus ojos marrones me observan con sorpresa, como si no pudiera digerir lo que acabo de decir.

—Rita —amenaza papá—, retráctate de tus palabras. Pídele perdón a tu madre.

Sonrío con malicia, como la perra amargada que me siento por dentro.

—Nunca —respondo de forma definitiva—. No sé qué clase de hombre eres para dejar que esta mujer pisotee tu dignidad. No te quiere y nunca te ha querido, y cuando consiga una mejor oferta, se va a largar y te va a dejar un nuevo problema en camino.

Señalo su estómago abultado. Será una niña, o al menos eso dice ella porque apenas y realiza sus visitas al ginecólogo como deben ser. Piensa nombrarla Rochelle.

—Rita…

A papá le salta una vena, se muestra irritado mientras me observa como si deseara que me quedara muda de repente. Pero el volcán Rita apenas y comienza a despertar, han sido tres meses en los que logré contenerme de decirle cosas ofensivas a la mujer que me dio a luz debido a su estado lamentable, así que no es una sorpresa que sienta la necesidad de explotar justo ahora, cuando veo el trato que ha recibido por parte de papá, o el hecho de que invadiera mi habitación porque “siente” que mi cama está más equilibrada de lo que el sofá lo estaría, o el hecho de que no se sabe los nombres de sus hijos y siempre los confunde con Rusty y Robin. Todo eso me ha ido preparando para entrar en erupción y atacar con todo el arsenal que almaceno dentro.

—No me pienso quedar callada —hablo con voz determinante, esta vez viendo a mi madre a los ojos—. Ya no más, y no ante una persona que no es deseada o bienvenida en este lugar. Por si no sabías, la única perra que vive en esta casa soy yo; lo que significa que tienes que buscar otro lugar donde vivir porque ya no estamos aceptando mascotas.

La mujer, cuyos rasgos son demasiado similares a los míos, me observa con la boca abierta, como si no pudiera creer que aquella niña que dejó abandonada hace años atrás se rebele contra ella ahora. Ni yo misma puedo creer mis propias palabras, palabras que salieron con rencor y amargura desde el fondo de mi ser, pero que de igual forma no lamento en pronunciar.

Papá deja de frotar los pies por un momento, poniéndose de pie y tratando de abrir y cerrar la boca como pez fuera del agua.

—Rita Fiorella Day —dice él, enojado—. ¡Estás hablando de tu madre! Ten más respeto.

—Tuve respeto los últimos tres meses —comento mientras comienzo a tomar mi bolso para prepararme y salir—. Pero me cansé de que ella no mostrara el mismo respeto con nosotros.

Pronto me apresuro para salir por la puerta, con la cabeza en alto mientras mi ira se calienta y hierve dentro de mi sangre.

Ya no soy esa Rita ingenua que era antes, la que le decían cosas bonitas y creía que podía tener derecho a enamorarse de alguien, o la Rita que perdonaba las fallas y ofensas de las personas que la herían constantemente; esta soy yo, la nueva y mejorada versión que no piensa dejarse pisotear por nadie, y mucho menos de personas tóxicas como mi madre.

Salgo de mi casa hecha una furia; estoy segura de que puedo quemar a cualquiera que se cruce en mi camino, y eso es lo que pienso hacer si las personas me siguen provocando.

Sí, claro, es mi madre y se supone que le debo algo de respeto. Pero simplemente no se lo puedo dar a una persona que apenas y se me hace familiar y a quien le divierte causarnos problemas. Y como dije antes: ya no soy esa Rita que tapaba y trataba de entender sus errores. Esa Rita murió cuando traicionaron su confianza.

Que descanse en paz la persona que solía ser, y larga vida a la nueva chica en quien me estoy convirtiendo.





*******





Me siento invencible mientras comienzo mi turno en el restaurante; las cosas siempre siguen siendo las mismas: Anna, mi mejor amiga y compañera, se encuentra a mi lado mientras soporta las miradas lascivas de los clientes, más las miradas lascivas del amigo de… Alto, no menciono su nombre ni siquiera en mi cabeza. Es el innombrable, el traidor. El amigo del traidor, Adam, coquetea demasiado con Anna. Siempre que puedo la aconsejo con ser la más dura de la relación, o con que no involucre sus sentimientos y que aprenda a poner una barrera, pero las chicas como Anna simplemente necesitan aprender la lección experimentando el problema; así que es mejor que ella lo viva en carne propia para después darse cuenta del error que comete.

La entiendo, Adam se esmera en prestarle atención a ella y en buscarla con la vista cada vez que entra al restaurante, aunque lo que no entiendo es porqué sigue saliendo con el demonio de cabello naranja llamado Marie.

Anna no ha podido decirle nada sobre su prima y el hecho de que ella lo engaña, pero yo soy más ligera de lengua y pienso decírselo a penas y me provoque.

Y hablando del provocador, él acaba de entrar al restaurante y se dirige justo a donde me encuentro.

—Hola, Rita —saluda mientras sus ojos buscan a mi amiga, pero ella está en su descanso, en el área exclusiva para empleados.

—Si preguntas por Anna —me adelanto a decir—. Te informo que ella estará en diez minutos por aquí, está en su descanso.

—No iba a preguntar por ella…

Ruedo los ojos mientras suspiro de forma agotadora. Los enamorados actúan siempre como idiotas.

¿Yo habré sido igual?

Era patética. No quiero regresar a ese estado nunca.

—Si preguntas por cómo lo estoy llevando… —me ahogo, mi boca no quiere pronunciar las palabras—. Estoy mejorando, espero que a… —su nombre me hierve en la sangre, pero puedo superarlo, puedo superar esto—espero que a Key le vaya bien.

Fue difícil pronunciar esas palabras. Siento el ácido quemando en mi garganta.

Veo a Adam desviar la mirada, sus ojos verdes mostrando compasión.

—Él sigue con Mia. Me escribió esta mañana, preguntando por ti…

Levanto una mano para detenerlo. No quiero saber nada de ese individuo.

—No es necesario que continúes.

—Escucha… —Adam queda en silencio cuando ve mi mirada matadora—. Lo siento Rita. Él me pregunta por ti, quiere saber cómo estás.

Suspiro mientras me muevo de lugar y comienzo a reorganizar las servilletas que guardamos en el mostrador.

—Ya dije que no quiero saber de él.

—Escucha… sé que no quieres…

—No, no quiero. Detente ya. Lo que él haga o no con su vida no es mi problema.

—Pero…

—No —grito un poco demasiado fuerte—. No me importa lo que le pase. Ya no.

—Bien —dice Adam, con resolución—. Pero tienes que saber que él viene de regreso, solo. Sin Mia.

Mi cuerpo se queda quieto por un momento, sus palabras quiebran algo que estaba enterrado en mi interior.

Hace unos meses, cuando Adam supo la noticia de que Mia intentó suicidarse y que Key había decidido quedarse a su lado, él vino a mí como mensajero personal del traidor innombrable. Me confesó que Mia pidió salir de la ciudad por un tiempo, junto al traidor, y él aceptó irse con ella. Ese “por un tiempo” al parecer se convirtieron en tres meses.

En ese momento mi cuerpo encuentra su movilidad y decide regresar a la vida.

—Te dije que no quería saber nada de él —vuelvo a repetir—. Qué bien que esté de regreso…

—Pam y Eileen también preguntan mucho por ti.

Eso me dolió más, que el traidor las haya hecho ignorarme. Unos días después de que Key y yo termináramos, Pam intentó ponerse en contacto; obviamente la ignoré. No quería saber nada de ella, ni de su familia. Incluso le oculté a mi mejor amiga todo sobre Key, por el simple hecho de que no quería contarle a nadie mi vergonzosa historia, y si algún día llegaba a decirla, sería totalmente distinta a la que sucedió en realidad. Nadie tenía por qué saberlo, nadie tendría que enterarse de que caí como idiota detrás de un chico. Por esa misma razón hasta cambié mi número de teléfono. Eso acabó con la amistad entre las hermanas del traidor y yo.

—No quiero escuchar nada que tenga que ver con él —me obligo a decir—. Ya pasaron tres meses… si quisiera saber de él ya lo hubiera averiguado por mi cuenta. Ahora, ¿vas a ordenar algo?

Adam vuelve a suspirar, desviando la vista.

—No seas tan injusta con él.

—Eres su amigo, está claro que lo vas a defender —lo acuso—. Pero te juro que si me sigues hablando de él…

—No, tranquila. Dejaré de insistir… aunque ten por seguro que se van a estar encontrando. Probablemente quiera hablar contigo…

Mi nivel de histeria se va al máximo.

—¡Que se atreva a dar la cara! —le grito. Algunos de los pocos clientes que ya se encuentran comiendo nos miran con los ojos abiertos. Bajo el tono de mi voz—. Terminó conmigo por teléfono, dile que si se atreve a acercarse lo voy a patear con toda mi fuerza en las partes donde no le pega el sol.

—Wow, mujer. Eso es fuerte… Relájate, la vena de tu frente parece que quiere cobrar vida.

—A mí no se me marcan las venas en la frente —lo amenazo.

—Sí, lo hacen. Tienes una muy grande justo en el medio, siento como si deberíamos nombrarla incluso. Da miedo.

—Bien, si insistes en molestar déjame decirte que si me sigues provocando no te va a gustar lo que tengo que decirte de tu perfecta relación con Marie.

Adam lleva un dedo a su barbilla, haciendo un puchero demasiado infantil.

—Creo que la nombraremos Lola, ¿te gusta? —pregunta él viendo directo a mi frente.

Mi ceja se eleva mientras el impulso por gritarle se vuelve fuerte.

—No entiendo por qué le atraes a Anna… —murmuro.

Eso parece llamar su atención.

—¿Le atraigo a Anna?

—Sí, le atraes. Aunque no entiendo cómo si tienes ese ridículo enamoramiento por su prima, quien, dicho sea de paso, es una zorra de uñas largas.

—¿Marie? —pregunta él, descartando cualquier cosa con un simple gesto de su mano—. Ella es pan comido…

—Imagino que eso hace a mi amiga “Pan por comer”, ¿verdad? Eres un cerdo, tú y Marie se pertenecen. Mientras tú te entregas a ella, ella se acuesta con el primero que sea medianamente atractivo y quiera rascar la comezón de su entrepierna.

—¿Lo dices por su novio? Já, ya lo sabía. Anna tuvo la decencia de contármelo hace mucho tiempo atrás.

—¿Sabías que Marie tiene novio y se acuesta con otros hombres mientras sale contigo? Eso solo lo comprueba todo, eres como los demás hombres. Definitivamente tú y el traidor de tu amigo son iguales.

Adam comienza a negar con la cabeza.

—No seas injusta con él. Incluso me dio esto para hacértelo llegar.

Noto cómo él comienza a sacarse algo del bolsillo trasero de su pantalón, pero mi ira y amargura llegaron a su nivel crítico. Así que cuando Adam coloca lo que es un pequeño paquete cubierto de papel color lila, no hago otra cosa más que tomarlo y lanzarlo al bote de basura más cercano.

—Vaya —murmura Adam—. Qué fría eres. Ni siquiera lo abriste.

—No necesito hacerlo. Ahora, ¿pedirás algo o solo vienes a molestar?

Adam se rinde, elevando ambas manos en el aire.

—Está bien, me iré mejor. Esperaré a Anna sentado por allá —me señala el lugar y comienza a avanzar hacia él.

¿De verdad el innombrable se atrevió a enviarme algo? Tiene valor para hacerlo, pero eso no le va a servir de nada.

Justo cuando pienso llamar de nuevo a Adam para darle un mensaje directo para llevárselo a su amigo, es cuando Anna regresa de su descanso y se acerca a mí con una sonrisa.

—¿Sabes por qué Mirna me sigue preguntando si tengo algo con Adam? —dice mi amiga al verme—. No deja de decirme que me espere unas semanas más para besarlo, que está a punto de ganar. ¿Pero ganar qué?

—Tal vez es porque te viene a ver muy seguido —le señalo el lugar en donde se encuentra él sentado—, y mira que ya no disimula. Sabe que Marie no está, pero de igual forma siempre viene a verte.

—No le intereso a él de esa forma, entiéndelo.

Justo en ese momento Adam nota a mi amiga y se levanta a toda prisa, sonriendo como lobo al verla.

Ruedo los ojos, alejándome de los dos lo antes posible: apestan a nuevo romance.

Sé las miradas que Anna da en su dirección, y sé las que Adam le dedica a ella; así que no entiendo qué los detiene de estar juntos.

Parejas y sus problemas, ya no quiero saber de ellos.

—Anna, tomaré mi descanso —le digo mientras camino lejos.

Decido alejarme antes de enloquecer por lo que me acaba de decir Adam sobre el traidor. En mi camino al área de empleados, Mirna me toma de la mano y me detiene justo en medio del pasillo.

—Rita, hija, tienes la cara pálida —dice ella— ¿sucedió algo?

Niego con la cabeza, poniéndola del otro lado de mi muro personal en donde nadie puede entrar.

—Estoy bien Mirna. Tranquila que se me pasará luego.

Mirna asiente con la cabeza, luego sus ojos viajan por todo el restaurante hasta detenerse en Adam platicando todavía con Anna.

—Mira a esos dos —dice ella, soltando mi mano y cruzándose de brazos—. ¿Crees que serán capaces de esperar unas semanas más? Aposté casi todo mi sueldo a que se besarían dentro de quince días.

Observo lo mismo que ella, ambos se gustan y tratan de evitarlo. Todos en el restaurante lo sabemos, hasta hacemos apuestas a sus espaldas para ver quién se aproxima más a la fecha en la que un día explotarán de amor y se confesarán todo.

Obviamente estoy en la apuesta, aunque claro que no voy ganando.

—Tienes que ser más discreta con Anna, ya sospecha que ella y Adam son nuestro tema principal de apuestas —le sugiero a Mirna.

Dulce, quien se encontraba cerca de nosotras mientras cargaba una bolsa de basura, observa la misma escena.

Se acerca a mi lado y se apoya en el hombro de Mirna.

—Hasta ahora yo soy la que está a punto de ganar la apuesta —dice apuntando en dirección a la pareja.

Me encojo de hombros.

—No nos vendría mal algo de dinero —comento—. Pero sería feo si se enteran y no ocurre nada.

Mirna asiente con la cabeza.

—Probablemente terminen juntos —dice ella, como si pudiera ver el futuro—. Anna necesita a alguien como él en su vida.

Ruedo los ojos.

—Una chica no necesita a un hombre para sobrevivir o ser feliz —digo—. Somos muy autosuficientes.

—No vas a opinar lo mismo cuando te toque acostarte con dicho sujeto masculino, vas a entender que sí tienen una función específica en la cama.

Mirna eleva ambas de sus cejas, de manera sugestiva.

—No necesitaba saberlo —digo, arrugando mi cara.

—Oigan —dice Dulce, interrumpiendo las siempre descriptivas imágenes que introduce Mirna en mi cabeza—. Cliff me hizo sacar la basura hace unos minutos… No saben lo que encontré doblado entre papel cursi.

Ella saca la misma cajita envuelta en papel lila que Adam me quería dar hace unos pocos minutos atrás. En esta ocasión, la cajita se encuentra ya abierta y el papel arrugado se hace a un lado.

Dulce saca una delicada cadena plateada, elevándola en el aire para que ambas observemos. La fina cadena sostiene dos dijes con formas que hace mucho significaron tanto para mí, pero ya no.

—¿Eso es un aguacate junto a una equis? —pregunta Mirna, observándolo con atención—. ¡Qué lindo!

Niego con la cabeza, mis ojos hipnotizados ante el pequeño dije.

—No es un aguacate —murmuro de mala gana—. Es una pera.

Y todavía no entiendo por qué Key quería que “la pera” fuera nuestro símbolo. ¿Por qué una pera de todas formas?

Supongo que me quedaré por siempre con la duda.

—¿Una pera y una equis? —pregunta Dulce, sonando escéptica—. No lo entiendo. Igual pensé que se le había caído a alguna de ustedes. Incluso estaba envuelta en un papel llamativo.

—No es de nadie —digo con rapidez—. Deberías dejarla en la basura.

—Ah, pero si está hermosa… aunque no se sabe si es o no un aguacate —dice Mirna—. ¡Yo la quiero! Si nadie la quiere, yo la tomo.

Entonces Mirna se la arrebata a Dulce y la empieza a sujetar contra su cuello.

—¿Me ayudas a ponérmela Rita? —pregunta ella, tendiéndome la cadena.

Mis ojos están fijos en esos dos estúpidos dijes que removieron algo que creía extinto desde hace mucho tiempo. Entonces parpadeo y aterrizo de nuevo a la realidad.

—Claro, te ayudo.

Y recuerdo una y otra vez las acciones del dueño de esa cadena.

Él me dejó. Me abandonó y nunca debo creer de nuevo en sus palabras. Sé que vendrá pronto, pero esta vez no será tan fácil como él creía. Ya no soy la misma chica que él conocía, y definitivamente encontré la manera perfecta de superarlo.



Vaya sorpresa que se va a llevar cuando lo sepa.

Comentarios

  1. Rita 2.0 Genial.
    Ahora es cuando se viene la venganza... jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, soy Theresa Williams Después de estar en relación con Anderson por años, él rompió conmigo, hice todo lo posible para traerlo de vuelta, pero todo fue en vano, lo quería de vuelta tanto por el amor que tengo por él, Lo supliqué con todo, hice promesas pero él se negó. Le expliqué mi problema a mi amiga y me sugirió que preferiría contactar a un lanzador de hechizos que pudiera ayudarme a lanzar un hechizo para traerlo de vuelta, pero soy el tipo que nunca creyó en el hechizo, no tuve más remedio que intentarlo, Envió al conjurador de hechizos y me dijo que no había ningún problema de que todo saldría bien antes de tres días, que mi ex volvería a mí antes de tres días, lanzó el hechizo y sorprendentemente en el segundo día, fue alrededor de las 4 pm. Mi ex me llamó, me sorprendió tanto, respondí la llamada y todo lo que él dijo fue que él estaba tan arrepentido por todo lo que pasó que él quería que yo regresara a él, que él me ama tanto. Estaba tan feliz y fue a él que fue así como empezamos a vivir juntos, felices de nuevo. Desde entonces, he hecho la promesa que cualquier persona que sé que tiene un problema de la relación, yo sería de ayuda a tal persona refiriéndose él o ella al único lanzador mágico verdadero y de gran alcance que me ayudó con mi propio problema. Correo electrónico: drogunduspellcaster@gmail.com puede enviarle un correo electrónico si necesita su ayuda en su relación o cualquier otro caso.

      1) Hechizos de Amor
      2) Hechizos de Amor Perdido
      3) Hechizos de divorcio
      4) Conjuros de Matrimonio
      5) hechizo de enlace.
      6) Hechizos de desintegración
      7) Desterrar a un amante pasado
      8.) Quieres ser promovido en tu oficina / hechizo de Lotería
      9) quiere satisfacer a su amante
      Póngase en contacto con este gran hombre si tiene algún problema para una solución duradera
      A través de drogunduspellcaster@gmail.com

      Eliminar
    2. Es despreciable leer este tipo de cosas... no puedo estar de acuerdo con la idea de amarrar a la gente sólo por un sentimiento egoísta, que no es amor, le estas quitando la oportunidad de encontrar a su persona y a ti..

      Ojalá esta mierda sea falsa porque nadie merece tanta desdicha..

      Eliminar
  2. Por fiinnn, espero que el cap2 no demore mucho t.t
    Quede como loca con el cap. Gracias por darnos una parte más de esta historia. Éxitos y bendiciones.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta como se ve la forma en que está madurando Rita ❣

    ResponderEliminar
  4. No puedo esperar a leer el segundo capítulo 💚💚💚💚

    ResponderEliminar
  5. Lia, tienes una imaginación bastante fertil y la verdad me encanta, parece que siento toda la oscuridad de Rita...me gusta que Key venga a encontrar una Rita distinta y que trabaje y mucho, gracias por el capitulo, esperamos ansiosas el siguiente, saludos

    ResponderEliminar
  6. Gracias,gracias, gracias.... que capitulo esta sorprendente, felicidades eres excelente. No dilates con el próximo capítulo ya quiero leer mas.

    ResponderEliminar
  7. Eso es Rita!!!! Felicidades, te apoyo totalmente. La venganza viene ya.
    Mil gracias por el capitulo, esperare el siguiente con ansias.

    ResponderEliminar
  8. wowwwwww...en serio eres la mejor, tu estilo de escritura es tan original, sensible. Son libros como los tuyos lo que uno necesita leer cuando siente que el mundo se le cae a pedazos, y adoro a Rita y quisiera ser tan fuerte y decidida como ella, es mi idola ^^. Gracias por este capitulo ^^

    ResponderEliminar
  9. Rita es uno de mis personajes favoritos....supera en todo a Ana!.....y Key prepárate no la tendrás fácil!!!

    ResponderEliminar
  10. para cuando el segundo capítulo? no se que hacer con mi vida sin tus libros la verdad jaja, espero que lo escribas pronto ;)

    ResponderEliminar
  11. bravo por Rita...pero le queda taaaaaantooooo por sufrir todavia :(((

    ResponderEliminar
  12. Woooow...... me leí el Volumen 1 en dos dias..... Escribes genial, no había leído nada tuyo, pero de ahora en adelante leeré toodas tus historias :) escribes historias perfectas con protagonistas que nos haces amar y villanos que nos haces odiar ��..... amo a Rita y a Key y espero seguir leyendo los capis....
    P:D: soy nueva por aqui y el primer vol. ya estaba completo cuando empecé a leerlo, asi que disculpa la pregunta pero ¿cada cuánto tiempo subes los capítulos??? ��

    ResponderEliminar
  13. Juro que amo todo lo que escribes!!!! <3

    ResponderEliminar
  14. Holaa ame la historia de ana y adam me facino los personajes de rita y key leei la hiatoria cuando la comensaste gracias por segirla y sobretodo por darnos una segunda parte .
    Gracias esperando el capi 2 jijiji

    ResponderEliminar
  15. Que buen inicio... Apoyo la noción... Rita 2.0 es lo máximo aunque duela el corazóncito duro con él Rita....

    ResponderEliminar
  16. Que buen inicio... Apoyo la noción... Rita 2.0 es lo máximo aunque duela el corazóncito duro con él Rita....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, soy Theresa Williams Después de estar en relación con Anderson por años, él rompió conmigo, hice todo lo posible para traerlo de vuelta, pero todo fue en vano, lo quería de vuelta tanto por el amor que tengo por él, Lo supliqué con todo, hice promesas pero él se negó. Le expliqué mi problema a mi amiga y me sugirió que preferiría contactar a un lanzador de hechizos que pudiera ayudarme a lanzar un hechizo para traerlo de vuelta, pero soy el tipo que nunca creyó en el hechizo, no tuve más remedio que intentarlo, Envió al conjurador de hechizos y me dijo que no había ningún problema de que todo saldría bien antes de tres días, que mi ex volvería a mí antes de tres días, lanzó el hechizo y sorprendentemente en el segundo día, fue alrededor de las 4 pm. Mi ex me llamó, me sorprendió tanto, respondí la llamada y todo lo que él dijo fue que él estaba tan arrepentido por todo lo que pasó que él quería que yo regresara a él, que él me ama tanto. Estaba tan feliz y fue a él que fue así como empezamos a vivir juntos, felices de nuevo. Desde entonces, he hecho la promesa que cualquier persona que sé que tiene un problema de la relación, yo sería de ayuda a tal persona refiriéndose él o ella al único lanzador mágico verdadero y de gran alcance que me ayudó con mi propio problema. Correo electrónico: drogunduspellcaster@gmail.com puede enviarle un correo electrónico si necesita su ayuda en su relación o cualquier otro caso.

      1) Hechizos de Amor
      2) Hechizos de Amor Perdido
      3) Hechizos de divorcio
      4) Conjuros de Matrimonio
      5) hechizo de enlace.
      6) Hechizos de desintegración
      7) Desterrar a un amante pasado
      8.) Quieres ser promovido en tu oficina / hechizo de Lotería
      9) quiere satisfacer a su amante
      Póngase en contacto con este gran hombre si tiene algún problema para una solución duradera
      A través de drogunduspellcaster@gmail.com

      Eliminar
  17. Quiero compartir mi testimonio sobre cómo conseguí mi tarjeta de cajero automático BLANK que tienen
    Cambiar mi vida hoy Yo vivía una vez en la calle donde por las cosas
    Eran tan difíciles para mí, incluso para pagar mis cuentas era muy difícil para
    Me tengo que aparcar de mi apartamento y empezar a dormir en la calle de
    Vegas. Intenté todo lo que podía hacer para asegurar un trabajo, pero todo fue en vano
    Porque yo era del lado negro de América. Así que decidí navegar
    A través de mi teléfono para los trabajos en línea donde recibí un anuncio en Hackers
    Publicidad de una tarjeta de cajero automático en blanco que se puede utilizar para cortar cualquier cajero automático
    En todo el mundo, nunca pensé que esto podría ser real porque la mayoría
    Anuncio en Internet se basan en el fraude, por lo que decidí dar a esto un
    Tratar de mirar a donde me llevará si puede cambiar mi vida por
    bueno. Me puse en contacto con estos hackers y me dijeron que son de
    Australia y también tienen sucursal en todo el mundo en el que
    Uso en el desarrollo de allí ATM TARJETAS, esto es real y no es una estafa que tienen
    ayúdame. Para cortar la historia corta a estos hombres que eran geeks y también
    Expertos en reparaciones ATM, programación y ejecución que me enseñaron
    Varios consejos y trucos sobre el rompimiento en un cajero automático con un
    Blank ATM card.i solicitó la tarjeta de cajero automático en blanco y se entregó
    A mí en el plazo de 3 días e hice como me dijeron a y hoy mi vida tiene
    Cambio de un walker de la calle a mi casa, no hay ATM MACHINES this
    BLANK ATM CARD PUEDE penetrar en él porque ha sido programado
    Con varias herramientas y software antes de que sea enviado a usted. mi vida
    Realmente han cambiado y quiero compartir esto con el mundo, sé esto
    Es ilegal, pero también una manera inteligente de vivir Gran porque el gobierno
    No puede ayudarnos así que tenemos que ayudarnos a nosotros mismos. Si también quieres esto
    BLANK TARJETA ATM Quiero que envíe un correo electrónico a Michealbern4@gmail.com para obtener ayuda

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por sus valiosos comentarios :)

Entradas populares