POAW - Capítulo 8

PEQUEÑO AVISO QUE NECESITAN LEER PRIMERO:

Con cierto retraso pero siempre puntual... les dejo el capítulo de este fin de semana :)
Oh, y por favor, lean las notas aclaratorias que hago en la columna derecha de este blog. Ya me han comentado (y he visto) que hay gente vendiendo la primera parte de esta secuela... y como la mayoría sabe: NO ESTÁ A LA VENTA. Este material lo escribo y se los dejo completamente gratis. Lo único que recibo como paga son sus comentarios y sus reacciones... nada más.
Tal vez más adelante pueda imprimir unas copias y regalarles a algunos (y por qué no, venderlas) cuando pueda. Pero eso sería en un futuro lejano. Así que por favor, ésta persona tenga la decencia de eliminar esta historia de sus demás libros en venta. No me interesa que el valor sea poco o que prácticamente no gane nada, pero si yo no les cobré ni un centavo por ella, espero lo mismo de los demás que la quieran compartir. Entenderé si resulta ser un malentendido, pero mientras nadie me aclare nada, no puedo hacer mucho.
Solo eso.

Ahora, a leer :)

**********************************************************

Capítulo 8

Citas, piedras mágicas y ballenas de peluche




Semana 18


Últimamente tenía problemas para mantener las manos quietas y lejos del cuerpo de Adam.

Estaba segura que él lo disfrutaba al máximo.

A veces simplemente quería empujarlo contra la mesa del comedor y subirme a horcajadas para conectar sus caderas contra las mías, o sentir el maravilloso roce entre su pecho desnudo y el mío (sí, era una descarada hambrienta). Pero entonces recordaba que había más gente en la habitación y, milagrosamente, lograba contenerme. Aunque era obvio que no podía disimular mis vacilaciones. Por eso, él disfrutaba de mi tormento y trataba de provocarme acariciando mi muslo por debajo de la mesa en lugares públicos; o se llevaba mis dedos a su boca para limpiar cualquier resto de chocolate o crema que quedaba de ellos cuando terminaba de comer.

Me estaba torturando lentamente.

Lo odiaba por eso.

Y también lo amaba.

Justo estábamos sentados lado a lado, con nuestros brazos rozándose entre sí, poniéndome más caliente de lo que imaginé que un roce de piel provocaría, cuando, la puerta de la pequeña oficina se abrió por completo.

Una chica de piel pálida y de trenzado cabello color rojo se acercó hasta nosotros, extendió su mano para que la saludáramos, y tomó asiento frente al escritorio metálico adornado con muchos retratos de un perro chihuahua aparentemente llamado Thor.

—Es un gusto conocerlos —dijo ella con optimismo—. Mi nombre es Evelyn Blur, como ya saben; espero poder ayudarlos en lo que pueda.

Sonrió ferozmente. Tenía dientes perfectos, todos alineados y completamente blancos; seguramente pasó horas y horas en dolorosa cirugía dental… o eso me obligo a creer para no aplastar mi ego.

Cada hebra gruesa de su cabello rojo estaba en su lugar, como si no les fuera permitido moverse un milímetro de su posición.

Evelyn apoyó el mentón entre sus manos y nos observó animadamente... demasiado animada para mi gusto.

Fue Adam quien se aclaró la garganta y habló por ambos:

—Soy Adam, y ella es Anna… mi futura esposa. Hablamos por teléfono.

—Oh, sí —ella se dio un golpecito en la cabeza como si fuera una tonta por no haberse dado cuenta antes— ya lo recuerdo, ¡son la pareja joven! Tengo entendido que la boda será al aire libre, ¿verdad?

Me miró directamente con esos ojos color zafiro; asentí con debilidad mientras trataba de no desvanecerme cuando Adam comenzó a trazar círculos en mi rodilla.

No me quedaba otra opción más que usar vestidos porque los pantalones ya no me cerraban; el bulto en mi estómago se estaba expandiendo y él se aprovechaba de eso.

—¿Y bien? —preguntó la organizadora después de unos segundos—. ¿Tienen un presupuesto que deba respetar?

—No hay presupuesto —contestó Adam.

Evelyn se echó hacia atrás en su asiento, reorganizando, de forma inconsciente, uno de los retratos de su perro.

—¿Sin presupuesto? ¿Eso quiere decir que aún no se han puesto de acuerdo en cuánto quieren gastar para la boda?

—No, no —negó Adam—. Eso quiere decir que no importan los gastos.

A ella se le ampliaron los ojos de emoción y casi le crecieron alas en la espalda.

Yo por mi parte estaba con la cabeza en otro lado; Adam apretó mi rodilla con más fuerza, y tuve que cerrar las piernas cuando subió su dedo por mi muslo. Comencé a morderme el labio inferior.

—Oh por… ¡Tenemos el infinito a nuestra disposición! —Chilló ella— hay tantas posibilidades. Pienso en hacer una entrada para la novia, montada en un caballo blanco…

Adam tosió para disimular la risa.

—Ella está embarazada —dijo.

Evelyn borró la sonrisa de su rostro. Parecía como si alguien le hubiera dicho que los unicornios no existían, o que las hadas no eran reales.

—De acuerdo, la idea de los caballos queda descartada. ¿Cuántos meses de embarazo tienes?

Intenté salir de la bruma de deseo que trepaba por mi piel, y finalmente encontré mi voz para responder.

—Cuatro meses y medio.

—Bueno, eso ciertamente limita mis opciones —contestó, llevándose una mano para peinar su larga trenza de sirena—. Pero no se preocupen; todo estará a la altura.

Sonrió y comenzó a abrir su agenda de cuero color negra, luego se puso a garabatear con un lápiz sobre una de las hojas en blanco.

Miré de reojo a Adam y aparté su mano de mi pierna, en cambio jalé de su dedo meñique hasta que dirigió sus ojos verdes a los míos.

—¿No hay presupuesto? —susurré recordándolo de repente—. Creo que debemos fijar uno.

—Estoy de acuerdo con la futura señora Walker —habló Evelyn, ampliando su sonrisa. Ella me recordaba a las hadas de los cuentos que leía de niña; todo, desde su cabello rojo fuego hasta su actitud extremadamente positiva, me hacían pensar que tenía rasgos de un hada o ninfa del bosque—. Hasta el cielo tiene un límite.

Adam se removió en su asiento para mirarme de frente.

—Anna, de verdad no me importa gastar lo que sea para que tengas una boda de ensueño.

Escuché un profundo suspiro por parte de la planificadora.

—Pero yo no quiero algo demasiado pretensioso. Me gusta la sencillez...

—¿Cómo? —interrumpió Evelyn— toda chica quiere parecer una princesa en ese día especial. Vamos, te lo mereces. Ambos se lo merecen. Mi dicho siempre ha sido: es mejor hacer algo a lo grande, o no hacer nada... Míralo como un presupuesto alto, pero siempre con un límite.

Adam asintió y enlazó su mano con la mía.

—Déjame gastar en ti —susurró él cerca de mi oído, mostrando confianza en sus ojos. Sabía que si rechazaba su dinero estaría hiriéndolo y pisoteando sus buenas intenciones, y yo de verdad quería complacerlo.

Con un suspiro de resignación asentí con la cabeza.

—De acuerdo. Lo merecemos —dije finalmente.

Evelyn aplaudió animadamente y luego comenzó a hablar de sus honorarios.

Más valía que esta mujer fuera mágica e hiciera llover dinero del cielo porque cobraba lo que yo difícilmente ganaba en seis sueldos.

Cuando terminamos, ella disparó pregunta tras pregunta sobre todo aquello que nos gustaba o disgustaba a Adam y a mí. Incluso nos pidió fotografías de cuando éramos niños para hacer una presentación que podría usar en la boda.

Curiosamente, aprendí más del misterioso Adam Walker de lo que nunca hubiera aprendido si se lo preguntaba directamente a él.

—No puedo creer que seas alérgico a las aceitunas —le dije una vez que salimos de la claustrofóbica oficina de la planificadora de bodas. Todavía no podía olvidar la expresión de su cara cuando le dijimos que nos íbamos a casar en tres semanas, casi le dio un paro respiratorio.

Adam se encogió de hombros, como si fuera normal que la gente se intoxicara con aceitunas. Continuó tomándome de la mano y caminando conmigo mientras pasábamos una plaza con múltiples tiendas de ropa de marca.

—Lo descubrí de la peor manera cuando era niño. Mi cara se inflamó, mi garganta se cerró y todo mi cuerpo se sentía en llamas.

Negué con la cabeza, sintiéndome protectora con él.

—Pobre bebé —le toqué la mejilla y luego le di un beso corto en los labios.

Una de las esquinas de su boca se elevó.

—Y yo no puedo creer que le tengas miedo a la gente que es contorsionista —se burló de mí.

Le di un golpecito en el hombro como regaño por traerlo a colación. Había soltado ese pedazo de información en caso de que a Evelyn se le ocurriera contratar a contorsionistas exóticos para que bailaran mientras se daba la marcha nupcial. Esa mujer tenía ideas locas.

—No soporto verlos —admití con cierta vergüenza—, ¿acaso tienen huesos de goma?

Me estremecí de solo pensarlo. Antes que pudiera dar un paso más, Adam puso sus manos en mis hombros, deteniéndonos en medio de la calle

—Espera —me dijo— ¿No llevas puesto sujetador?

Noté que él miraba fijamente en dirección a mis pechos. No sabía cómo lo supo ya que el vestido era muy discreto, así que bajé la vista para ver si algo se asomaba entre la tela, pero no encontré nada extraño.

—No, ¿por qué?

Adam tragó saliva.

—Porque puedo ver tus pezones, están saludándome firmes y dispuestos.

Me sonrojé diez tonalidades más de lo normal. Todavía no me acostumbraba a su descarada manera de verme.

Él acercó sus manos a mi cintura y presionó su pecho contra el mío.

—Adam... estamos en medio de la calle —murmuré por si no se acordaba.

Al parecer no me escuchó y comenzó a besar mi cuello sensualmente. El viento levantaba un poco mi vestido, haciendo que la tela rozara detrás de mis rodillas. Agradecí no llevar zapatos altos o ya me hubiera caído al suelo de lo abrumada y delicada que sentía cada zona de mi cuerpo.

—¿Por qué no te pusiste sujetador? Aunque créeme, no me estoy quejando de la vista —preguntó él.

Volvió a besar mi cuello.

Las personas que pasaban a nuestro alrededor, o nos ignoraban, o sonreían al vernos.

Respondí con disimulo.

—Pues porque me molestaba. Si no te has dado cuenta, estas —señalé entre nosotros a mi pecho— están más grandes y pesadas.

Él sonrió de forma depredadora.

—Oh, sí. Las noté esta mañana, y el día anterior, y el anterior a ese —lamió cerca de mi oreja.

Justo cuando iba a comenzar a ronronear como gato y restregarme contra su pierna, él nos separó y me tomó de nuevo de la mano.

—Entonces vamos —dijo, empujándome en dirección a una de las tiendas de ropa femenina que recién habíamos dejado atrás—. Déjame consentirte y comprarte algo de ropa. No acepto un no por respuesta, necesitas nuevos sujetadores.

—¿Ahora? —pregunté—. Pensé que íbamos a casa lo más pronto posible.

—Tenemos tiempo de sobra. Ahora entra en esa tienda y comprémoste ropa.

—Pero yo quiero ir a casa... Llévame a nuestro dormitorio —me quejé como una niña.

Él negó con la cabeza, luciendo divertido por mi reacción.

—Adam... —supliqué.

Pero no me escuchó y me arrastró de todos modos a la tienda.

Dos horas después, iba con tres bolsas de papel en la mano y Adam cargaba otras seis.

Me hizo probarme un montón de vestidos de maternidad innecesarios, y luego se dedicó a comprarme zapatos confortables y sexys, así como muchos accesorios de los que iba enamorándome en el camino. Para cuando llegamos a la próxima tienda, ya tenía tres colgantes de la torre Eiffel, dos pares de pendientes de plata con forma de alas de ángel, y una hermosa pulsera decorada con pequeños libros y gafas de lectura que casi me hacen llorar de la emoción.

Cuando finalmente llegamos a la última tienda del día, me paralicé por completo.

—No puedo creerlo —murmuré asombrada desde la entrada del lujoso y moderno local—. Es ropa para bebé.

—Pensé que ya era hora de comprarle sus primeras cosas al pequeño —dijo Adam acariciando el bultito en mi vientre.

—Wow.

Eso fue todo lo que pude murmurar. Cuando salí de mi estupor, me enfoqué en ver a mi hermoso y tatuado chico, y besar su mejilla.

—No puedo creer que me hayas acompañado toda la tarde —le dije—. Por lo general los hombres se desesperan cuando hay que ir de compras.

—Admito que sí me desesperé —sonrió disculpándose—, pero reservé lo mejor para el final. Valió la pena la espera... Oh, pero ya verás lo que conseguí. Quédate aquí y yo te muestro.

Adam caminó dentro de la tienda (seguido de cerca por mí), y se dirigió hacia una dependienta, sonriéndole y señalando enfáticamente hacia un corto pasillo que llevaba más allá de las estanterías de zapatos.

Ella asintió y le pidió que la siguiera.

—Quédate aquí —me dijo él. Luego desapareció con ella y me distraje viendo todo lo que había a mi alrededor.

No solo había ropa, sino que también muebles y lo posiblemente importante para la vida del bebé.

Me acerqué sigilosamente hacia una estantería de mamelucos pulcramente doblados. Tenían un mensaje en la parte frontal que inmediatamente llamó mi atención: Hace nueve meses, mi mamá leyó 50 Sombras de Grey.

Había un dibujo de unas esposas justo por debajo del mensaje.

Me puse a reír en plena tienda.

Habían cientos de esos mamelucos en todos los colores con diferentes mensajes; algunos parecidos al que me regaló Key algunos meses atrás.

Tomé uno blanco y lo acaricié con la yema de los dedos.

Sacudí la cabeza y dejé el pequeño traje junto a los demás; y fue justo a tiempo ya que Adam venía corriendo en mi dirección.

—¿Qué opinas? —preguntó cuando estuvo frente a mí. Llevaba las manos ocultas tras su espalda, cuando la sacó, me enseñó una mini chaqueta negra, muy parecida a una que él tenía, y luego, de la otra mano sacó un par de Converse rojos tamaño miniatura—. El otro día pasé por aquí y los vi a través de la vitrina. Le pedí a la chica que los apartara para mí, quería enseñártelos antes de tomar la decisión de comprarlos. ¿Qué opinas? Todo el look de chico malo.

No pude evitarlo. Me puse a llorar.

La sonrisa de Adam titubeó y bajó los brazos con la ropita de bebé. Dio un paso más cerca de mí y me hizo alzar la barbilla con un dedo.

—¿Anna? ¿Qué ocurre?

Negué lentamente, viéndolo a través de mis lágrimas.

—¿No te gusta? —me preguntó, alarmado— siempre podemos cambiarlas, sé que aun no sabemos el sexo del bebé, y estoy totalmente dispuesto a exigirla en color rosado si resulta ser una niña pero no es necesario que...

—No es eso —lo interrumpí entre sollozos—. Me encanta.

—¿Entonces qué es?

—No puedo creer lo pequeño que es el conjunto. Se va a ver adorable... —rompí a llorar de nuevo.

La dependienta, una mujer como de treinta años y de figura menuda, me ofreció un pañuelo desechable; me miraba con simpatía, como si fuera normal que las mamás entraran llorando todo el tiempo en la tienda.

—Nena, deja de llorar. ¿Quieres que te traiga algo? ¿Agua, una soda? ¿Una manzana?

Me pegué a su pecho y escondí mi rostro de las otras personas que intentaban comprar. Los brazos de Adam me rodearon instantáneamente.

—Quiero chocolate —dije contra su duro estómago.

—De acuerdo, iré a traértelo. ¿Crees que puedo dejarte sola por un rato? Como verás, no traigo chocolate conmigo.

Asentí, restregando mi cara en su camiseta, sin decir nada más.

—Bien. No tardo mucho. Deja de llorar y mira más ropa.

Volví a asentir.

—Y también ve a la crepería de unas calles abajo —dije sorbiéndome la nariz—. Quiero un crepé de Nutella con fresas.

Alcé la cabeza e hice un puchero.

Él sonrió adorablemente y me besó en los labios antes de asentir y darle a la empleada la mini chaqueta y los Converse.

—Me va a tomar unos minutos. Vuelvo cuanto antes.

Con un último beso partió de la tienda hacia la calle.

Era un buen chico. Lo amaba y no tenía duda alguna.

En cuanto salió de mi visión me giré hacia la dependienta y me sequé las lágrimas lo mejor que pude.

—De acuerdo —dije con voz calmada pero firme—. Esto es lo que vamos a hacer: estoy esperando gemelos, él no lo sabe —la mujer amplió enormemente los ojos—. Así que por cada cosa que él o yo apartemos, usted va a tomar otra igual y la va a cobrar y a esconder muy bien dentro de las bolsas sin que él se dé cuenta, ¿de acuerdo?

—Por supuesto —aceptó ella, dudando por unos segundos—. Se va a llevar una enorme sorpresa cuando lo sepa. ¿Quiere que busque otra chaqueta del mismo color?

Extendió la que tenía en la mano.

—Sí, definitivamente.

La mujer comenzó a avanzar hacia donde estaba el resto de chaquetas, pero antes de seguirla, me volví en dirección a los mamelucos que había visto primero, y tomé dos de color blanco.


*****



—¿Y si tenemos una cita? —me preguntó Adam al oído mientras acariciaba mi espalda desnuda. Estaba a punto de dormirme y descansar perezosamente sobre las sábanas que llevábamos horas sudando, pero al oírle decir “cita” me desperté.

Giré de lado para verlo a la cara, y lo noté distraído, trazando círculos alrededor de uno de los lunares de mi hombro.

—¿Una cita?

—Nunca tuvimos una —dijo encogiéndose y observando atentamente mi piel.

—¿Una cita como: cine, comida y paseos a la orilla del mar?

Frunció los labios y dejó de atormentar mi piel. Sus ojos verdes se alzaron para ver los míos.

—Puesto así suena cursi. ¿Qué tal pizza, juegos, cerveza y chicas?

Lo golpeé de inmediato en el hombro.

—¡Ay! Solo estaba bromeando… tranquila. No más chicas para mí.

Sonreí afirmativamente.

Él encajó sus brazos en mi cintura y rápidamente nos dio vuelta para dejarme arriba, sobre su pecho.

La sábana que tapaba modestamente mi desnudez se fue deslizando hasta quedar sujeta únicamente por mis caderas. Adam aprovechó para acariciar mis brazos y mirar, sin ninguna vergüenza o pudor, mis senos antes de encontrarse con mis ojos.

—Tengamos una cita. Prometo comprarte flores —besó mi clavícula— chocolates, y te traeré a casa antes de las diez.

—Mmm... No salgo con chicos mayores. A mi papá no le va a gustar.

—Entonces veámonos a escondidas —besó mi cuello mientras su mano bajó a mis caderas y retiró la sábana que tapaba poco—. Me gusta el peligro, y al parecer, te gusto más cuando soy prohibido.

Escondí mi cara en su cuello y reí como idiota.

—Deja de decir esas cosas. No me gustabas más por ser prohibido y anduvieras con mi prima.

—¿Ah, no?

—No, creo que me empecé a enamorar desde que me lanzaste comida en el restaurante.

—Pensé que fue por mi baile candente en esa mesa. Lo puedo recrear para ti.

Él sonrió brillantemente, besando mi boca y saboreándome con su lengua.

Reí en voz alta.

—¿Puedes recrearlo? —levanté una ceja, desafiándolo.

—Claro que sí, dame un minuto y me muevo como Jagger.

Me guiñó el ojo, saltó completamente desnudo de la cama, y alcanzó su celular para poner la misma canción que estuvo bailando aquel día cuando hizo un estriptis: Moves like Jagger.

La canción comenzó a sonar y él se puso a mover las caderas. Mientras tanto, mi cara ardía en calor al tener una vista de primera mano de su cuerpo desnudo.

—No puedes hacer un buen baile —dije con la voz ronca—. No tienes ropa, se supone que necesitas estar vestido para hacer un estriptis.

Me aclaré la garganta y me aferré a la sábana.

Adam notó mi rubor y sonrió ampliamente sin disimular su satisfacción.

Se acercó hasta mí y me tomó de las manos, obligándome a ponerme de pie.

—Ven aquí, Annabelle.

Él nunca me llamaba por mi nombre completo; se sentía increíble cada vez que lo hacía.

Intenté levantarme con todo y sábana para tapar mi cuerpo, pero él me la arrebató y la lanzó hacia la cama.

—¡Adam! —todavía sentía vergüenza estando desnuda ante él. La última vez que no intenté cubrirme fue aquella noche cuando me corrió de su apartamento y no dejó que volviera de nuevo. Ese día bien pudo ser cuando me quedé embarazada de los gemelos.

Suspiré y traté de no taparme con las manos.

Adam se puso a bailar a mí alrededor, siempre moviendo las caderas y los pies mientras la canción continuaba sonando.

—Baila conmigo.

—¡Estamos desnudos!

—Sí, y es una vista de millón de dólares. Ahora muévete, no vas a querer que repitamos lo que sucedió en aquella ocasión.

Traté de recordar qué había hecho antes, cuando me negué a subir a la mesa y bailar con él.

—Me cargaste en tu hombro y me sacaste a la calle —dije finalmente recordando—. Luego prometiste llevarme hacia tu lugar de trabajo.

Él echó la cabeza hacia atrás y comenzó a reír con fuerza.

—Es cierto. Mi trabajo.

Hice un puchero e intenté quitarle el celular de la mano para que apagara la música. Fue en vano.

—Este no es un buen momento para mencionarme eso —me crucé de brazos, sentándome en la cama.

—De acuerdo señorita Green, futura señora Walker, no hablemos de eso. Pero, ¿qué tal si salimos a una cita? Trataré de no ser tan cursi.

Apagó la música y se subió a la cama conmigo, llevándome a su regazo en donde coloqué mis piernas a ambos lados de sus caderas.

Observé atentamente sus tatuajes en medio de la penumbra. Repasé mis favoritos con el dedo y le di un beso a Bambi con su mirada desenfocada y bizca.

—Bien, aunque no es necesario que me lleves a ningún lado extravagante y caro —tomé su mano y besé también el tatuaje de mis labios que se había hecho en la muñeca.

—Te llevaré a un lugar especial. Ya verás, no te preocupes por el dinero. Deja que yo me encargue —murmuró apartando el pelo de mi frente.

Sonreí y lamí su barbilla, sintiéndome más juguetona de lo que me sentí en los primeros meses del embarazo, donde la doctora Bagda me aseguró que los deseos de mi cuerpo se iban a intensificar.

—De acuerdo, pero recuerda que mañana en la tarde debo ir a trabajar. Creo que soy la única empleada en toda la librería que recibe más vacaciones de lo normal.

—Pero te dije que no era necesario que trabajaras. El dinero de mis padres aumenta con cada año en las inversiones, y me hace feliz gastarlo en algo bueno.

—¿Uh? ¿Algo bueno? ¿Quiere decir que cuando le pagabas a Cliff estabas haciendo un buen uso del dinero? —Lo miré con reproche.

—Claro que estaba haciendo buen uso. Cada cosa que tenga que ver contigo es buena inversión.

Adam besó mi boca una vez más, atrayendo sus caderas con las mías, moviéndose a los lados para buscar una posición cómoda en la cama.

—Mañana te llevaré a un buen lugar, y pedirás día libre en el trabajo. Te lo deben… por maternidad y eso —dijo mientras besaba mis pechos y arrastraba pequeños lametazos en mi cuello— pero ahora, prefiero que hablemos menos y hagamos más.

Pronto nuestros susurros se convirtieron en silencio, jadeos, y una noche completa de desvelo.





Para tener un embarazo de cuatro meses, mi vientre se encontraba hinchado y un poco abultado; parecía como si mis pechos también hubieran aumentado de la noche a la mañana porque los podía notar más llenos que hace dos semanas atrás.

Tenía que hacer pausas constantes mientras intentaba ordenar la casa y las habitaciones ya que me dolía la espalda, y mis caderas sufrían de pequeñas punzadas. Pasé sentada en la cama de Nicole durante una hora hasta que mis huesos dejaron de doler y me levanté sin ningún problema, despidiéndome de los cientos de pósters de artistas masculinos, bailarinas, y cantantes que decoraban las paredes de su habitación color rosa. Últimamente ella pasaba en clases de ballet o con su tutora (que me daba miedo); o intentando convencer a Adam para que la dejara tomar deportes y enviarla a un campamento de verano para conocer más gente de su edad que compartiera su misma pasión por la música y los ositos de goma.

La abuela de Adam también casi nunca se encontraba en casa, y el siguiente mes se iría a un crucero en el Caribe. Llegaría para la fecha destinada del nacimiento de los bebés y se quedaría para ayudarme en lo que quisiera. Ella nunca dejaba de ser amable conmigo y me palpaba el vientre mientras me abrazaba en los desayunos. Sospechaba que ella sabía algo de los gemelos; no dejaba de verme como si supiera que yo tenía un secreto y esperaba pacientemente a que se lo contara, pero cuando le preguntaba si algo andaba mal o trataba de despistarla, ella se limitaba a sacudir la cabeza y a decirme que su nieto no pudo haber encontrado una mejor chica.

Adam era otro ausente por las mañanas y también en algunas tardes, pero como me había prometido una cita, esperó a que todos en la casa se marcharan y nos quedamos solos (acompañados de su perro, Carlo, y Ricky Martin, el hámster que me regaló Mindy).

Dentro de unas semanas me tocaría reunirme con la doctora Bagda y pensaba en llevar a Adam para finalmente revelarle la noticia; no quería mantenerlo para siempre en la oscuridad y privarlo de saber esa gran información. Era hora de conocer su reacción cuando supiera que eran dos bebés en lugar de uno.

—Nena —me llamó él desde la cocina, estaba de pie, desnudo de la cintura para arriba y lamiendo una cuchara de lo que parecía crema de maní.

—¿Qué ocurre? —pregunté sentándome frente a él, tomando primero un poco de yogurt de frutas de la refrigeradora, devorándolo con avidez.

—Evelyn quería vernos esta tarde. Le cancelé porque tú y yo tenemos una cita.

—No era necesario cancelar. No vamos a estar todo el día en la cita, y ocupamos hablar con ella o sino va a intentar contratar al Circo du Soleil para la boda… o quizás intente liberar flamingos rosas cuando diga acepto.

—Pero lo que tengo planeado dura muchas horas…

—¿Y qué es lo que tienes planeado? Ya me dio curiosidad.

—No, no, no. Lo sabrás hasta que estemos allí… por cierto, llamaron los de la tienda de ropa para bebés. La chica que nos atendió dijo que tenían la camiseta que les pediste el otro día, la que decía “Ángel de mamá”. Te la van a enviar junto con otras cosas que solicité.

—¿Qué pediste? —removí mi yogurt con curiosidad, sintiéndome insatisfecha con el sabor. De repente me entraron ganas de comida china.

—Una cuna.

Al escucharlo casi me pongo a llorar al escucharlo. Mis hormonas estaban más revueltas de lo usual.

No pude terminar el yogurt porque rápidamente mis ojos se llenaron de lágrimas al pensar en una cuna para los bebés.

Dormirían juntos y abrazados, así como estaban durmiendo y formándose en mi vientre.

Adam corrió a mi lado, abrazándome y acariciándome el pelo.

—¿Por qué lloras? ¿Todo está bien?

Asentí sin muchas fuerzas.

—A veces pienso que seré una terrible madre —admití—, pero esos pensamientos se van cuando imagino lo pequeño que será nuestro bebé, o lo confiado que estará en que nosotros hagamos un buen trabajo. Ya quiero tenerlo conmigo, aun cuando sé que no estoy preparada al cien por ciento.

—Anna… yo tampoco estoy preparado, pero aprenderemos las cosas, juntos. Además tenemos unos cuantos meses de preparación. Y yo aprendí bastante criando a Nicole; hace unos tres años la hubiera dejado alimentarse de pasteles y pizza. Ahora la consiento con conciertos de niños lindos con nombres raros.

Sonreí aunque no quería hacerlo.

—¿Niños lindos? ¿Sabes que ella un día se enamorará de alguien y se va a casar? No puedes ponerte celoso y sobreprotector todo el tiempo.

—Todavía tengo unos años más… hasta que tenga veintisiete, no lo olvides, tienes un colgante que te lo demuestra.

No fue sino hasta que acercó para que le diera un beso en la barbilla, que noté una cosa.

—¡Adam! ¡Estás desnudo! ¡En la cocina! Ve a ponerte pantalones inmediatamente.


****



—¿Qué hacemos aquí? —pregunté cuando nos detuvimos en el estacionamiento de lo que parecía ser un parque de atracciones mecánicas, la música a alto volumen se podía escuchar desde donde estábamos— ¿Sabes que no podré montarme a ninguna de esas cosas?

Señalé la montaña rusa y luego a otro juego que tenía la forma de un martillo. Eso sin duda reorganizaría mis intestinos o seguro intercambiaría de lugar a los gemelos.

—Lo sé —dijo Adam estirando su brazo y pasándolo encima de mi hombro—. Pero no te puedes perder la experiencia de las demás cosas. Comida frita, manzanas acarameladas, algodón de azúcar y algunos juegos en los que no necesitas hacer más que un movimiento de brazos.

—De acuerdo —sonreí al ver el primer puesto de manzanas cubiertas en caramelo—. Quiero una de esas… oh, y tienes que ganar un enorme oso de peluche para mí.

Él me dio un beso en la frente.

—Ganaré todos los que quieras.

Nos pusimos a caminar hacia la fila de manzanas, y en cuanto tuve una en las manos le di una mordida enorme. Mi fascinación por ellas nunca se iría.

Luego pasamos la mayor parte de la tarde jugando a tiro al blanco con las pistolas de agua.

Adam ganó un pez dorado y un cocodrilo de peluche. Nos parábamos en los puestos de comida callejera y volvíamos a jugar otra cosa.

Intentamos derribar bolos y botellas, pero mi brazo era torpe y tenía una mala puntería. Adam por su lado, ganó la popularidad entre la gente, haciendo pequeños bailes cada vez que obtenía un nuevo peluche u otro pez dorado.

Pronto me encontré con demasiado por cargar, y tuve que ir regalando algunos de los premios en el camino.

Mi prometido era bastante solicitado y llamativo entre las chicas. Más de una intentó ponerle los brazos encima, pero rápidamente me acercaba a él y limpiaba el sudor de su frente o le acariciaba los bíceps para marcar territorio. No podía dejarlo solo porque la competencia estaba dura.

Después de quince minutos mi vejiga no soportó más y me urgió ir al baño lo más pronto posible.

—Tengo que ir al baño —le susurré mientras él intentaba encestar aros de plástico en cientos de botellas con premios.

Inicialmente Adam llegó usando una camisa de manga corta, pero se la había quitado desde hace horas, dejándose únicamente la camisa sin mangas que llevaba por dentro. Su torso estaba sudado y su cabello negro se encontraba revuelto.

Sus tatuajes lo hacían ver peligroso, y atractivo como un chocolate de origen suizo.

—¿Quieres que te acompañe? —apartó un mechón de pelo de mi frente.

Negué con la cabeza y le di un casto beso en la mejilla.

—Los tienes encantados a todos —le señalé la pequeña multitud que había atraído. Él sonrió y se mordió el labio de manera sexy.

Por inercia mordí también el mío.

—De acuerdo, pero si en cinco minutos no has aparecido iré a buscarte y no me importa meterme en ninguno de esos baños hasta encontrarte, ¿de acuerdo? ¿Llevas tu celular?

Asentí con la cabeza y palpé el bolsillo de mi vestido floreado.

—Bien. Llámame si no logras ubicarme.

Estaba a punto de irme, cuando, una chica en diminutos shorts y camisa escotada se paró a su lado y le miró descaradamente el trasero. Ella se sentó frente a la mesa de lanzamientos y no dejó de lamerse los labios mientras lo observaba de los pies a la cabeza.

Perra.

Le di una mirada de advertencia a Adam antes de lanzarme hacia adelante y tomarlo del cuello para que sus labios bajaran y se golpearan con los míos en un beso exhaustivo.

Saqué mi lengua y mordí su labio inferior, haciendo movimientos que nunca pensé que se podían hacer con la boca.

Luego lo solté y sonreí malévolamente hacia la chica de shorts (y a cualquier chica en general) para que supiera que este chico ya estaba reservado y apartado para mí.

—Procura alejar a las moscas —dije lo más fuerte que pude.

Adam se rio con fuerza y me miró lleno de orgullo.

Finalmente, y después de dar vueltas durante unos minutos, encontré los baños portátiles ubicados cerca del estacionamiento. Cuando salí, una mujer con afro y ropa colorida estaba esperando su turno a pesar de que los otros baños estaban desocupados.

Me hice a un lado para evitarla, pero ella se movió al mismo sitio que yo, y no me dejó salida. Volví a repetir el movimiento pero ella me bloqueó el paso.

Finalmente me crucé de brazos y busqué sus ojos.

—Tranquila —me dijo con una voz inocente e hipnótica—. Pensé que eras una persona con cierta creencia en lo sobrenatural… leo las cartas y hago predicciones muy acertadas sobre el futuro. ¿Te interesaría saber algo?

Rodé los ojos y me aparté de su lado.

—No se preocupe, mi madre “trabajó” de eso durante mucho tiempo. No lo necesito.

Ella frunció el ceño, y por alguna razón examinó mi rostro con cautela.

—¿Tu eres la hija de Cecile? —su cara se iluminó—. Claro, Annabelle, ¿cierto? ¿No te acuerdas de mí? Yo te cargué cuando eras una miniatura de cuatro años; en ese entonces usabas mucho estampado de leopardo.

Hice una mueca y traté de reconocerla de alguna parte pero su rostro no se me hacía conocido.

—Soy hija de Cecile —le confirmé— pero lo siento, no me acuerdo de usted.

—Oh, dime Renata, cariño.

Me tomó del brazo y me encaminó de nuevo a la feria, pasando un puesto de algodón de azúcar y palomitas.

Pasamos varias carpas de venta, y finalmente se detuvo ante un puesto de lectura de mano. “Renata Sabe tu Futuro” se leía en letras doradas sobre un fondo rojo.

—Oh, Renata, yo de verdad tengo que volver…

—No te preocupes, no te cobraré nada —aseguró—. Vamos, entra, te haré una lectura completamente gratuita. Nunca le cobraría a la hija de Cecile.

—Eso me halaga pero…

—Ven, vamos. Apuesto a que quieres saber lo que te dice el futuro. Tu madre me enseñó todo lo que sé.

Y eso era preocupante.

Entré a regañadientes, y Renata me indicó que me sentara en una felpuda silla de tela dorada que se situaba frente a una mesa redonda que lucía intimidante.

Quería explicarle que yo no creía en ninguna de esas cosas, pero ella se emocionó tanto que encendió unas velas con aroma a cerezas y puso a Justin Timberlake como música de fondo.

—Bien. Comenzaré lanzando las piedras mágicas —sacó un bolso de terciopelo y lo puso sobre la mesa. De ahí tomó unas piedras de diferentes colores y con distintos grabados. Pude visualizar un pez antes que ella revolviera las piedras y tratara de mezclarlas.

—Me siento orgullosa de decir que yo inventé este pequeño pero asertivo juego —sonrió enormemente—. Indica con calidad y precisión tu futuro y hasta tu presente. Comenzaremos con este. Voy a meter estas piedras de nuevo a su bolsa, y las separaré. En una bolsa hay colores sólidos, y en la otra, símbolos o animales. Haré que tomes ocho; cuatro serán de la bolsa que contiene las piedras de colores, y las otras cuatro serán los animales. Las colocarás sobre la mesa y entonces podré leerlas e indicarte cómo funcionan. Tienes que colocarlas justo como las agarraste de la bolsa.

Metió las piedras de nuevo, y las removió hasta que estuvo satisfecha con el resultado.

Abrió la bolsa y me indicó a que metiera la mano y tomara cuatro.

Todo me parecía absurdo pero me vi incapaz de ignorar el brillo en los ojos de la mujer.

Finalmente saqué las primeras tres piedras, y cuando iba a colocar la última, mi celular interrumpió el acto.

La canción de Lenka, Dangerous and Sweet, empezó a sonar en toda la pequeña habitación.

Era Adam.

Accidentalmente lancé la piedra al suelo, cerca de la mesa. Iba a recogerla cuando Renata pegó un grito agudo.

—¡NO! No la muevas, es el destino quien quiso que esa piedra fuera a parar al suelo. Déjala allí.

—De acuerdo —pronuncié lentamente—. Lamento interrumpir la sesión pero tengo que responder esta llamada. Es de mi novio.

—¿De tu novio dices? Oh, esto también es obra del destino. Seguramente todas las predicciones de las cuatro piedras sean de tu futuro junto a él. No respondas.

—Pero ya me tardé más de cinco minutos y él es capaz de llamar a las fuerzas armadas si no me encuentra en los baños…

—Querida, es hora de comenzar. Es mejor que él no esté cerca, créeme. Soy la experta.

Dudé por un instante. Luego apagué el celular y me apresuré a relajarme. Cuanto más rápido acabara ella, más cerca estaba de mi libertad y de Adam.

—Bien. Pero por favor sé rápida.

—Claro, claro. Ahora, toma cuatro piedras de esta otra bolsa. Aquí sólo habrá colores. Las colocarás debajo de las piedras con símbolo que sacaste primero.

Y así lo hice.

En la primera piedra se podía ver el dibujo de un caballo, y bajo esta coloqué una de color rojo que saqué de la bolsa.

En la segunda se podía observar un león, y debajo de esta había una piedra naranja. La tercera era un gato, y su piedra de color era la marrón. La última piedra estaba en el suelo pero no podía apreciarla desde donde estaba, pero su color era el violeta.

—Ahora, a leer —dijo Renata muy entusiasmada—. El caballo es símbolo de fidelidad… pero combinado con el color rojo significa peligro —hizo una mueca y luego me dio una mirada de disculpa—. Lamento decirlo pero creo que tu fidelidad está en peligro. Ya sea de tu parte o de tu pareja… y el siguiente que es un león, claro indicador de un animal que espera, observa y luego actúa, mezclado con el color naranja que es resistencia y la determinación… me temo que pueden venir tiempos difíciles en los que tendrás que perseverar y ser cautelosa como león. Es importante que recuerdes no ceder ante tu propia impulsividad, tienes que ser paciente y esperar el momento adecuado para actuar.

Ella se aclaró la garganta, y en lo profundo me pregunté si tenía algo que ver con la noticia de los gemelos y mi decisión de contárselo a Adam. Pero me resultaba un poco imposible, él era el padre, claro que tendría que saberlo.

—El gato —continuó Renata. Antes que pudiera decir más, la voz de Christina Aguilera cantando CandyMan desde su equipo de música, interrumpió el aire de intimidad en el ambiente—. Lo siento —Renata se apresuró a levantarse y acercarse al estéreo. Comenzó a reproducir la siguiente pero era otra igual de movida que la primera—. Lo lamento, de verdad. Mi hija suele manejar la música… —dándose por rendida, ella dejó puesta la canción de CandyMan—. Sigamos. El gato: Independencia. Marrón es acción. Tendrás que ponerte en acción dentro de poco tiempo; tienes que aprender a ser una persona independiente porque creo que te tocará serlo por un largo periodo de tiempo. No dudes. Y por último… —ella corrió al suelo, como vio que no la seguía, me impulsó a que la acompañara y me arrodillara frente a la piedra. Me puse en cuclillas con mucha dificultad—. ¡Es un mono! El mono representa, y ya que tiene que ver con tu novio porque la tomaste cuando él te estaba hablando, quiere decir que él tiene una personalidad curiosa, divertida y con gran poder de convencimiento. Ahora, el color por otro lado… —se puso de pie y corrió a la mesa para ver el color. Ni siquiera pude moverme con velocidad cuando ella ya estaba diciéndome qué color era—. Violeta… relacionado al amor.

Rodé los ojos. Claro, cuando era sobre Adam las cosas salían exactas.

—Te enamorarás de este muchacho… si es que no estás enamorada ya.

—Nos vamos a casar dentro de poco —dije aun con mis rodillas en el suelo. Renata se fue a colocar a mi lado y me ayudó a ponerme de pie.

—Wow, las predicciones son ciertas.

—Y… estoy embarazada de su bebé —acaricié mi vientre en proceso de formación.

A ella se le ampliaron los ojos enormemente.

—Tu madre no me dijo nada.

—Sería un milagro, creo que no hay familiar o pariente que no sepa que lo estoy a estas alturas. En fin, agradezco la… ¿lectura de piedras? Fue… entretenido. Me temo que tengo que irme.

—No te vayas —suplicó tomándome del brazo—. Te haré una rápida lectura de manos.

—Es que debería estar moviéndome porque…

—Por favor.

No sabía cómo pero terminé dejando que me hiciera una lectura de manos, una segunda lectura de piedras y también de cartas (que ella misma había inventado).

Pasaron muchos minutos hasta que finalmente me dejó salir de su tienda, no sin antes prometerle que la invitaría a la boda… y le dejaría acampar su tienda para que los invitados tuvieran una lectura de mano privada. A este paso tendría que hacer la boda en un país extranjero para que ella no nos encontrara.

Caminé hacia el puesto donde había dejado a Adam jugando, y encendí mi celular justo cuando varias notificaciones de mensajes aparecían en la pantalla.

Todas de Adam. Estaba furioso porque no podía encontrarme.

Ni siquiera revisé cuántas llamadas perdidas me dejó porque inmediatamente estaba llamando.

—¿Anna?

—Lo siento, cariño…

—¡Me diste el susto de mi vida! Envejecí diez años en una sola noche. Nena, dónde estás. Te busqué en los baños pero no te encontré.

Cuando iba a responderle, un grupo de chicos en una de las atracciones, empezaron a gritar desde el juego. Tuve que taparme los oídos para escucharlo hablar.

—¿Dónde estás? —pregunté por sobre los gritos—, voy a buscarte.

—… cerca de donde compramos las manzanas…

—¿Qué? —los gritos y la música que resonaban a todo volumen no me dejaron escuchar bien.

—… manzanas, en donde…

—Oh, ya sé dónde estás. No te muevas, yo te busco.

Colgué y me apresuré a través de toda la feria para encontrarlo.

Había mucha gente y no podía verlo por ningún lado.

Después de unos minutos visualicé a un atlético chico de cabello negro, cargado con muñecos de peluche y dos bolsas con peces dorados. Esas eran las cosas que le dejé antes de ir al baño, aunque parecía que había acumulado más osos pandas y una ballena de peluche. Era Adam, sin duda.

Me acerqué hasta él mientras lo veía ofrecerle un oso panda a una niña que se le quedó viendo con fascinación, y luego la saludó con la mano.

Él era como un niño grande y bello. Un mono como lo había descrito Renata.

Estaba a dos pasos de llegar a su lado, cuando noté la mano con manicura francesa que le sujetaba el bíceps. Era la chica de pantaloncillos cortos y blusa reveladora, la misma que se quedó sentada frente a él mientras yo iba al baño.

Adam no reconocía la presencia de la chica, y ella aprovechó a darle la vuelta y sonreírle atractivamente. Como él iba cargado con toda la parafernalia que ofrecía la feria, no pudo retraerse cuando ella se le acercó y le plantó un beso en la boca.

Vi todo rojo a partir de ese momento.

Me acerqué hecha una furia hacia ellos, dispuesta a romper algunos cuellos.

El primero en notarme fue Adam, con sus ojos verdes abiertos en miedo… miedo a lo que pudiera creer de él y del beso que la chica indecente le había dado.

La tipa me notó después, lo que fue un grave error porque la agarré del pelo y le obligué a separar su brazo esquelético del cuerpo de Adam.

—¿Por qué estás besando a mi marido? —le grité, aun sujetaba su grasoso cabello.

—¿Tu marido? No lleva anillo —dijo ella, liberándose de mi agarre. Sacudió su cabeza y se llevó ambas manos a sus caderas—. Además, él me pidió que lo besara.

Rodé los ojos.

—Esa es la excusa más patética que he escuchado. Es.mí.esposo. y soy muy posesiva con él. No te atrevas a mirarlo, porque si no, me veré en la obligación de sacarte los ojos. No lo respires porque te patearé en los pulmones… y definitivamente no lo toques.

—Insensible asquerosa —me dijo, echándose a correr en la dirección contraria a la mía.

—¿Cómo me llamó? —gruñí—. Oh, no. Esto no se queda así.

Intenté seguirla pero Adam me sujetó de la cintura. No dejaba de sonreír como si se sintiera orgulloso de mí.

—Nena, tranquilízate. Déjala ir.

—Oh claro, y tú encantado besándola. ¡¿Por qué no la escupiste?! Tuviste la oportunidad de golpearla con el pez dorado y no lo hiciste. ¿Qué pasa contigo?

—Wow, Anna, la pregunta aquí es ¿qué pasa contigo? Ni siquiera sabía que ella estaba ahí. Tranquilízate y habla conmigo.

Noté que había dejado caer varios de los animales de peluche al suelo, comencé a recogerlos para llevárselos a Nicole.

Adam me ayudó con los peluches y me obligó a alzar la vista para que hablara con él.

—Annabelle… por favor no creas que lo hice a propósito. A la única a la que le pertenecen mis labios eres tú.

—Lo sé —dije haciendo un puchero—. No se te vaya a olvidar. Es que… ¡Aggg! Tú eres aquí el celoso, no sé por qué estoy invirtiendo papeles. Sé que me eres fiel, lo entiendo. Te amo, y al parecer te ama casi toda la población femenina.

—¿Casi toda?

—No me tientes.

—De acuerdo. Vamos, es hora de llevarte a comer comida decente.

Extendió su mano para que yo la tomara, y luego besó mis dedos.

—Por cierto, mira lo que le conseguí a Nikky —entre la ballena y un oso panda se encontraba una camiseta doblada.

La tomé y la extendí para ver la imagen que abarcaba toda la pieza.

—Ese es uno de los niños bonitos que le gustan a ella, ¿verdad? —me preguntó, inseguro.

Me reí en voz alta.

—Claro que no.

—¿No? —dijo con una sonrisa en el rostro—. ¿Entonces quién es esa dulzura que sale en la camiseta?

Reí más fuerte.

—Este eres tú. ¿Dónde sacaste esto? No parece un regalo para Nicole.

—No, me pillaste. Es para ti.

La camiseta era de color púrpura y tenía grabada una fotografía de Adam justo con la ropa que tenía puesta ahora. Arriba de la imagen se leía: Yo soy la nena #1 de… (Aquí la fotografía) Adam.

No pude evitarlo y reí de nuevo.

—La usaré a todas horas. Pero me gustaría también que usaras una camiseta con mi foto, así esas víboras come hienas aprenden a no violarte con los ojos.

Creo que gruñí, y Adam se enorgulleció todavía más de mi actitud.

—Encantado usaría una con tu bella cara. Iremos ahora.

—¿En serio?

—Claro, por qué no. Vamos.

Así fue cómo ambos, al final de la noche, parecíamos idiotas llevando camisetas a juego. La de él admitiendo estar locamente enamorado de (insertar mi fotografía) Anna. Y la mía diciéndole al mundo entero que era su nena. No podía estar más estúpidamente feliz.

—Espero que conserves la camisa de aquí a varios años —dijo él cuando salimos de la feria tomados de la mano—. Valdrá oro. Por cierto… ¿le dijiste a esa chica que yo era tu esposo?

—Ah… pensé que a estas alturas olvidarías eso.

—Nunca. Entonces, ¿soy tu esposo ahora? No sabes lo bien que se siente escuchar eso.

—Por favor, que no se te vaya a subir el ego; lo hice en un momento de debilidad.

—Tu esposo…

Rodé los ojos mientras sonreía hasta que mis mejillas dolieron de incomodidad.




Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta♥ Sos una genia escribiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lia, ¿Qué edad tienes? Escibes como una diosa, amo a Adam *q* y amo que menciones a la mayoría de mis libros favoritos en POAW :G

      Eliminar
  3. Gracias, gracias, eres las mejors Lia, me tienes encantada, casi todos los días reviso si hay un capitulo nuevo, me estas haciendo una adicta

    ResponderEliminar
  4. Wow hermoso ♥•♥ plis sube otro capítulo están muy, muy buenos

    ResponderEliminar
  5. Wow hermoso ♥•♥ plis sube otro capítulo están muy, muy buenos

    ResponderEliminar
  6. me mori ..revivi ...y morire asta que subas el otro capitulo ...jajajjaa asi o mas dramatica soy (no importa me encanta ) ....buenisisisimo !!....saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja Gracias cinthia!!!! Espero que aguantes hasta el próximo capi :3

      Eliminar
  7. aaawww!!!!!!

    Lía cuántos capítulos aproximadamente serán?
    Para hacerme una idea de cuanto tiempo sufriré :)?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy entre 16 o 18... será más corto que el primer fic

      Eliminar
  8. YO TAMBIEN QUIERO UNA CAMISA ASÍ XDDD ¿Porque los fines de semana tardan tanto? ansio el otro capitulo ya!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :3 Pensé en hacerme una camisa así... pero después pensé: No, no me atrevería a usarla fuera de casa... pero la idea se quedó conmigo todo el tiempo xD

      Eliminar
    2. Yo oviamente lo utilizaria jajajajaajaja todos pensarian que seria mi novio <3.<3 y a mucha onra;)

      Eliminar
  9. wow.
    lo mejor me encanta adam y me muero por leer el otro capitulo ME ENCANTA POAW

    ResponderEliminar
  10. Lia, me tienes enganchada a tus libros, cada semana espero impaciente la nueva publicación del capitulo, son fantásticos, y estoy impaciente por ver como continua la historia. Muchas gracias por poner gratuitamente tus escrituras para que podamos leerlas. No dejes de escribir!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Paloma!! ^^ De verdad no me gusta dejarlas esperando tanto, pero a veces no tengo tiempo de hacer mucho :S
      Gracias por la paciencia y por continuar leyendo! :D Saludos!

      Eliminar
  11. ME ENCANTA!!!! ahhhh me muero por leer el próximo capitulo, eres un orgullo centro americano , saludo desde nicaragua, mil gracias por compartir a adam con nosotras :-D

    ResponderEliminar
  12. me habia olvidado que Anna le gustaban los libros de no apto para niños jejeje.................Adam asi o mas sexi.......daria lo que sea por encontar un Adam y yo ser su Anna=)..........Lya hermoso capitulo pero ya debes de estar acostumbrada a que te lo digan..........eres un genio..........no pares, no pares nunca.......

    ResponderEliminar
  13. Oww... este capitulo es hermoso *-* siempre espero por un capitulo nuevo :)

    ResponderEliminar
  14. Awww amo a esta pareja celosa y posesiva..cincuenta sombras jaja ese es el boom de ahora espero que actualices pronto envejezco 10 años por dia

    ResponderEliminar
  15. Aisss me encanta super romantico"

    ResponderEliminar
  16. Esta hermosoooo !!! Por favorr sube otro cuanto puedass ! Estoy enganchada, eres increible, te admiro, simplemente me ecanta ;)

    ResponderEliminar
  17. Me encanta la historia felicidades tienes una imaginacion increible...a y tambien me gusto mucho la historia de kay y rita...

    ResponderEliminar
  18. Me encanta!!!
    Me desespera pensar que no escribas otro hasta la semana que viene jo
    O también quiero poder decir que soy la esposa de Adam walker jajaja

    ResponderEliminar
  19. hola me encantan cada vez mas los capítulos gracias por el aviso por que me preguntan por el libro yo tengo un blog pero yo pongo tu pagina te pregunto y tu permiso si puedo subir tu libro a mi blog para que lo puedan descargar el primero espero tu respuesta y de neuvo gracias por esos capítulos que me encantan

    ResponderEliminar
  20. Lia, gracias por el capitulo!! Me gustan que se celen mutuamente, es gracioso!! :) Gracias

    Agus, besos desde Argentina.

    ResponderEliminar
  21. OMG!!!! la ropita para los gemelos :3 lo adore mas los de 50SG que lindo :3 :3
    es la primera vez que Anna se pone celosa me encantaría leer mas escenas sobre ella celosa ;)
    te molestaría si imprimo una copia de PEAW para regalársela a mejor amiga???

    ResponderEliminar
  22. Ohh, adoro a Adam. Este capitulo me hizo dar tantos suspiros. Lia, escribres hermoso. POAW me tiene enganchadísima. Esperaré el próximo capítulo. Besos

    ResponderEliminar
  23. H-E-R-M-O-S-O!! la quiero leer el capitulo Nº9 "Son La Nena #1 de Adam." jaja me encanta!! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. perdon, me equivoque es: "Soy La Nena #1 De Adam." <3 <3
      sos la mejor Lia, amo POAW ya quiero leer el Cap Nº9

      Eliminar
  24. Me encanto.., no puedo esperar para el próximo capítulo 😣
    Me agrada como desarrollas las historia y esos giros que terminan dando infartos

    ResponderEliminar
  25. Amo esta novela,estas novelas ♥ son lo mejor,cuando termina cada capitulo te quedas con ganas de más y más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. <3 Esa es la intensión, dejarlos hambrientos!!! jaja xD

      Eliminar
  26. ah y una cosa mas:33
    si algun dia (en un futuro lejano) llegas a hacer copias de los libros PEAW & POAW me encantaria tener uno:33 amo estos 2 libros <3
    Gracias!!:33

    ResponderEliminar
  27. Lia! eres la mejor! me encanta, me encanta demasiado POAW c': ♡

    ResponderEliminar
  28. me encanto!!!, me gusta mucho como escribes, tienes una frescura en tus historias y haces que uno se quede enganchado de la historia !! muchas gracias x compartir tus historias con nosotras xD

    ResponderEliminar
  29. Wooo!!! Es perfecto cada vez se pone mejor, y me encanta como escribes <3 Sube mas seguido capítulos son hermosos *-*

    ResponderEliminar
  30. ame este capi! hermoso hermoso hermoso! Gracias Lia!

    ResponderEliminar
  31. LO AMO!!!!! Me enamore de la historia,la otra vez alguien publico en una pg: personaje literario masculino segun tu mes de nacimiento, en mi mes (agosto) salio alguien que ni conozco :( y en el de mi mama (noviembre) salioa dam walker.... Madre suertuda!!! Como sea, tienes que seguir por que me estoy muriendo lentamente. Besos <3

    ResponderEliminar
  32. peligro la fidelidad?D:
    eso me huele mal :C
    siguela me encantooo eres la mejor

    ResponderEliminar
  33. haha por Dios, lo de las playeras hahaha muy bonito capitulo

    ResponderEliminar
  34. Oh Adam, me mata. Para que lo sepas, el chico Walker está en mi lista de bombones de libros, es irresistible.

    ResponderEliminar
  35. ay me encantooo el capi vamos el que sigue.
    PD: te amoo

    ResponderEliminar
  36. acabo de leer esta hermosa novela y me encanto demasiado .. siguela muy pronto plis

    ResponderEliminar
  37. eres muy buena escribiendo, tienes un gran don!
    SIGUELEEEE PORFAAS<3

    ResponderEliminar
  38. Ohhh QUE HERMOSOOOOOO <3 <3 La Amoooo . Síguela Porfa!

    ResponderEliminar
  39. Es hermoooooooooooooosooooooooooooo :D sigue porfavooooor !!!!!!

    ResponderEliminar
  40. Hola, me gusto mucho el capitulo ellos puro 1313, en Potterfics pille una adaptación de tu historia pero no se si tu la apoyas o no http://www.potterfics.com/historias/157304 ese es El Link dice, Prohibido enamorarse de Cato Hadley
    Saludos :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Diana! Siempre y cuando en la adaptación estén los respectivos créditos, no me molesta :)
      No me importa que la adapten ^^ pero igual, gracias por avisarme!

      Eliminar
    2. De nada, solo se podría decir que queria ayudar, a que no tomen tu historia sin consentimiento.
      Saludos :3

      Eliminar
  41. Mori, sufrir diferente emociones leyendo baja ME ENCANTA!! espero con luchan ancias el próximo capítulo, me gustaría sabes cuantos capítulos tiene POAW, mas o menos cuantos capítulos tiene :D

    ResponderEliminar
  42. gracias por este capitulo me encantooo!!! Adam es ENCANTADOR! y Anna me gusta que marque territorio para que nadie se acerque a su esposo ya era hora que no solo Adam se pusiera celoso jijiij por cada capitulo amo mas esta historia ♥

    ResponderEliminar
  43. Me encantó todoooo!! El casamiento con presupuesto infinito. La cita al parque de diversiones.
    Lo de la adivina fue raro... ¿Lo de la infidelidad y eso los va a separar?
    Lo de las camisetas fue genial!! jajajajaja
    Me re gustó la ballenita celeste ^_^
    Quiero saber porque ella se va... (por lo que pusiste en el capítulo anterior)
    Espero que subas muy prnto! :D

    ResponderEliminar
  44. Cada dia que leo mas enganchada quedo!!!!! esta muy bueno cuando subes mas capitulos ahh y tambien estoy e la historia de key y rita te pasaste eri una genia

    ResponderEliminar
  45. wooow!!!!!! Cada vez que leo otro capitulo me obsesiono mas con Adam Walker de verdad quiero mas y mas de la historia la amo cmo soy nueva tengo una pregunta cada cuanto suves capitulo nuevo...? te amo de verdad y amo a Adam

    ResponderEliminar
  46. Amo como escribís!! Sube pronto el próximo capi *.*
    Adam Walker sos jodidamente sexyyy

    ResponderEliminar
  47. Estoy entre 16 y 18... creo que será más corto que el primero...

    ResponderEliminar
  48. Waooo me encanto escribes increible me encanto el capitulo sinceramente ana puede ser igual de celosa que adam =) =) me quede muy contenta
    Esperare con ansias el fin de semana
    Gracias eres unica =)

    ResponderEliminar
  49. Esta pareja no puede ser más perfecta! Anna es única cuidando lo suyo y Adam es taaan tierno
    Lia eres maravillosa !!!

    ResponderEliminar
  50. Lia, ¡¡escribes de maravilla!! Hace apenas en la mañana termine de leer PEAW y estoy súper emocionada por POAW, asdfghj, sigue así Lia, me encanta como escribes y como pones empeño en eso. Le recomendaré tu libro a varias de mis amigas (claro, luego de aclararles que Adam es totalmente mio lol). Esperare con muchisisisimas ansias el próxima capitulo:-)

    ResponderEliminar
  51. Me encanto Prohibido enamorarse de Adam Walker, al igual como me esta encantando Prohibido obsesionarse de Adam Walker :) Es demasiado buena la historia, ya estoy esperando a que subas el próximo capitulo ♥

    ResponderEliminar
  52. Hola Lia me encanta tu historia! me es imposible dejar de leerla estoy ansiando poder ver más capitulos pronto! =)

    ResponderEliminar
  53. Eres INCREIBLE! Que edad tienes?
    Muy talentosa, Exitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angelica, perdona no haberte respondido antes. Tengo 23!! :)

      Eliminar
  54. como no enamorarse - obsesionarse con Adam Walker!! <3 es un amorrrrrr *o*

    ResponderEliminar
  55. hoy acabe prohibido enamorarse de Adam Walker y me puse al corriente con prohibido obsesionarse con Adam Walker no puedo esperar seguir leyendo esta genial, muchas felicidades me encanto el primero y este no se diga, escribes muy padre, sigue asi y espero el fin de semana para leer lo que sigue xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ale!!! Espero dejarles pronto el otro capítulo... yo sí que los hago esperar mucho -_- jeje

      Eliminar
  56. Son muy buenos thus libro pero porq los das gratis eso me parese bn pro porque los das gratis

    ResponderEliminar
  57. Lo adore, espero con muchas ansias el siguiente capitulo <3
    dime si va a ver un capitulo por parte de adam? quiero saber que ronda en su cabeza jiji?

    pd: Felicidades escribes genial :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaaaa... puede que haya un capi con Adam, síp. Lo tengo en mente :) Muchas gracias por dejar tu comentario y por leerme! De verdad lo aprecio bastante!

      Eliminar
  58. Me enamore de Adam :C que hago? hahahah
    Ame el primero y no puedo esperar por ver estos capítulos !
    Eres increíble

    ResponderEliminar
  59. "¡Adam! ¡Estás desnudo! ¡En la cocina! Ve a ponerte pantalones inmediatamente." jajaja quien le dice a él que se ponga ropa... YO por lo menos NO!!!!
    Wuop! escribes genial, y quiero mas caps.... GRACIAS!!!!!!!

    ResponderEliminar
  60. Yo quiero maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas!!! Por favor,esta novela es una de las pocas que me ha cautivado!!!! Es geniaaaaaaaaaaaal :)

    ResponderEliminar
  61. Cuando subes mas??? me encanta la nove!! escribes demasiado bienn!!!! saludos de Peru!!

    ResponderEliminar
  62. Esta buenísima! eres una excelente escritora!

    ResponderEliminar
  63. Si pudiera conseguir una imagen de Adam como esta en mi mente *~* definitivamente usaría esa playera todos los días, eres grande Lia, gracias por estos gratos momento :3

    ResponderEliminar
  64. Me Leí PEAW y POAW en 3 días! me obsesione con tu fic! jajajaj sos una GRAN escritora, espero con ansias el próximo capitulo :*

    ResponderEliminar
  65. Amiga!
    Y el nuevo capitulo , dónde esta?!!

    ResponderEliminar
  66. Hola! Escribís muy bonito! Seguí haciéndolo! Cuando subirás el próximo capítulo?

    ResponderEliminar
  67. Hola, me encanta no veo la hora de que este completo!!! :D

    ResponderEliminar
  68. De nuevo yo !!! Hola soy Rosy ... si lectora nueva pero muy fiel jaja ohh dios desde el principio me atrapo entre su encanto Adam y ahora esto?? Ay no se si podre soportar tanta dulzura y que no sea yo esa mujer que esta con el.. porque Dios porque *Lose soy dramatica jaja pero que le vamos a hacer* pero regresando a la que estaba aww adoro a la sobrina de Adam ayy esa pequeña si que me hace reir.. Gracias por esta historia tan linda . Ahh una cosa creo que tendras que llevarme a un psicologo porque ya me obsecione con Adam estoy peor pero hablo enserio peor que Anna me has de ver cuando me dan celos noo!!! Pobre de quien este cerca jaja ... bueno ahora sii ;) .. nos leemos despues..

    ResponderEliminar
  69. Liaaaaaaaaaa :D !
    TIENES TANTOSSS COMENTARIOS *-*
    Bien por tí chica :D Eso solo significa que más gente está apreciando tu arte :3
    Lamentoo tantooo no haber comentado :C
    Estuve (ESTOY) castigada :D Pero eso no es lo impotanteee *-*
    Me encantoo ♥ el capítulo ! Adam y Ana no pueden ser más divertidos :D
    Las hormonas alborotadas de Anna son definitivamente el aliado más fuerte del Sr. Walker (Mffff*)
    Me encantaría comentar más pero mi mamá dice que debo tender mi cama (Para queee? SI igual la voy a destender! )
    En fin siguela cuando puedas :3 !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Christel!!!!! Tú y yo pensamos igual sobre las camas desarregladas! :3
      Sí, hay muchos comentarios y no he podido responder la mayoría x_x
      Tú tranquila, espero que te levanten el castigo muy pronto ;)
      Saludos!!

      Eliminar
  70. me encanto!!!! me rió mucho con la historia, mi madre dice que me volví loca jajaja me encanta Adam y Anna quiero llegar a la parte donde nacerán sus bellos bebes alienigenas xD
    GRAN TRABAJO >_<

    ResponderEliminar
  71. Juro que me estas matando lento y muy dolorosa mente cuando subiras el siguente capitulo muero de ganas por leer mas y mas te amo y amo como escrives me e vuelto obsecionada a ti....

    ResponderEliminar
  72. Wow..! Justo ayer termine del leer PEDAW y me puse como loca al ver que había 2do libro..! Awww amo la historia de Adam y Anna... Lia de verdad tienes demasiado talento en esto!!! Te adoro y amo la historia Hehe ❤

    ResponderEliminar
  73. la espera me esta matando mujer sube luego el capitulo por favor !!!!! la historia es demasiado buena ten piedad de nosotros .....besos

    ResponderEliminar
  74. ahahahha por favor publica el siguiente capi (ya se me pegan tus palabras jeje) de verdad me meti mucho en esta historia ..no me dejes con mucha intriga ..por cierto sos MUY buena escritora segui asi ;)

    ResponderEliminar
  75. liaaa hermosooo me encantooo eres una muy buena escritora esperare el siguiente capitulo
    Saludos desde Ecuador
    Samantha

    ResponderEliminar
  76. Es imposible que esta historia no te atrape y que obviamente los personajes no te enloquezcan jaja. Sos una gran escritora Lia! No puedo dejar de leer y de fijarme dia a dia si subis otro capitulo. Donde consigo un Adam jaja? Voy a estar esperando el proximo capítulo. Besos desde la costa de la Argentina, Mar del Plata:)

    ResponderEliminar
  77. Cuando publiques tu libro me lo tienes que mandar autografiado :3 por favor por favor, simplemente lo amo.

    ResponderEliminar
  78. JODEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEER! o.O

    Eres una jodida GENIOOOOOOOOOOOO! (Mi mama probablemente me daria una muy seria regañada si ve esas palabras) Jjjajaja
    SOY Una jodida adicta a leer .. lo amoo .. me estreso si no termino una historia (si lo se soy medio maniatica pero lo disimulo ) JAMAS ME HABIA REIRDO TANTO CON UN LIBRO! Nuncaaaaaaaa! Y este ... me horrorice cuando vi que TENGO QUE ESPERAR EL CAPITULO 9! Pero .. eres muy original .. es refrescante .. me he leido maso unos 200 libros y ya uno se va cansando de las mismas historias mas que repetidaas.. Pero lo refrescante esta en ti ...
    TE DEMANDAREE SI NO CONTINUAS ESCRIBIENDO!
    Okey jane austen y elizabeth gazkell se sentiran traicionadas pero que se puede hacer!

    Besoooooos de Colombia! :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Mi mamá también se enfadaría si me ve escribiendo lo mismo) jajaj
      jajjaja Muchas gracias por leerme :3 y por tenerme paciencia a la hora de responderles los comentarios!
      Y sí, hay que esperar un poco para el capi 9 pero ya casi lo tengo listo!! Espero terminarlo pronto!
      Aquí los únicos grandiosos son ustedes, los bellos lectores!! :3
      jajaj Pobre Jane!
      En fin, saludos y besotes! :D

      Eliminar
  79. Acabo de leer el 1 libro y simplemente ME ENCANTO!!! WOW chica QUÉ MANERA DE ESCRIBIR!!!!Lo amé desde la dedicatoria. Ahora empiezo con estos capítulos. Te voy a hacer una referencia en Face, simplemente es demasiado genial como para no compartirlo. Y que te quede claro que al menos en Costa Rica tienes una mega fan. Besos!!!!!

    ResponderEliminar
  80. ME ENCANTAAA!! ES DEMASIADOO PERFECTAAA

    ResponderEliminar
  81. para cuando el proximo capitulo???? me muero por leerlo

    ResponderEliminar
  82. cuando subes el proximo capitulo..... lo estoy esperando com ansias!!!!!!!

    ResponderEliminar
  83. Oh mi dios! He encontrado este libro ayer asi porque me tope con el, y me enamore completamente de el, es encerio. Yo tambien escribo libros y esas cosas, pero me da cosa publicarlas por eso eres mi persona favorita en ese momento. No se si ceria mucho pero me podrias dar algunos consejos? https://www.facebook.com/Nitha.BienNice?ref=tn_tnmn te dejo mi facebook, porfavor hablame jeje
    Seguie asi porque tienes un tremendo talento que no debes desperdiciar. <3

    ResponderEliminar
  84. cada capitulo que pasa me obsesiono mas con Adam Walker !!!
    que manera de escribir, Lia!!

    ResponderEliminar
  85. Lia probablemente te hartemos pero please....sube el capitulo 9!memuero jajaja oye y la intriga me esta cArcomiendo...que pasara para que anna se vaya del lado de adam antes de que nazcan los gemelos?...te adoro lia...eres una escritorasa!felicidades!talentaso

    ResponderEliminar
  86. Últimamente Me Eh Vuelto Obsesionada A Tus Historias C: Son De Lo Mejor.Cuando Leo Los Capítulos Creo Ser Anna xD Asdfghjklñ. Y Espero El Capitulo Nueve Con Ansias, Sigue Escribiendo Igual.

    ResponderEliminar
  87. y el nuevo capitulo, cuándo!!???
    Te felicito por todo, el contexto, la narración y sobretodo el cuidado de no tener faltas de ortografía!!...=)
    Muy buen trabajo!!

    ResponderEliminar
  88. Creo que más que el ego, es alimentar en gran parte tú talento!! =)

    ResponderEliminar
  89. Estuvo GE-NI-AL, estoy un poco obsesionada con tu fanfic... bueno tal vez muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy obsesionada, la amoooooo te amo, y si la sigues te amare mas LMAO

    ResponderEliminar
  90. Ya no hay más? No por favorrrrrrr!!!!!!!!!! Me encanta, eres muy buena, publicalo, lo compraría, muchos saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :3 Gracias!! Por los momentos, no está a la venta! Pero igual, lo aprecio bastante! Es bueno saberlo!

      Eliminar
  91. Por diooos, cada vez me enamoro mas de Adam :3. Esto está cada vez más interesante, por favor seguila!!!

    ResponderEliminar
  92. ijhdbfjvbfr sube maaaaaaaaaaaaass<3

    ResponderEliminar
  93. kmngfvnjrtfhc upp uppp

    ResponderEliminar
  94. Capitulo hermoso sin duda, jaja esa Anna, eso, demuestra que es tu hombre y manten a esas bitches alejadas

    ResponderEliminar
  95. ainssss subeeeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  96. Termine de leerlo todo hace dos días, por favor subeeee maaaaaas!!! No sabes lo horrible que es estar así :(,

    ResponderEliminar
  97. Liaaaaaaaaaaaaaaaa... no nos torture más, otro capitulo ¿sí?♡
    Tienes mucho talento, te felicito.
    Eres fantástica.

    ResponderEliminar
  98. NOTA MENTAL *tener un novio y regalarle una camiseta* u.u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja XD otra cosa es que se la quieran poner xD jjaja

      Eliminar
  99. me encanta tu forma de escribir... me obsesione con el libro y quiero mas.. xfis

    tu libro tiene de todo me hace reir y llorar y simplemente me encanta te felicito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miles y miles de gracias Susan!!! Eres un encanto!
      Me siento agradecida con tan bellos lectores! :D

      Eliminar
  100. No hay capítulo que me saque más de una sonrisa, mis mejores deseos... ¡Eres increíble!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Norma!!!!! :D
      Saludos y besos para ti!!

      Eliminar
  101. No sabes lo feo que es revisar todos los días para ver si ya subiste capitulo, nunca me había pasado, me han encantado tus historias debore ambas lecturas y estando en clases!!!! me haces reir, enojar, llorar! jaja eres muy buena, felicidades, sigue escribiendo, ¡PUBLICA! yo compraría tus libros :3

    ResponderEliminar
  102. Oh chica!! créeme cuando te digo que de verdad eres una prodiga de la escritura!! ame tu primer libro y de casualidad llegue a él y ahora no puedo despegarme de esta continuación. Mil gracias por darnos la oportunidad de sumergirnos en ellos de forma gratuita. Espero con ansias el siguiente capítulo, pero créeme, ya llevo dos semanas esperando y juro que he releído PEAW y los capítulos que van de este como 50 veces hahahaha así que PORFAVOOOORRRR sube pronto el siguiente, si?.

    Cariños desde Chile =)

    ResponderEliminar
  103. Me encontre con tu libro por cosas de la vida, pero ahora no puedo vivir sin leerlo. Tienes un talento tremendo! te felicito, porque la forma en que escribes es genial. Es uno de mis libros famoritos, enserio!
    Por favor continua escribiendo y segui asi porque vas hacia la sima! <3

    ResponderEliminar
  104. me encanta la historia, me encanta como escribes... saluditos =)

    ResponderEliminar
  105. sigue porfavor *-* esta hermosoo eres muy talentosaaa, amo a adam :c
    atte:suriel e.e(si es mi nombre real dfshjhf)

    ResponderEliminar
  106. Oh dios mio amo este libro. Gacias :>

    ResponderEliminar
  107. Estupendo escribes genial

    ResponderEliminar
  108. Seguire esperando mas capitulo, no puedo creerlo. Si me tienes en las primeras 5 paginas ya lograste engancharme. jejeje

    Sigo pensando que quiero mas... me haces mas adicta mi lectura como al chocolate en barra.

    ¡¡Gracias por escribir!!.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  109. Dios no te conozco personalmente pero te amo por crear esta historia sigue escribiendo asi por que me encandilas los ojos con tu perfecto texto me encanta la verdad sigue asi escribiendo mas y mas y sube pronto los sig caps de POAW y PFQMG escribes muy bien me facina!!!! PS: quiero robarle su camiseta a Anna con la foto de Adam :)

    ResponderEliminar
  110. waaa todas las noches entro para ver si ya hay nuevo cap estoy muriendo lentamente por.leer más en serio que e me encantas como escribes

    ResponderEliminar
  111. waaa todas las noches entro para ver si ya hay nuevo cap estoy muriendo lentamente por.leer más en serio que e me encantas como escribes

    ResponderEliminar
  112. me encanta lo que haces pero subi mas xq la verdad me siento identicada!!! ojala algun dia pudiera vender tus libros y asi los tendria en mi biblioteca personal xq son muy buenos!!!! espero el prox rapido!!!

    ResponderEliminar
  113. Ooooh pordios apenas lei el capitulo y mori y am eres la mejor escribes super padre y quiero una camisa asi moriria y pagaria lo que fuera xd oye una pregunta cuantos años tienes porque escribe genial y muero por leer el proximo capitulo (es la primera vez que comento :( &me llamo adriana ) bye y no tardes tanto en subir el siguiente porque morire

    ResponderEliminar
  114. Me encanta! Me atrapaste con este fic, libro, novela... como dijiste.Sigue escribiendo C:

    ResponderEliminar
  115. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  116. porfavor sube mas capitulos, necesito mas ya me volvi una adicta a us libros

    ResponderEliminar
  117. Es la fiction , mas hermosa , sexy y conmovedora! Amo como escribes, como desarollas los personajes y como dedicas tu tiempo en hacernos morir por Adam (enserio ... si existiera me lo comeria a besos). Feicidades por PEDAW (lo lei en un dia ) y ahora por PODAW :). Besos :-D

    ResponderEliminar
  118. En un día me leí PEDAW y ahora me leí los 9 cao estoy que muero por otro porfas sube un maratón porfavor :D amo como escribes y te culpo por hacerme que me obsesionara con adam Walker.

    ResponderEliminar
  119. Oh dios amé esto!! ya casi no aguanto para esperar al siguiente!!

    ResponderEliminar
  120. Hola Lia, realmente me encanta tu trabajo de verdad, quisiera informarte que he subido a mi blog "prohibido enamorarse de adam walker" y quiero decirte a que todos los lectores les ha encantado. Tienes un gran futuro, espero que sigas adelante con la escritura. Tu libro es una de las entradas populares en mi blog.

    Te dejo el link:http://mividaescritaentinta.blogspot.com/

    saludos desde Uruguay.

    ResponderEliminar
  121. sabes que vivo cada frase u oración porque enserio esta genial :3 este capitulo en especial se va para uno de mis favoritos ♥ que hermoso tierno sexy! xD gracias

    ResponderEliminar
  122. Increíble, genial, Anna y las hormonas al ataque! xD es genial Lia, me encanta

    ResponderEliminar
  123. ERES REALMENTE GENIAL , ESTOY ENCANTADA *-*

    ResponderEliminar
  124. Que Bonita.
    Me encanta la historia la habilidad que tienes de imaginar y crear todo esto :D

    ResponderEliminar
  125. U.U si recuerdo ¡quería dejar de estar ciega y leer en libro! Y de una tienda oficial en mi país Mr dijeron que recién iban a hacer pedido; hasta que me entere que no sacaste el libro en físico u.u y nunca fui a comprarlo xD
    Siguela!! Besos :*!!

    ResponderEliminar
  126. Simplemente no pude dejar de reír en todo este capitulo ;D Muy bien Anna, defiende a tu hombre >:) awwwww y ese Adam es todo un amor >w< <3

    ResponderEliminar
  127. No puedo parar de leer y leer, me tiene pegada a la pantalla esta historia

    ResponderEliminar
  128. Liaaaa!! Siento que ya te adoro gracias por esta magnifica historia, me tienes embrutecida con Adam Walker �� y leer este capitulo me dieron unas ganar enormes de comer manzanas ��, muchas felicidades y sigue escribiendo ideas tan maravillosas n.n

    ResponderEliminar
  129. Me encanta!!!! Escribes genial, no paro de reir y de pasarlo bine leyendo!

    ResponderEliminar
  130. Cada día me enamoran mas tus capítulos eres genial que dios te bendiga

    ResponderEliminar
  131. Eres una genioooooo Lia,nunca parare de decir que tus historias me fascinan y me hacen reír como nunca... Te felicito tienes un don espectacular! Ame este capitulo!
    P.D.: Me dan ganas de hacerme una camisa así, seria super lindo! Jajaja! :3
    Saludos desde Venezuela!

    ResponderEliminar
  132. Wooo que hermoso capítulo awsssss Adam es tan hermoso cariñoso y waoo yo odio cuando a mi esposo lo miran entiendo a ana quizás aria lo mismo si viera que alguno besa a mi chico .....


    Awsss pero Adam waoo en el primero libro quede enamorada de el aunque no creo que exista ese hombre será mi amor imaginario es adorable

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por sus valiosos comentarios :)

Entradas populares