04 enero 2014

POAW - Capítulo 7

Capítulo 7
Promesas y Conejos Rosas



—Mason —tartamudeé— ¿Qué crees que haces aquí?

Él miró sobre mi hombro primero, y luego respondió con tranquilidad:

—La nota lo dice todo. Vengo en busca de tu perdón.

Sacudí mi cabeza para salir del shock inicial que me provocó verlo.

—¿De qué estás hablando? Pensé que te había quedado claro que no eres bienvenido en mi vida.

Me fijé en su frente una vez más. No podía ver nada parecido a un tatuaje, o si lo tenía, lo estaba cubriendo muy bien.

Mis manos temblaron ligeramente, y en todo este tiempo me quedé con el vestido blanco aferrado entre los dedos. Cuando me di cuenta, lo solté y cayó al suelo.

—¿Y por qué me estás dando un vestido blanco? ¿Esta es tu manera de “hacer las paces” conmigo? Me estás asustando —le dije con la voz más valiente que pude evocar.

Él recogió el vestido y acarició la tela.

—Es la única forma que conozco —respondió—. Es simbólico, como la bandera blanca de la paz.

Agitó el vestido en el aire.

—De todas formas, ¿no se te ocurrió que sería demasiado críptico regalarme un vestido? Si tu intención no era asustarme, entonces fallaste. Esta es la segunda vez que tratas de darme algo como eso y todavía no entiendo porqué. Además, Adam está en la sala —añadí rápidamente—, mi papá también. Sólo te advierto que ellos quieren despellejarte vivo; así que ni se te ocurra propasarte conmigo. Si no estás en la cárcel es porque tuve consideración por tu madre.

Mason tragó saliva, notándose claramente por la forma en que bajó su garganta.

—Lo entiendo. Ahora, por favor acepta mi regalo —dijo. Intentó acercar el vestido a mi mano, pero di un paso hacia atrás para que no me tocara. Resopló de disgusto—. Tengo una buena razón para dártelo; siempre soñé con verte vestida de blanco y nunca tuve la oportunidad… Además, míralo como una ofrenda de paz.

—No lo quiero. Me voy a casar con Adam.

No sé por qué se lo dije pero mi mente no podía pensar en otra cosa. Estaba lo suficientemente nerviosa como para vomitarle en la cara. Los gemelos se estaban revolviendo en mi estómago. Mason tampoco les caía bien a ellos.

En mi memoria todavía seguía fresco el recuerdo de sus manos sujetando mis brazos en aquella mesa. La manera en la que me sostuvo para dejar que… dejar que otro tipo me violara… aunque haya resultado una broma al final, era algo difícil de olvidar.

—¿Te vas a casar? —preguntó, extrañado.

Asentí con la cabeza, subiendo la barbilla y retándolo a decir algo.

—¡Ni siquiera tienes veinte! —explotó—. Es ridículo; ¿es que acaso el tipo no puede aguantar sus pantalones y esperar a que termines una carrera en la universidad? ¿Tan preocupado está de que se quede viejo, soltero y solo con su motocicleta, cuidando un asilo de gatos o alimentando ancianos?

—Basta, no digas nada. No tienes el derecho de meterte —dije apretando los dientes—. Será mejor que te vayas. Lárgate. No sé cómo conseguiste esta dirección, pero te advierto que, si te vuelves a aparecer…

—No, Anna, escucha. Tienes razón, no debo meterme en tus asuntos, aun cuando dichos asuntos arruinarán por completo tu futuro pero… Moví cielo y tierra para encontrarte; no tienes ni idea de los favores que tuve que hacer; sólo vine porque creí que merecías mis disculpas. Lo lamento. Me porté como un cretino, y lo pagué muy caro. Tu noviecito se desquitó conmigo de la peor manera y de nuevo lo siento, no vine para juzgarte.

Se llevó una mano a la frente y se retiró el cabello que tapaba el tatuaje más feo visto por el hombre. Decía claramente: Lame Pollas. La letra parecía ser hecha a mano alzada, incluso me atrevería a decir que la hizo el mismo Adam. Estaba segura que él fue quien lo tatuó personalmente.

Abrí la boca y, con la misma velocidad, la cerré.

—Esto lo hizo él —murmuró Mason con cierta vergüenza.

No pude evitarlo, comencé a reír.

Había que reconocerlo: Adam podía llegar a ser muy ingenioso en algunas ocasiones.

—¡No te rías! Ese imbécil me dejó inconsciente en un bar de intercambios sexuales y no sabes la cantidad de hombres que querían hacer lo que les indicaba mi tatuaje. Me jodió la noche completa.

Reí más fuerte.

—Algo me contaron —logré decir entre risas.

—No es gracioso —se quejó Mason. Su mirada se afiló, y volvió a acomodar su pelo para cubrir el tatuaje una vez más—. ¿Tienes idea de lo caro que va a salir removerlo? ¡Ah, y ni hablar de lo mucho que dolió! Tuve dolor de cabeza durante una semana completa.

Pronto mi risa fue sustituyéndose por la ira.

Dejé de reírme abruptamente y me crucé de brazos.

—¿Y tú? ¿Tienes idea del daño que me causaste? —le grité— ¿Sabías que tuve pesadillas durante meses? Aun ahora me da miedo entrar en lugares completamente cerrados.

Él se miró arrepentido por unos instantes.

—No pude disculparme antes —dijo con voz suave—. Estuve en casa de mi tío Blaz durante una buena temporada. Anna, es horrible. Está loco.

—Es lo menos que te mereces —respondí sombríamente—. De todas formas, no era necesario que vinieras. Yo no quiero verte, ahora por favor vete. Si solo venías a disculparte entonces ya has cumplido con tu misión. Ahora vete.

—Merezco tu indiferencia. Estoy arrepentido…

—¡Lárgate!

—Anna, no seas injusta…

—Y por tu propio bien, será mejor que no vuelvas a aparecer otra vez por aquí. Olvídate de la dirección y no vengas más.

Él apretó la mandíbula y comenzó a cerrar sus puños.

Dio unos pasos adelante, y pronto disminuyó la distancia entre ambos.

Me paré más erguida y traté de dar un paso hacia el interior de la casa.

No entendía cómo Adam no se había aparecido todavía; pensé que ya me había tardado mucho para la cena y que alguien notaría mi ausencia, pero ni siquiera podía escuchar pasos dirigirse hacia el exterior.

—Solo vine para que las cosas volvieran a ser como antes —dijo entre dientes— ¿Sabes? Una gran parte de mí todavía extraña el olor de tu cabello.

—No te acerques más o voy a gritar —susurré. Me hubiera gustado sonar más convincente pero mi voz era apenas audible hasta para mis oídos, mi coraje se estaba esfumando a gran velocidad—. Y... apártate, estás muy cerca para mi comodidad.

—Puedo entender la fascinación que ese tipo tiene contigo —murmuró. Tomó uno de mis cabellos y lo enrolló en su dedo índice.

Retrocedí todo lo que pude.

—Sin embargo, yo no puedo entender cuál es tu fascinación conmigo —dije.

—Eres especial. Tienes este aire de inocencia que resulta muy tentador…

—Estoy embarazada —solté— Adam es el papá.

No debí decir eso, pude ver cómo sus ojos se agudizaron y hasta parecieron cambiar de color. Estábamos tan cerca, que pronto lo tenía agarrándome del brazo, clavando sus dedos en mi carne, presionando con profundidad.

—¡¿Estás bromeando conmigo?! ¡¿Ya logró embarazarte?! —gritó en mi oído— Tuviste que haber mantenido tus piernas cerradas hace mucho tiempo. No puedo creer que estés embarazada…

Bajó su vista a mi vientre e inmediatamente la presión en mi brazo disminuyó.

—¡Ese imbécil te embarazó! —Mason retiró su agarre a mi brazo, y comenzó a dar golpes a la pared tras de mí.

En un lento y desesperado intento por avanzar hacia el interior de la casa, me golpeé el hombro contra la puerta, percibiendo apenas el dolor.

—Todos esos meses de terapia de basura con el tío Blaz no me van a ayudar ahora —murmuró más para sí mismo que para mí—. No puedo creer que fueras tan ingenua o estúpida como para quedar embarazada de él…

Volvió a tomar mi brazo, sujetándolo con fuerza, haciendo que tuviera que ponerme de puntas para que no doliera tanto.

Estaba paralizada, mis ojos vagando hasta su mano, y su frente, en donde se asomaba parte de su tatuaje mal hecho.

Iba a exigirle que me soltara, pero ni siquiera llegué a abrir la boca cuando Mason estaba, literalmente, volando desde la entrada hasta la acera de la calle.

Cayó de espaldas, con la nariz ensangrentada y con un grito enojado.

Apenas pude registrar que Adam estaba detrás de mí, y fue él quien lo había golpeado.

Lo vi avanzar hacia Mason, y lo tomó del cuello de la camisa, levantándolo del suelo y golpeando una vez más su nariz y su mandíbula. No estando conforme, golpeó también su estómago, sin soltarlo del cuello, impidiendo su caída.

—¿No te dije que tenías que mantenerte lejos de ella? —gritó Adam. Le propinó otro golpe en la cara, ni siquiera dándole tiempo a parpadear.

Escuché un jadeo colectivo a mis espaldas, y me giré para encontrarme con los ojos preocupados de mamá. Papá estaba a su lado, cargando a Nicole, y a su vez, estaba la abuela de Adam, observando con horror el intercambio de golpes.

Podía escuchar los gritos de dolor de Mason, los reclamos que hacía.

Ahora Adam lo tenía en el suelo, golpeando su rostro en repetidas ocasiones, llenándose los puños de sangre. El vestido se encontraba hecho una bola cerca de su dueño.

—¡La dejaste embarazada, imbécil! —gritaba Mason. Él se turnaba entre escupir sangre y tratar de levantarse del suelo pero Adam no lo soltaba del cuello de la camisa.

—Deténganlo —supliqué—. Lo va a matar.

Papá bajó a Nicole, e inmediatamente corrió al lado de Adam y lo tomó de los hombros para que dejara de luchar. Pensé que la pelea terminaría con eso, pero ocurrió todo lo contrario. Papá comenzó a golpear a Mason él mismo.

Sus puños crearon más sangre de la que Adam había dejado.

Comencé a entrar en pánico.

—¡Basta los dos! —grité. Mason no hacía nada para defenderse porque no podía entre tanto golpe; papá lo atacaba con todo.

Comencé a acercarme hacia ellos, pero mamá me tomó de los hombros y me obligó a darme la vuelta.

—Creo que deberías entrar —me sugirió—. Si por accidente alguno de ellos llega a golpearte...

—Está bien —la interrumpí—. Por favor, detenlos. Son capaces de matarlo.

Mamá asintió con la cabeza.

—Lleva a la niña adentro. No es bueno que vea tanta violencia.

Nicole estaba de pie en la entrada, llorando y aferrándose al marco de la puerta.

Rápidamente me dirigí hacia ella, y la tomé de la mano.

Antes que entráramos a la casa, noté que entre mamá y la abuela de Adam, intentaron disolver la pelea.

Papá lucía furioso. Adam se miraba aterrador.

Finalmente entré con la pequeña y la llevé hacia la sala.

Me senté y la puse a mi lado, observando sus ojos llorosos y sus suaves quejidos de angustia. Entonces la abracé, sentándola en mi regazo y acariciando su cabello castaño claro.

—Ya, todo está bien. El tío Adam solo trataba de hacer lo correcto —mi voz se quebró. No sabía ni qué decirle para que dejara de llorar. O por qué estaba llorando en primer lugar.

—¡Pero no me gusta verlo así! —chilló la niña, sus ojos verdes se nublaron detrás de una cascada de lágrimas—. ¿Por qué estaban golpeando a ese tipo? ¿El tío Adam y el abuelo mataron a ese hombre? ¿Lo mataron?

Comenzó a llorar con más fuerza, inevitablemente me entraron deseos de llorar con ella.

—No, claro que no hizo eso. Ese hombre está bien, sólo cometió cosas malas por las que tu tío se molestó.

Ella hipó mientras las gruesas lágrimas bajaban por sus mejillas y morían en su boca. Su cara se puso roja, casi empatando con el color de sus cicatrices en la frente.

—No quiero que pelee, dile que no lo haga. Prometo no obligarlo a cantar más conmigo. Dile que prometo ya no casarme con Zayn, o que nunca me llamaré la señora de Styles —un sollozo se escapó de su boca y la abracé más cerca de mí, reconfortándola y reconfortándome al mismo tiempo. Sonriendo ante lo que consideraba sus grandes preocupaciones.

—Ya, tranquila —ella pegó su rostro a mi pecho.

—Prometo esperar hasta los veintisiete… o los treinta, antes de besar a alguien, pero no lo quiero ver peleando con nadie más.

Iba a reconfortarla con palabras, cuando, una sombra cayó frente a nosotras. Alcé la vista para encontrarme directamente con los ojos verdes de Adam; presioné el hombro de Nicole y, cuando se despegó de mi pecho, le indiqué que se girara. De inmediato vio a Adam y se lanzó a sus brazos, llorando ahora sobre su camisa.

—No tienes por qué renunciar a ese chico… ¿cuál era su nombre? —dijo él, agachándose hasta que estuvo a nuestra altura. Sus nudillos rotos acariciaron las mejillas de la niña.

—Zayn —respondió ella en un sollozo.

—Exacto. Tampoco quiero que prometas nada que me aleje de nuestro pasatiempo favorito, sé cuanto amas que cante esas canciones tan fuera de mi época. Además, solo estaba defendiendo a Anna de ese sujeto malo, ¿no quieres que me porte como un caballero?

Finalmente la niña detuvo el llanto, limpiándose los ojos contra la camiseta de Adam.

Él me agarró de la mano al mismo tiempo que vocalizó un ¿Estás bien? en mi dirección.

Asentí con la cabeza, y desvié la mirada. A pesar de todo lo que había hecho Mason, todavía seguía sintiendo lástima por él… o al menos una pequeña parte de culpa.

Nicole terminó de llorar y miró a su tío con adoración.

—¿Estabas defendiendo a Anna? ¿Así como un príncipe azul? —preguntó más animada.

—Sí, la estaba defendiendo como su príncipe azul.

—¡Genial! ¿Entonces ese sujeto era malo?

—Mucho.

La niña frunció el ceño y volteó a verme.

—¿Qué te hizo, Anna?

Abrí la boca para responder pero Adam se me adelantó:

—Él se portó muy mal con ella. Lo dejaremos hasta allí, no más preguntas, piraña.

—Pero hay algo que quiero saber —Nicole hizo un puchero— ¿Siempre me puedo casar con Zayn?

Adam rodó los ojos.

—A los veintisiete, recuerda.

La niña asintió solemnemente, como si la palabra de él fuera la ley; luego le rodeó el cuello con sus manos.

—Está bien —respondió tranquilamente—. ¿Pero todavía sigue en pie la promesa que me hiciste? ¿Me vas a llevar a uno de sus conciertos para que pueda conocerlo?

—Sí —dijo Adam de mala gana, casi pude escucharlo gruñir—. Te prometí conocer a tu banda de chicos favorita.

La niña chilló con ánimo, olvidando que hace solo unos segundos estuvo llorando desconsoladamente.

—De acuerdo, pero tienes que convencerlo para que no se case con nadie más, solo conmigo.

Él gruñó algo incomprensible para mis oídos, y asintió forzosamente. Era divertido ver cómo contenía sus celos. Me preguntaba si él cumpliría su promesa y llevaría a la niña a un concierto… ni siquiera la dejaba salir a ningún lado más que a sus clases privadas de ballet por las tardes. No me lo imaginaba dejando que cientos de chicos y chicas la miraran mal por un segundo; era más probable que le pagara un concierto privado antes de exponerla en público.

Después de unos segundos, Adam me puso en pie, cargando a la niña y sonriendo para disipar el mal humor.

—¿Alguien quiere pudín de manzana? —me miró directo a los ojos cuando hizo la pregunta. Él sabía que últimamente me daba por comerlas como si la vida se me fuera en ello.

—¡Yo quiero! —gritó Nicole aun con su voz ronca por haber llorado— ¡Y Noah también quiere! A Noah le encantan las manzanas, ¿verdad que sí, Anna? Te hace comer muchas porque son sus favoritas.

Asentí y le sonreí tentativamente.

—De acuerdo, pequeña piraña, carrera a la cocina —dijo Adam bajándola al suelo. Inmediatamente la niña comenzó a correr, pero él, en lugar de ir tras ella, se quedó a mi lado, tomándome de la mano y deteniéndome por un segundo.

—¿Qué quería ese lame vacas aquí? ¿Por qué te estaba buscando?

—¿Mason sigue afuera? —pregunté a cambio—. Por favor dime que mi papá no continúa golpeándolo.

—¿Tan interesada estás en su bienestar? Espero que no me digas que de repente te encuentras de su lado y que lo perdonas por todo lo que te ha hecho.

Fruncí el ceño.

—Me dio lástima —murmuré—. ¿Qué querías que hiciera? Me dijo que vino para pedirme perdón.

—Una persona normal no viene a pedirte disculpas y luego trata de dislocarte el brazo.

Bajó la vista para observarme detenidamente. Acarició la piel irritada de mi brazo en donde Mason me había sujetado muy fuerte.

—Quiero matarlo —murmuró después de un momento. Sus nudillos tenían sangre y traté de tocarlos pero él retiró la mano antes que pudiera acercarme.

—No soy tan frágil como parezco —quise tranquilizarlo.

—De acuerdo, no lo eres. Pero no seas temeraria, ahora llevas a nuestro hijo y también tienes que pensar en él.

Fruncí el ceño por un segundo, luego asentí sin mostrar otra expresión. Adam niveló su rostro con el mío, pegando nuestras frentes.

—Si ese degenerado te hizo algo, o al bebé... —tragó duro— juro que no descansaré hasta averiguar cómo sacarle el cerebro por la nariz.

Negué con lentitud.

—No hizo nada. Sí, me agarró muy fuerte del brazo pero eso es todo. Hasta allí llegó... Entonces apareciste y lo mandaste a volar. La verdad es que siento lástima.

—¿Y qué pasa si no hubiera llegado justo a tiempo? ¿Qué crees que hubiera hecho? Anna, no tengas ninguna clase de consideración con él, ese degenerado no aprendió la lección con lo que le hice; voy a tener que tatuarle hasta por debajo de las bolas para que entienda que el dolor se va a multiplicar si no te deja en paz. No te preocupes por él, simple y sencillamente deja todo en mis manos. ¿Lo harás?

—No seas muy brusco, le tengo cariño a su madre… ya es demasiado vergonzoso para ella tener que verlo con ese tatuaje en la frente cada día. Trata de no ser…

—Anna, déjalo en mis manos, ¿sí?

Lo pensé durante unos segundos, hasta que por fin asentí de mala gana.

Sentía que debía explicarle la situación desde el principio, pero papá escogió ese momento para aparecer por la sala. Venía agarrado de la mano de mamá y ambos se miraban como si quisieran desnudarse el uno al otro. Vomité un poco en mi boca.

Se soltaron cuando notaron que Adam y yo permanecíamos muy cerca del otro, y compartieron una mirada enigmática entre ellos que sólo pude interpretar como un “lo haremos más tarde”.

Por los momentos, y para no perjudicar mi salud mental, decidí ignorar qué era lo que harían más tarde.

—¿Qué ocurrió con Mason? —le pregunté a papá, sacándolo de su burbuja de felicidad.

—Ese infeliz hijo de puta ya está de camino a enfrentarse con la ley —me contestó muy molesto.

Nicole justo venía apareciendo de la cocina, comiendo pudín de manzana y lamiendo la cuchara. Ella jadeó cuando escuchó a papá, y se llevó ambas manos a la boca.

—¡El abuelo dijo una mala palabra! ¡El abuelo dijo una mala palabra! —chilló.

Adam se rió de él.

—Sí. Ahora al “abuelo” le va a tocar lavarse la boca con el jabón especial para las malas palabras —dijo simplemente.

—Ya te gustaría, ¿verdad, muchacho? —respondió papá, a secas—. Yo soy un adulto, no necesito el jabón especial.

La niña hizo un puchero adorable.

—¡Ya quiero cumplir la edad adulto! Hacen muchas cosas divertidas, como tener bebés ¡y darse besos! ¡Oh, y pintarse la piel como el tío Adam! Yo quiero que dibujen un conejo rosado en mi brazo.

Papá exterminó a Adam con la vista antes de posar sus ojos en la pequeña.

—Tú no necesitas de esos “dibujos especiales” solo los delincuentes se manchan la piel.

—¿El tío Adam es un delincuente? —preguntó ella inocentemente— ¿Qué hizo?

—Me robó una joya —contestó papá mirando en mi dirección—. Y ahora el egoísta la quiere solo para él.

—Papá —le advertí.

—¿Te robó algo? —habló la pequeña—. Tío Adam tienes que devolverlo.

Adam se agachó frente a la niña.

—No pienso devolverla cuando es tan valiosa; no hagas caso de lo que diga el “abuelo”. Por cierto, suegro, ¿dónde está Susan? ¿No pudo acompañarnos esta noche?

Papá se crispó, y la sonrisa de autosuficiencia se le borró de la cara.

—¿Suegro? —repitió él, atónito.

—Oh, ¿prefiere papá? Papá, ¿dónde está Susan?

—Mira, hijo de pe…

Mamá carraspeó e interfirió entre las groserías que estaban por lanzarse ambos.

—Umm —dijo ella— a mí me puedes decir Cecile, ya sabes —le guiñó un ojo a Adam—, cualquier chico tan guapo como tú, no tiene permitido decirme mamá, sería un pecado.

Luego ella tomó a Nicole de la mano para sacarla de en medio de la confrontación.

—Vamos cariño, muéstrame tu colección de fotos.

La niña nos miró a todos por un rato antes de girarse hacia mamá y emocionarse con el tema de las fotos.

—Sí, tengo muchas —dijo extasiada— ¿Sabías que cuando sea mayor me casaré con Harry Potter? Y Zayn será mi amante escondido bajo la cama… Por cierto, ¿qué es un amante? La bisabuela me dijo que en el matrimonio siempre era saludable tener uno secreto.

Justo a tiempo, su bisabuela interfirió y se la llevó apresuradamente, pidiendo disculpas a todos y amenazando a la niña con que sería la última vez que la dejaba ver Beverly Hills 90210.

Mamá las siguió a ambas y se perdieron en la cocina.

Cuando finalmente salieron de la sala, me giré hacia papá y hablé a toda velocidad.

—De acuerdo, los dos, deténganse —miré a Adam.

—Nena, tu papá empezó. No me mires a mí como si fuera el malo.

—Delincuente abusivo —atacó papá—. Quiero hablar con Anna en privado.

Adam me atrajo a su costado.

—El combo de cajita feliz viene conmigo incluido, y soy un juguete no reembolsable.

—Quiero hablar con mi hija… a solas.

—Soy un juguete adhesivo…

—Necesito preguntarle unas cosas.

—Prácticamente estoy cosido a ella…

—Son cosas personales las que quiero discutir…

—Entonces, suegro, va a tener que aceptarme en la conversación. Podemos discutir toda la noche de ser necesario… soy un juguete que incluye pilas de larga duración…

—¡De acuerdo! —gritó papá—. Jodido muchacho, seguramente fue así como lograste convencer a mi hija de aceptarte en primer lugar.

—Oh no, le hice un baile de mesa y ella no pudo resistirse a mis encantos —me guiñó un ojo.

Después de argumentar por un rato, los dos se cansaron de pelear y finalmente se quedaron callados para tratar el tema en cuestión.

Papá me hizo un gesto para que me sentara frente a él, pero Adam se sentó primero y luego me atrajo a su regazo para tenerme en sus piernas.

Me ruboricé, evitando mirar fijamente a mi padre mientras me acomodaba y pegaba mi espalda contra el pecho fuerte y firme de mi novio.

—¿Qué ocurre? —pregunté finalmente, aunque ya tenía una buena idea de lo que quería hablar: Mason.

—Quiero saber para qué vino ese infeliz. Sé sincera.

Suspiré con cansancio.

—Me dijo que quería hacer las paces conmigo. Luego se puso muy frenético cuando le conté que estaba embarazada y que Adam era el papá. Sinceramente no sé cómo consiguió la dirección… ni sé cómo se enteró que estaba viviendo aquí y no en otro lado.

—No me gusta nada de esto —comentó papá—. Aunque sospecho que tu madre puede tener algo que ver… ella está emocionada con esto del matrimonio que le cuenta a todo el mundo. Incluso a un vagabundo de la calle…

—¿Por qué no le preguntaste a Mason cómo se enteró?

Papá se puso nervioso, empezó a acomodarse los lentes y a limpiarse el sudor de la frente. Evitó mi mirada cuando dijo:

—Porque no estaba en condiciones para hablar en ese momento —se encogió de hombros—, sinceramente no lamento haberle roto un par de dientes. Se los merecía. Ah, y será mejor que seas tú la que presente una denuncia oficial para que den una orden de alejamiento en su contra. Ese chico está perturbado.

—Iremos los dos —aseguró Adam. Creo que dijo algo más pero yo sólo me quedé viendo a papá que no ocultaba su nerviosismo. Nunca contestó mi pregunta directamente.

—No quiero presentar cargos —dije en voz baja—. Estoy segura que él está arrepentido. Eso no significa que quiera volver a verlo pero…

—¿Estás bromeando? —Ese fue Adam—. Si él cree que puede generar problemas y que no va a tener consecuencias, entonces está muy equivocado. No puedes absolverlo de esto, Anna. Claro que vas a presentar cargos, ahora mismo.

—¿Podemos enfocarnos? —pidió papá—. Anna, lo cierto es que necesito que levantes esa denuncia contra Mason inmediatamente. Sólo tienes que dar testimonio ante el oficial y él emitirá la orden de alejamiento. Conozco un buen fiscal que puede ayudarme para que pase una buena temporada en prisión.

Adam y mi padre discutieron un poco más el tema pero mi mente estaba en otro lado. Ni siquiera logré preguntarle a Mason si sus disculpas eran sinceras. Lo cierto era que me estaba cansando del tema; no quería volver a verlo pero no le deseaba los males del mundo.

De pronto sentí una mano sacudiendo mi hombro.

—¿Anna, nena? —Adam me susurró al oído.

Finalmente regresé al presente.

—¿Sí? —respondí sintiéndome aturdida. Había estado ausente por un momento, divagando y no prestando atención a lo que papá y él hablaban. Finalmente me centré en la conversación.

—Con respecto a la boda, y aprovechando que está tu papá presente, ¿qué te parece si la hacemos en dos semanas?

Cualquier tema en el que estuviera pensando, se desvaneció de mi mente por completo.

Parpadeé para saber si había escuchado bien.

—¿Dos semanas? —me giré para ver a Adam a la cara—. ¿Estás bromeando? Es muy poco tiempo…

Él se encogió de hombros.

—Tengo prisa —murmuró—. Y creo que será difícil cuando tu estómago empiece a aumentar… ¿o prefieres que sea después del nacimiento del bebé?

Acarició mi vientre, provocándome, y muy probablemente, provocando a mi padre que ahora estaba rojo de la cólera.

—Pero hay muchas cosas por hacer… el vestido, las flores, reservar el lugar…

—Es muy poco tiempo —se quejó papá—. Pero lastimosamente estoy de acuerdo con el delincuente tatuado, prefiero que mi nieto nazca en un matrimonio, a que sea llamado bastardo.

Me estremecí por un momento, preguntándome cuándo había tomado este giro la plática.

Comenzaron hablando de Mason, y ahora estaban haciendo planes de boda.

Dos semanas era casi nada. Tendría que estar preparando las cosas desde ahora. No podía planificar todo en poco tiempo, o conseguir que alguien lo hiciera por mí, pero lo cierto era que quería que los gemelos nacieran teniendo el apellido de su padre y al menos la ilusión de una familia formalmente hecha, o la idea de una. Pero dos semanas era muy poco tiempo.

Sabiendo que nunca cambiaría la posición de Adam, intenté negociar.

—¿Qué tal en dos meses? —sugerí.

Adam negó rápidamente.

—Mucho. Dos semanas.

—¿Un mes?

—Dos semanas.

—¡Tres semanas, por lo menos! —protesté.

—Eso es algo más razonable. Perfecto —Adam sonrió como el Grinch—. En tres semanas serás una Walker.

Papá gruñó mientras se cruzaba de brazos.

—Me parece demasiado rápido —dije en voz baja—. ¿Al menos puedo pensarlo primero?

—Nena, ¿qué es lo que tienes que pensar? —besó mi hombro mientras papá hacía muecas para nada disimuladas.

Quería decirle que tenía que pensar en si estaba lista para confiar en que él no huiría de mi lado. No había desaparecido en todo este tiempo, pero era claro que podía cambiar de opinión en cualquier momento.

¿Acaso él había olvidado los meses que me dejó abandonada? Porque a mí todavía me dolían, y tenía miedo… miedo de despertar una mañana y ver una nota pegada en donde me decía que se iba. Pero sacudí mi cabeza y me mentalicé a no ser más una tonta. Adam me quería, él quería casarse conmigo y papá estaba aceptando… lo que significaba que el anillo de compromiso regresaría a mi dedo más pronto de lo que pensaba.


*****


—¡Qué emoción! —dijo Shio cuando vio el anillo—. Es tan bello… perfecto. Oh, vamos a tener que hacerte una despedida de soltera… y luego un baby shower.

La chica con frenillos en los dientes, de cabello claro, a la que Shio estaba interfiriéndole el paso para agarrar una copia del libro “Sinsajo”, estaba rodando los ojos al escuchar las divagaciones de mi amiga.

Empujé un poco a Shio para que no interrumpiera con el tráfico de clientes que pasaban por esa sección, y la tomé de la mano para llevarla a la bodega (en donde Romeo abría una caja de libros nuevos).

Ambas lo saludamos y Shio regresó su atención hacia mí.

—Se me había olvidado decírtelo antes, pero Seth, el guapo chico al que le destrozaste el corazón, estuvo preguntando por ti la semana pasada.

—¿Ah, sí?

—Sí. Quiere discutir contigo algunas cosas de la universidad. Algo así como que quiere ser tu tutor en su tiempo libre…

—¿De verdad? —pregunté con genuino interés.

Shio asintió.

—Piénsalo de esta manera: tienes a tu prometido caliente, y Seth es un buen respaldo por si las cosas se ponen feas con Adam…

—Shio, sabes que no siento eso de Seth.

—De acuerdo. No me pongas atención a mí.

Ella tomó una pila de libros de cocina y empezó a cargarlos en sus brazos para hacer el intento de ponerlos en los estantes de exhibición.

—Oye, y no me has dicho nada de mi pelo —dijo ella agitando la cabeza, enseñándome su nuevo cabello color borgoña—. Me lo pinté especialmente para ese bombón de Will. Estudié comunicaciones por un año y medio, y estoy segura que puedo ayudarle en algo con respecto a la publicidad. Nos acercaremos más y espero causarle buena impresión.

—Umm… tengo que decirte algo en cuanto a eso —dije tomándola del brazo antes de que se internara en la librería— ¿Recuerdas la mujer con la que Adam hablaba?

—¿Con la que te pusiste celosa? ¿La chica que toma esteroides?

—Bien, pues ella es la esposa de Will. Y no le hizo nada de gracia ninguno de tus comentarios.

Todos los libros de cocina que cargaba Shio cayeron al suelo.

Maldijo en voz alta y luego comenzó a recogerlos antes que Laura la viera.

—¡No puedo creer que sea la esposa! ¿Es que estoy condenada de por vida a permanecer soltera, Señor? Y tampoco puedo creer lo boca floja que fui. ¡Le dije que su esposa era un hombre! Oh… Anna, mátame. Pínchame con un tenedor y acaba con mi sufrimiento. Debería empezar a fijarme en chicos feos… como Romeo, al menos son leales…

Romeo, quien recientemente estaba con la cabeza metida en una caja, fulminó con la mirada a mi amiga.

—Puedo escucharte —dijo él con amargura.

Shio rodó los ojos y continuó hablando de lo humillada que se sentía y de cómo nunca volvería a poner un pie en el gimnasio de Will.

—No te preocupes, dijo que se lo pasaría por alto —la tranquilicé—. Pero amenazó con echarnos si seguíamos hablando mal de su esposa.

Shio resopló.

—Ya decía yo que él era demasiado perfecto como para ser soltero. Es oficial, me quedaré solterona y viviré a base de crema de maní y mermelada de frambuesa, conviviendo eternamente con Mindy y sus animales extraños. O al menos seré la dueña de cincuenta gatos persas... y yo odio los gatos.

—Ay, no seas tan dura contigo misma...

—No —Shio me interrumpió y comenzó a negar con la cabeza—. No sigamos con el tema; ya sé la solución perfecta, voy a meterme a un gimnasio. A los chicos les gustan las chicas sin carne en los huesos, ¿verdad? Me voy a poner a dieta. Eso es todo.

Traté de decirle algo pero me interrumpió de nuevo.

—Ya no sigamos hablando de mí, mejor concentrémonos en ti. Tenemos una semana o dos para planificar tu despedida de soltera. ¿Ya elegiste a tus damas de honor? Y espero estar incluida, por supuesto.

Asentí rápidamente con la cabeza.

Salimos de la bodega, cargando cuentos infantiles de autores rusos y noruegos.

Shio se mantuvo pegada a mi lado mientras me los pasaba y yo los acomodaba, sustituyendo a las viejas novedades con ellos.

—Rita, Mindy y tú serán mis damas de honor. Oh, y la sobrina de Adam será la que lleve los anillos... o eso me gustaría. Adam elegirá a los padrinos, por supuesto.

—Me encanta. Entre las tres te organizaremos una despedida de soltera de lo más caliente. Conozco una empresa de hombres de alquiler que están dispuestos a vestirse con apretados uniformes... ¡Agg! Estoy ansiosa por verlos.

—Espera ahí. No vayas a hacer algo salvaje, no estoy de muchos ánimos para nada en estos momentos.

—Sin problemas. Vas a pasar un buen rato, sin arrepentimiento.

Me guiñó un ojo y continuó arreglando estantes y ayudando a clientes que preguntaban por libros antiguos o especificaciones.

Quedé parada por un momento, en mitad del pasillo. Preguntándome si era una buena idea que me casara con Adam de esta forma tan apresurada. Probablemente estaba actuando como una tonta, pero de verdad sentía que estaba haciendo lo correcto.

Mientras me quedaba detrás del mostrador, junto a Mindy, un mensaje cayó en mi teléfono y discretamente lo revisé. Era de Adam.


¿Adivina a quién le dieron arresto domiciliario por una larga temporada? Al lame vacas.





Paréntesis: Muchas semanas después…



Esta era la tercera noche seguida que pasaba en vela. La tercera noche en la que no dejaba de reprocharme y preguntarme qué había hecho para que las cosas se pusieran tan mal que ella tuviera que huir.

Caminaba de forma monótona, apenas comía, y mis pesadillas regresaban para hacerme compañía cada vez que me descuidaba y mis ojos cansados se dormían por un momento.

Estaba desesperado, angustiado y me odiaba a mí mismo por haber hecho algo que pudo alejarla. Me sentía herido.

Toda mi habitación apestaba a Whisky y sudor; la ropa estaba tirada sin ningún cuidado sobre el suelo en donde habían permanecido desde hace tres días, cuando busqué sus cosas y me di cuenta que se había llevado la mayoría. Los muebles estaban apartados y algunos hasta se encontraban dados vuelta.

Toda la habitación parecía ser el escenario de un caos… mi caos.

En la pared de escayola, cerca del cabecero de la cama, había un hueco con el tamaño exacto de mi puño, en donde la pintura comenzó a descascararse y la superficie poco a poco se estaba desmoronando.

Por un momento me pregunté si lo mejor era dejarla ir. No la merecía y tal vez, por fin, ella se dio cuenta de lo mucho que perdía estando a mi lado.

Pero yo de verdad la amaba, me había acostumbrado a su presencia en mi cama, a sus cambios de humor repentinos, a su amor por las manzanas y el chocolate. Además de eso, la quería, la adoraba.

Rodé a un lado de la cama, alcanzando de nuevo la botella de Jack Daniel’s que esperaba pacientemente a que la bebiera para callar las penas.

Su padre, quien me odiaba tan fervientemente, me había acusado de ser un idiota y me echó la culpa del porqué su única hija se fue de casa sin decirle nada a nadie. Tal vez tenía problemas con el bebé y no quiso contarme nada… tal vez se había hartado de mí y de mis secretos necesarios.

Arrojé la botella por el otro lado de la habitación y escuché placenteramente cómo el cristal se rompía en varios pedazos.

Unos segundos después alguien tocó a mi puerta.

—¿Adam?

La voz de la abuela se filtraba entre la bruma de ira y depresión que me tenía abrumado. Parpadeé varias veces hasta que me puse de pie y me dirigí hacia la entrada de mi habitación. Tropecé con un libro de Anna, y lo recogí del suelo, atesorándolo como si fuera algo muy codiciado. El marca páginas todavía estaba ubicado un poco antes de la mitad del libro, en donde ella lo dejó la última vez que lo leyó. Casi me derrumbé de nuevo en la cama pero me obligué a caminar y afrontar mis problemas.

—¿Qué pasó? —pregunté al abrir unos centímetros de la puerta. No quería que, si Nicole se encontrara cerca, me viera en el estado deteriorado en el que estaba—. ¿Has sabido algo de Anna?

Mi abuela negó con la cabeza mientras lucía apenada por la situación.

—Su madre quiere hablar contigo, está en la sala. Por favor Adam, habla con alguien. Has estado encerrado mucho tiempo.

—Anna no va a volver, ¿verdad? Para eso vino Cecile, para decirme que su hija quiere el divorcio.

—No, no entiendes. Anna no se ha comunicado con nadie de su familia… ni con sus amigas. Nadie sabe dónde está, hijo. Estamos todos preocupados.

Al oír eso, algo en mí se bloqueó.

—Pero… yo no le hice nada. Abuela, tienes que creerme. Me he esforzado mucho para no cabrearla o joder la relación… No era mi intensión lastimarla… si es por eso que se fue.

Agaché la cabeza, tocando el lomo del libro y repasando mis dedos por las letras en relieve.

—¿Tal vez se asustó? —preguntó ella—. No lo sé, pero tienes que hablar con su familia. Sobre todo con su padre que está furioso y no deja de dar amenazas.

Me pasé una mano por el cabello, desesperado y frustrado.

—¿Y si algo le pasa? ¿O a nuestro bebé? No sé dónde está, estoy perdiendo el control… no sé qué pasó para que se fuera.

—¿Y si no fue por ti por quien se fue? ¿No te has puesto a pensar que tal vez se haya ido por culpa de alguien más?

Negué con la cabeza, sintiéndome en un estado aturdido y sedado.

No tenía idea de la hora que era, ni del día. Sólo sabía que Anna de repente se fue sin dar explicaciones, sin decir nada. La mayoría de sus cosas ya no estaba, y me encargué personalmente de revisar a fondo la casa de su madre, la casa de Rita, incluso donde sus amigas del trabajo… hasta en la misma librería, pero nadie tenía idea de que ella se había ido. ¿Se la tragó la tierra? ¿Y si se fue del país?

—No puedo estar aquí sin hacer nada —dije con urgencia en mi voz—. Tengo que ir a buscarla… donde sea. Voy a llamar a Key, tal vez él sabe algo.

Antes de buscar ropa limpia del suelo, la mano pálida y delgada de la abuela me agarró del brazo.

—Cariño, dale su espacio. Seguramente tiene algo que despejarse de la mente antes de regresar de nuevo a ti; regálale un tiempo a solas por los momentos. Su madre está intentando contactarse con ella por teléfono.

Resoplé, con escepticismo.

—Es inútil —dije—. Ella lo tiene apagado. He intentado llamarla desde que supe que se fue. No responde ninguna llamada… o ningún mensaje o correo…

—Está bien. Prepararé té, pero por favor, deja de beber y concéntrate en mantenerte sobrio para cuando vuelva Anna.

—Si es que decide volver —murmuré por lo bajo.
La abuela suspiró y retiró los cabellos canosos de su frente.

—Baja pronto. Luego habla con Cecile para saber si a ella le ha contestado el teléfono.

Asentí sin mirar su sensato rostro, prestándole especial atención al libro que tenía en mis manos.

Cuando la abuela se fue, abrí la primera página y leí su contenido superficialmente hasta detenerme en una frase:


“¿En qué punto una mosca deja de intentar escapar a través de una ventana cerrada? ¿Son sus instintos de supervivencia los que la mantienen intentando hasta que no es físicamente capaz de más? ¿O finalmente aprende, después de demasiados choques, que no hay manera de salir? ¿En qué punto decides que suficiente es suficiente?”



Después de eso, releí la misma frase una y otra vez, hasta que lo cerré y lo regresé a su lugar en el suelo, en donde los otros libros de Anna se esparcían, olvidados por su dueña.




///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Nota de la autora:
Lamento haberme demorado con el capítulo, se supone que era para el 31, como regalo de fin de año, pero no pude postearlo ese día :/
Gracias por sus comentarios, les responderé en cuanto pueda :)


NOTA ACLARATORIA
En el área que dice "Paréntesis" es como un breve vistazo del futuro... no quiere decir que vaya a continuar el capítulo a partir de ahí. Tengo que explicarles el suceso que llevó a Anna a desaparecer de repente O-O
Compartir:

93 comentarios:

  1. Hola mi nombre es Kathe he leido el primer libro y este me encanta es tan Aujsassdhhk Estoy sin palabras me encanta, nunca habia leido algo asi espero que puedas subir pronto otro cap, pobre Adam espero que el le haga mas niños a Anna cuando se vuelvan a encontar XD ¡¡¡DURO ADAM DURO!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! <3 Más niños, más niños!! jeje

      Eliminar
    2. esa cita es de Forbidden :'( es un libro muy triste.... me acorde de todo :(

      Eliminar
    3. Ya decía yo que conocía esa frase. Pobre Lochan, todavía lloro cuando cuento su historia:'c

      Eliminar
  2. Muy buen capitulo Lia! Cuando vas a subir el siguiente capitulo? Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :3 El siguiente estará listo hoy! ^^

      Eliminar
  3. cuando esta el otro capitulo ???

    ResponderEliminar
  4. Askaisvivisvisvsisvdksvsuvdivdisvdubdis creo que quieres matarme. pinche anna, pobre adam :'(((( ese putito de Mason me asustó lol Owww, Nicole es mi hermana perdida <3 la amo, es la única con la que comparto a los uandi. Apropósito, muchas gracias por seguirme en twitah, si leíste mi anterior comentario debiste haberme reconocido, o por cualquier razón por que lo hiciste, gracias :') Quiero que los noah's nazcan ya, adelanta esa parte :3 ok no. Sin más, no te demores mucho que tengo una obsesión con Adam, no puedo vivir sin él (? Bueno ya, espero estés bien & no se que decirte, nuca eh sabido como terminar de decir algo... Espero el otro capítulo con ansias ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja ;)
      Yo también quiero que nazcan!!!!!!!! Pero ya dentro de poco... tranquilas. Tienen que suceder unas cuantas cosas primero!
      :D

      Eliminar
  5. jajajaj, juguete de cajita felizz!!! jajajajajajja Adam no tiene comparación, sos una genia. BTW pobre Adam. gracias querida modo de espera del proximo. besos

    ResponderEliminar
  6. pobre Adam, ya se psicopatía como todo lector de Forbbiden, ¿por qué tiene que dejarlo? es injusto, con un hombre así.... esperare ansiosa por el próximo capitulo y por saber porque jodidamente Anna se va de su lado
    besos :)

    ResponderEliminar
  7. Sky!!!
    Simplemente excelente, me encanto todo. Awww Adam es tan lindo. Oh, Anna no puede ser tan buena, despues de lo que Mason le hizo yo tambien me hubiese apuntado para darle macanasos y hacerle otro tatuaje en el ojo jiijjiiji.
    Con lo del futuro, hay ya quiero saber que fue lo que sucedio para que Anna se haya ido. no tardes mucho Lia, la espera me vuelve loca.
    Soy tu Fan!!!1

    ResponderEliminar
  8. Igual q la chica del comentario de arriba, SOY TU FAN!!!! Es genial!!! Cada capitulo es mejor q el anterior, ries, lloras, te angustias... de verdad tienes mucho talento =) Espero q el proximo capitulo no tarde demasiado, no nos tortures tanto x favor!!

    ResponderEliminar
  9. Tengo q admitir q lo del parentesis es desconsertante :o yyy intrigante yyyy me gustaa!!!!! Jajajajajajjaja este cap no he parado reirme!!!xD , per- fec !!! Adoro tus novelas :3 me encanta xq es como q angustiante , feliz , triste y una mezcla de emociones y xfa no tardes mucho !. Saludos x)

    ResponderEliminar
  10. ñvklcbhcxnkmvvñdñfljgbkzld he esperado tanto por este cap *te violare lia*

    ResponderEliminar
  11. OMG!! OMG!! DEFINITIVAMENTE ES UNO DE MIS LIBROS FAVORITOS TE AMO LIA ASDFGHJK SIGUELA

    ResponderEliminar
  12. Este y el primero son probablemente mis libros favoritos, son súper ultra mega geniales!!! hahaha no puedo esperar para el siguiente cap. Andrea.

    ResponderEliminar
  13. oooooooh!!!!!!!!!!!!!!!!!! ame prohibido enamorarse de adam walker (uno de mis libros favoritos definitivamente)
    eres una gran escritora, sigue así y sube capitulo pronto por favor

    ResponderEliminar
  14. Ashdfdfs Adoro a Nicole :3

    ResponderEliminar
  15. EL CAPITULO ESTUVO GENIAL!! nicole, que bella es xD jajaj y adam, pobrecito :(

    ResponderEliminar
  16. Ame este capitulo! extrañaba a Adam!!

    ResponderEliminar
  17. genial amo la nove me encanta :) nicole me da tanta ternura sus ocurrencias son tan tiernas e inocente. Pobre Adam esta desesperado u.u
    Lia sos lo más me re atrapa la nove me dan ganas de leer y leer. Saludos gracias x semejante capitulo :)

    ResponderEliminar
  18. y el siguiente capitulo??? cuando estará listo quiero seguir leyendo de verdad esta muy interesante no quiero esperar mas!!!!

    ResponderEliminar
  19. Mariposa Enojona6 de enero de 2014, 9:16

    Hola otra vez Lia !!
    Gran capitulo, el idiota de Mason se tenia merecido tropezar con los puños de Adam y el padre de Anna, ame lo de la cajita feliz, juguete adhesivo, juguete con pilas de larga duración jajjajjaja,
    adoro a Nicole y sus teorías sobre la vida
    esteré esperando el próximo capitulo :)
    Un abrazo !!

    ResponderEliminar
  20. Gracias por el capitulo sentia que si no leia mas de Adam y Ana me daria algo....ya quiero saber que fue lo que provoco que Ana se fuera...ah por cierto que Mason deje de hacer tanto relajo...a este punto ya creo que debe ir a una clinica mental el chico esta obsesionado con Anna..amo POAW

    ResponderEliminar
  21. primero que nada gracias por este capitulo fue hermoosooo no hay palabras que describan lo emocionante que fue!!...segundo tengo una ganas horribles de golpear a Anna como rayos se le ocurre desaparecer así de la nada en estos minutos se me ocurren tantas cosas de porque Anna se fue y entre una de ella esta Mason, de ese loco me espero de todo D:
    Saludos y gracias de nuevo

    ResponderEliminar
  22. Gracias por el capítulo estoy super ansiosa quiero saber por que se fueeeeeeeeeeeee
    besitos y saludos gracias gracias

    ResponderEliminar
  23. Genial!!! Esperando el siguiente capitulo!!

    ResponderEliminar
  24. hola ,me encanta tu libro, amo a Adam , espero q puedas terminar el 2 estoy ansiosa x seguir leyendo
    me encanta tu blog ... nunk dejes de escribir , gracias por la bella historia ..ailen

    ResponderEliminar
  25. Ahhhhh':( me dejas con intriga:( creo que llorare T---------T oknoo. Me encanta como escribes♡ soy tu fan akshshsjsjs♡ ahh no se me ocurre que otra cosa poner mas que TIENES QUE SEGUIR estoy muriendo por saber que pasoo:( y no puedo esperar mas:c jajaja xd
    Pd: Me recuerda tanto a Adam Levine (vocalista de Maroon 5) & mas cuando Adam llama Noah al bebe*--* ajsjjs yapues.
    Saludos:*

    ResponderEliminar
  26. Estupendo!!! Ha sido mi regalo de reyes jejee..quiero saber porque se fue y dejo a Adam.. ;)

    ResponderEliminar
  27. Mejor regalo de reyes no pude haber tenido!!! Me encantó Lia. Me da pena ver a Adam tan depre, muero por saber porque se fue Anna D:

    ResponderEliminar
  28. Buenoo al fin me he puesto a día.
    Ella se habrá ido por miedo a..... cargar con dos niños? de ser madre? se enteró de algo? uuuyyy me rebano la cabeza pensando.
    Poorrfiiiiiiiiissssssssssss capi pronto!!!!!
    Me encanta como escribes :)

    ResponderEliminar
  29. Es muy bueno estuve esperando hasta que lo subas, es la primera vez que comento.... Te felicito por que escribes muy bonito, espero que subas pronto el capitulo. Que le iso Adam para que Anna se fuera o de que se entero, espero el capitulo 8 con ansias

    ResponderEliminar
  30. Ooohhhhhhhh Amo esta historia!!! narras muy bieen!
    Ya quiero maaaas!!!

    ResponderEliminar
  31. Cuando abrí el blog y vi que decía "Capítulo 7" casi me muero, por fin!! Dios, esto está muuy bueno, me encantó, y ya quiero saber por qué Anna se fue, aunque ya tengo una graan lista de posibilidades, veamos cuál acierta, si es que acierta alguna, y esperemos que sea prontito.

    ResponderEliminar
  32. Me encanta!!! y Anna me cae como mal!!!!!! pero es genial como escribes! Felicidades!

    ResponderEliminar
  33. Demonios!! te extrañe demasiado y hoy abri el blog y BOM! si hay nuevos cap!! GRACIAS!! mil gracias enserio!! lo unico malo es que hoy no tenia tiempo!! LOL me muero de curiosidad del por que Anna se fue!! (:

    ResponderEliminar
  34. Sin palabras...wow!

    Con ansias por el proximo

    ResponderEliminar
  35. Lia te amo! Dios estoy desesperada sexy Adam me vuelve loca y Anna mierda, los gemelos! Gracias por hacer esta hermosa historia!

    ResponderEliminar
  36. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  37. DIOS MIO!! SIMPLEMENTE QUIERES MATARME , ESTOY SUFRIENDO!! Lo único que quiero es que Adam y Anna estén juntos y felices, ahhhhhhhhhh de verdad trata de seguirlo pronto, no tienes ni idea de cuanto ame este capítulo, por una parte quiero saber porque carajos Anna dejo a Adam y por otra parte quiero que los bebes nazcan para leer la expresión de Adam *-*

    ResponderEliminar
  38. Lia! D:sube otro capitulo. Me muero por saber que pasa. Por cierto amo como escribes. Te juro me dejas picada (:

    ResponderEliminar
  39. por favor pueden subir el otro capitulo

    ResponderEliminar
  40. ohh por favor siguee me encanta!

    ResponderEliminar
  41. Empecé a leer PEDAW y lo morí. ¡Creí que el segundo ya estaba por terminar y me encuentro con que no! Lo amo, escribís super genial, seguilo, por favor<3

    ResponderEliminar
  42. Esta Historia es cada vez más hermosaa!
    Síguela

    ResponderEliminar
  43. Me encanta! Leí todo PEAW y me pareció muy fresco y gracioso, ahora sigo POAD cada vez que subes capitulo :-)

    ResponderEliminar
  44. Espero que subas pronto el capítulo 8!
    Me leí como obsesionada todo PEAW en serio me encantó y ahora continua POAD que realmente me quedé totalmente prendida en que sucederá y como terminará adam y anna que en serio me encantan♥-♥
    FELICITACIONES Y EN SERIO TE ADMIRO!! :3

    ResponderEliminar
  45. empeze partiendome de la risa con Adam y su suegro, emocionada por la boda y termine con ojos hinchados lagrimotas moco y baba.......... tu debes odiarme, como me dejas asi, por favor necesito el otro capitulo, en serio me va a dar algo................................acaba con mi llanto y dame otro capitulo o matame de una vez...............=)

    ResponderEliminar
  46. que bueno que le dieron su merecido a Mason y hahaha que bien que Adam le haya tatuado eso en la frente
    pffff dios que cosas la boda en tres semanas ...
    me diste el susto de la vida cuando lei lo del parentesis pensé que no ibas a incluir la boda que eh esperado desde que le pusieron fecha (lo se sueno como loca obsesionada) XD estoy ansiosa por lo que pasara en el siguiente capitulo

    ResponderEliminar
  47. El capítulo me encantó, y definitivamente el adelanto me dejó picada, necesito saber qué pasará cuando llegues a esa parte.
    Esa frase del libro de Anna la reconocería en cualquier lado, Forbidden <3 Se me rompió el alma.
    Tu historia es genial, amé el primer libro y aquí seguiré con éste.

    ResponderEliminar
  48. Amo a Adam ... Me encanta PEDAW, por fa siguela estoy muy emocionada con la boda de Ana y Adam :)

    ResponderEliminar
  49. Hola... me encantó el primer libro aunque siendo honesta casi no lo termino ya que me hiciste darme cuenta de algo que me paso pero me encanto ahora leyendo tu segundo libro me encanta mas
    Gracias =) tus capitulos son excelentes siguela =) te lo agradeceria

    ResponderEliminar
  50. Genial. Todo lo que escribes me encanta. Pobre Adam (lo amo). Esto obsesionada con POAW, espero subas el capitulo pronto. Felicidades y mucho éxito. :)

    ResponderEliminar
  51. Ya quiero massssssss, me encanta tu forma de relatar todo

    ResponderEliminar
  52. woow me encanta como escribes!! está historia es genial, porfavor sube pronto el cap. estoy totalmente obsesionada jajaja amo a Dam aunque a veces me molesta su actitud pero a la vez me fascina, quiero.haber todas las cosas q oculta!

    ResponderEliminar
  53. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  54. Sube pronto otro capítulo porfavor.....!!!

    ResponderEliminar
  55. QUE INTENSO ESTE CAPITULO!!!!!..... me encanto como siempre Lia, y siempre deseando más jejejeje......
    Espero con ansias los sgtes. capitulos..... GRACIAS!

    ResponderEliminar
  56. Dios Lia eres genial muchas gracias por llenar mi vida con tu ingenio, Dios no puedo esperar el proximo capitulo

    ResponderEliminar
  57. Caí enamorada de Adam Walker, en serio que sigo esperando muchos más capítulos! Excelente historia, gracias por escribirlo Lia! :)

    ResponderEliminar
  58. ayy noooo, ojala vuelvan a estar juntos ahhhhg :') si no regresan llorare :c

    ResponderEliminar
  59. Ohhh no que le paso a ana para dejar al maravilloso ADAM ya quiero saber creo que morire si se separan jajajaj

    ResponderEliminar
  60. Ayyy amo a Adam y amo tu manera de escribir... Gracias por esta historia en el 1er libro tuve todo tipo de emociones, aunque tengo admitir que en el momento en el que Marie y Mason le hicieron esa broma a Ana tuve que adelantar unas paginas para asegurarme que ella estaba bien porque sino me daba un paro cardiaco. De nuevo muchas gracias por esta maravillosa historia no veo la hora de leer los próximos capítulos, saludos desde Argentina

    ResponderEliminar
  61. hermosas tus historiass <3 lass amee :3

    ResponderEliminar
  62. Me encanta leer y tu historia me tiene supeer enganchada mil felicidades !!!!

    ResponderEliminar
  63. Por favor!! Q le paso a Anna!! Me estoy comiendo las uñas por saberlo!!

    ResponderEliminar
  64. lia estas matando mis nervios y la poca cordura mental que me queda!!!! jejejeje el libro va cada vez mejor!!

    ResponderEliminar
  65. metio la pata otra vez?! awwww tenia que ser Adam, que ganas de saber que paso... amor-odio amor-odio ese hombre es un fogoso y sexy problema :3 el paréntesis me hizo acordar del prólogo, así que me quede O.o , me gusto porque por lo menos nos damos la idea de lo que sintio Adam ♥ gracias por eso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PD: Amo tu blogger theme ♥ lo hiciste tu? awww me encanta, ya quisiera poder hacerlo pero no hay muchos tutos sobre dreamweaver asi que ando aun gateando con el html o el css :3 hermoso!

      Eliminar
  66. Acabo de terminar PEAD ayer en la noche y dije "Basta de desvelarme" Pero rayos no tenia que hacer y me arriesgue Asi que empece a leer POAD y en lo que llevo me estoy enamorandoooo*-* me encanta como escribes, esta historia la conoci por una pagina de beliebers que adaptan novelas, apenas iban en el capitulo 10 y ya no aguantaba xD asi que busque la novela y la encontreee, pero tendre que seguir esperando para terminarla*-* porfavor no tardes que yo y tus demas lectoras estamos igual de ansiosas, PD: Hoy sabado ¿subiras capitulo?
    MUCHAS GRACIAS POR ESCRIBIRLAAA*-*

    ResponderEliminar
  67. Hace mucho lei PEAD y si que quede enamorada, que digo enamorada, sin saber que existia una segunda parte me habia obsesionado de adam! A veces sueño con el jajaja, es una locura! De verdad que amo como escribes, si llegas a publicar un libro estare alli para comprarlo, la creatividad que tienes para los personajes y las situaciones, ademas de saberlo plasmar, felicidades<3

    ResponderEliminar
  68. WHAAAATT?! Lia me matas con esto!! cada vez estoy peor!! Sino fuera porque hay un capítulo después esperandome no viviría -eso y que espero más cosas en un futuro xd- pero qué capítulo!!! En serio!! Casi lloro junto con Nicole y luego...luego lo de Anna!!! Que rayos? No...no me voy a leer el capítulo 8, luego nos vemos xd

    ResponderEliminar
  69. Wow precisamente estoy leyendo Forbidden, el libro que dice la frase final, QUE COINCIDENCIA! Ahora voy a respirar y tranquilizarme..... !¿POR QUE SE FUE ANNA?! ¡¿POR QUE HACE SUFRIR DE ESA MANERA AL POBRE DE ADAM?! estoy desesperada!!

    ResponderEliminar
  70. Csm!! ¡¿Que paso?!
    ¿Te conté que leo como si to fuera Ana?
    Awwww ante cuando Nicole <3 dijo que no se casaria con Zayn y no sería la señora Styles ¡Obvio yo asestó sur la única señora Styles!
    Nooooooo ¿que fue? 💔💔💔💔💔💔 </3
    Siguela Besos :*

    ResponderEliminar
  71. Hola Querida! Llevo rato leyendo tu historia pero nunca me dí a notar :/ Te quiero felicitar por tan grandiosa facilidad de la escritura que Dios te dió :) sigue así pequeña, has logrado drogarme (por no utilizar otra palabra) con esta historia :) Es Asombroso todo esto que escribes! NIÑA ERES UN REGALO :3 ahh y soy panameña, Gracias por todo esto en serio :) Saludos :$

    ResponderEliminar
  72. Este capitulo estuvo lleno de muchas emociones, pobre Adam, que paso con Anna espero que en el siguiente cap este la respuesta.

    ResponderEliminar
  73. Oh! Lia siempre logras dejarme en suspenso, quiero seguir leyendo, adoro cuando narras la historia desde la vista de Adam!!! Gracias...

    ResponderEliminar

Gracias por sus valiosos comentarios :)

© Delirios de una Adicta al Chocolate All rights reserved | Designed by Blogger Templates