Capítulo 5 - PFQMG

Primero que nada, lamento la enorme espera... estuve en exámenes horribles y pesados


Por eso no me vieron mucho por aquí o en el foro. Descuidé totalmente los capis que tengo por subir...
pero ya salí!!!
Trataré de ponerme al día y postearles algunas cositas que me han estado pidiendo tan insistentemente.

Y ahora los dejo que disfruten:
(Sugerencia para aquellos que aman leer escuchando música.
Canción que acompaña a este capítulo: Say you like me )



5
Cómo fue que acepté tu propuesta indecente



El aspirante de vaquero luce terriblemente asustado con mi arranque de ira. Las marcas de mi mano todavía son visibles a través de su mejilla sin afeitar. 

Tiene ojos color miel y un cabello claro que cualquier chica envidiaría. No recuerdo mucho de él, tal vez que me alimentó y que no se aprovechó de mi estado drogado para hacer cosas sucias conmigo… aunque se hubiera aprovechado solo un poco… digo, es guapo y… Inmediatamente corto los pensamientos y niego con la cabeza. 

—¿Para qué tu amigo quiere una cita conmigo? —le digo al chico guapo #1 parado a su izquierda. Adam. 

Él se ríe y luego eleva sus cejas. 

—Voy al grano —dice cruzándose de brazos, apuesto a que tiene más tatuajes escondidos bajo su camiseta—. A él… 

—Adam, no —lo interrumpe el otro—. Mejor olvidemos todo esto, no creo que… 

—Existe una posibilidad de que la rubia a la que vio era Mia, simplemente haz la propuesta y luego veremos. 

Puedo ver que Key frunce el ceño y desvía la mirada. Aprieta tanto la mandíbula, como si evocar un pensamiento de la tal Mia fuera igual de doloroso a amputarte un miembro del cuerpo. 

Pobre, la chica tuvo que haberle roto el corazón para que se encuentre en ese estado. 

—Esto no va a funcionar —refunfuña él. Patea una de las llantas de su vehículo y al siguiente minuto saca un cigarrillo del bolsillo trasero de sus pantalones, lo enciende y se lo lleva a la boca para darle una calada. 

Me cruzo de brazos. 

—¿Qué quieren conmigo? Y no me digan que simplemente una cita. 

De repente siento miedo. ¿Y si son ladrones? ¿Traficantes de órganos? Últimamente el abuelo le ha dado por ver noticias (se debe más a que le gusta la presentadora que la emoción de ver lo que sucede alrededor del mundo, pero bueno) y hay demasiados casos de traficantes de órganos como para que me sienta segura con dos completos desconocidos. 

—De acuerdo —dice Adam— vamos al punto. A él lo dejó su novia hace meses atrás, ella se fue a Berlín a estudiar en alguna escuela de música... 

—No te atrevas a decirle —lo silencia su amigo. 

Pero de igual forma Adam continúa: 

—Esa misma noche él fue a casa de ella a decirle que reconsiderara las cosas; entiende que él está considerablemente enamorado de la chica... 

—¡Adam! —Key bota su cigarrillo en el suelo y cierra los puños como si fuera a golpearlo. 

—¿Te arrastraste ante ella? —es imposible que no lo diga. 

Key se vuelve de un tono rojo, puede que esté avergonzado o solo está furioso. 

—Esto es estúpido. No pienso hacerlo, vámonos. 

—Completamente arrastrado —dice Adam, ignorando a su amigo— una vez que llegó a su casa, ella estaba en la cama con otro hombre; con el que era su psicólogo. 

Abro la boca y luego la cierro al ver la mirada que Key me lanza. 

No hay duda de que este chico es el mismo al que le lamí la mejilla... y ojala que no otras partes. 

—Dijiste que la ama —digo de repente—. En tiempo presente. 

—No la amo, la amé —se defiende el Sr. Vaquero que bota sus cigarrillos al suelo. 

—¿Y qué tengo que ver yo en todo esto? 

Es Adam quien responde por él. 

—Mia, su ex novia, vino de vacaciones por una semana y la pequeña perra pidió verlo. Ella es algo posesiva con él. 

—De nuevo... ¿qué tengo yo que ver con esto? 

—Ocupamos a una chica que pretenda ser su novia al menos por unos minutos. 

—Y... ¿qué tengo yo que ver con esto? —pregunto más lentamente. 

¿Acaso este chico no es capaz de pedirle a alguien más que finja ser su nueva novia? ¿Siquiera ha tenido otra novia aparte de ella? 

—Pues... La mayoría de chicas con las que trata aquí, mi amigo, son del mismo círculo que la conocen a ella. Serían incapaces de ponerse en su contra. 

—¿Y qué es lo que me hace diferente? 

—Que ninguna te conoce, no tendrías nada que perder por salir conmigo —responde Key. 

Me detengo a observarlos a ambos. 

—Están locos —digo finalmente—. No voy a hacer eso, no quiero ser parte de su telenovela. Apuesto a que hay muchas que estarían dispuestas a hacerlo. 

Y dicho eso me doy la vuelta y comienzo a caminar, dando esta noche de citas por perdida. 

Antes de que pueda llegar más lejos, un brazo envuelve el mío y me impide seguir mi camino. 

—Por favor —es el chico vaquero—. Estoy desesperado, y si soy honesto, sé lo patético que estoy siendo al contratar a alguien a quien ni siquiera conozco, pero... ninguna de las otras tres chicas, a las que les pedí el favor anteriormente, aceptaron. Por favor, acepta ser mi número cuatro. 

Doy un resoplido y aparto la mirada. 

Sinceramente él es guapo, su cabello es claro y sus ojos me inspiran confianza. Se mira pulcro y presentable, no parece ser alguien que esté dispuesto a sacarme los pulmones con tal de venderlos en línea. 

Suspiro. 

—No, lo siento. No te conozco lo suficiente... —giro de nuevo e intento apartarme de su agarre pero no me quiere dejar ir. 

—Te pagaré —susurra la última parte. 

Mis orejas se alzan, captando y registrando lo que él acaba de decir. 

—¿Cuánto me vas a pagar? —¡Hey, no te atrevas a culparme! Con dinero baila el mono, y este mono no es la excepción. Mi papá está trayendo menos provisiones a la casa, y mi abuelo se auto jubiló a los treinta y ocho años. Tengo dos hermanos menores que cuidar y una renta que no se paga sola. 

—Te pagaré lo suficiente como para que vivas cómodamente durante dos meses. 

¿Dos meses? 

—¿Solo por una noche, verdad? 

Él asiente. 

—¿Y no tengo que hacer nada desagradable como besarte o actuar como una estúpida chica llavero? 

—¿Chica llavero? 

—Sí, como esas chicas que solo se cuelgan del brazo del chico y son incapaces de pensar por sí solas o saber lo que les gusta. 

—Para nada. 

—Muy bien... ¿cómo sé que me vas a pagar todo a tiempo? 

Él rueda sus ojos y saca otro cigarrillo del bolsillo de sus pantalones. 

—Te daré la mitad ahora, y la otra después. 

—De acuerdo —acepto tentativamente—. Y ni siquiera se te ocurra hacer algún movimiento conmigo… soy ruda y puedo defenderme sola. Además, tengo gas pimienta en mi bolso… 

—Lo sé —dice él, pasándose una mano por su mejilla ligeramente golpeada. 

—Lamento lo de tu mejilla —digo vagamente. Luego frunzo el ceño y hago una mueca—¿Sabes qué? No, no lo lamento. Eso fue gratificante. 

Él agranda los ojos y se aleja un poco de mi lado, temeroso por si me da otro arranque de ira obsoleta. 

—De todas formas, ¿cuál es tu nombre completo? Si se supone que vamos a fingir una relación entonces tengo que saberlo —digo viéndolo sospechosamente. 

—Key Miller —él estira su mano para tomar la mía. 

—Ri... —me detengo, estuve a punto de decirle el real—. Andrea Cipriano. 

Y es ahí cuando lo veo, las pequeñas piezas comienzan a girar en su cabeza, encajando unas con otras. 

—¡No puedo creerlo! ¡Eres la chica loca que casi atropello! —grita en estado de shock. 

—¿Chica loca? 

—¡Claro! Por eso te me hacías conocida. 

—Wow, sí que te tardaste en descifrarlo. Definitivamente es por eso que los hombres tienden a ser más propensos al alzhéimer que las mujeres, son unos olvidadizos. 

—Oye, tu nombre no es Andrea, ¿verdad? 

Atrapada en mi propia mentira. Mierda. 

Miro hacia otro lado, con mis mejillas rosas llenas de vergüenza. 

—Cipriano… —Key se rasca la barbilla y luce pensativo—. Me dijiste que ese era el nombre de… ¿un cantante? ¿Un actor? ¿Modelo? Agg, no recuerdo. 

Resoplo, agradecida porque no recuerde. 

—Alzhéimer, lo digo. Apuesto a que si te pregunto mi nombre de aquí a dos meses ni siquiera vas a recordarlo. 

—¿Quieres apostar? Te buscaré dentro de dos meses y te llamaré por tu nombre. El perdedor será esclavo del ganador, durante todo un día. 

Sonrío con confianza. 

—Claro —digo. No hay manera de que vuelva a ver a este chico después de dos meses así que igual acepto. ¿Cuáles son las probabilidades de encontrármelo otra vez? 

—Por cierto, ya sé qué Cipriano eres —dice finalmente— ¡como el protagonista de un libro! Sinceramente no sé qué le ves de atractivo a un chico ficticio. 

—No es un chico, es un ángel… 

—Caído, lo sé. Mi hermana y tú tienen la misma obsesión y gustos en chicos que no existen. 

—Para que sepas, esos chicos ficticios son más reales que los de carne y hueso como tú. Ahora bien, dime de una vez por todas qué tengo que hacer para ganarme mi dinero. Dijiste que sólo por esta noche... y no pienso llegar de madrugada a mi casa así que… 

—Bien. Solo quiero que luzcas bonita y no te dejes intimidar por Mia… 

—Espera —interrumpo—, ¿a dónde precisamente vamos? 

—A mi casa… al cumpleaños de mi mamá. 

—¿Qué? ¿Estás drogado? ¿Me vas a presentar a tu mamá? 

Él se encoge de hombros y tiene la delicadeza de hacerlo con fluidez. 

—¿Ya le diste las buenas noticias? —dice Adam haciendo acto de presencia tras nosotros. 

—Ustedes están locos —vuelvo a repetir— ¿Seguro que no son ladrones? 

Adam se echa a reír. Estrecho mis ojos mientras me cruzo de brazos, abriendo lentamente mi bolso y tocando con los dedos el lugar en donde siempre coloco mi gas pimienta. 

—No somos ladrones —dice Adam, levanta la mano como niño explorador haciendo una promesa y luego obliga a Key para que haga lo mismo. 

—Eso es precisamente lo que diría un ladrón —resoplo—. Bien, lo haré por el dinero. Acepto la propuesta indecente de actuar como una chica llavero y lucir bonita y calladita. 

Dejo caer mi gas pimienta en su lugar. 

—Perfecto —dice Adam—. Si todo está arreglado, tengo que irme. 

—¿Qué? ¿Tengo que soportar al chico con complejo de vaquero yo sola? 

—Oye, entre los dos, él es el más peligroso. Yo me veo como un cordero a su lado —se defiende Key. 

Yo ruedo los ojos. 

Adam se despide, riéndose a carcajadas cuando le lanzo una última mirada desesperada. Obviamente sé que me voy a arrepentir de esta noche, yo y las mamás, no congeniamos muy bien. 

—Sólo para que lo sepas, amigo —le digo a Key una vez que me subo a su auto con olor varonil y a esencia de canela— no soy una chica que se lleve bien con las madres de las demás personas. Mi propia relación con mi madre es prácticamente inexistente, así que no esperes mucho de mí. 

—Lo único que espero es que no termines golpeándole la cara a alguien, y que por favor actúes como si me amaras obedientemente hasta la muerte. 

—Pfft. ¿Quién crees que soy? ¿Tu sumisa? No te hagas muchas ilusiones o terminaré diciéndole a tu madre que tienes un fetiche por hacerlo en los baños públicos. 

Aprieta su mandíbula; en un principio creo que es porque está enojado por mi comentario, pero después noto cómo sus hombros se sacuden para evitar reír. 

Yo sonrío triunfalmente. 

Tal vez la noche no esté perdida después de todo… O al menos eso creo, hasta que la lluvia comienza a caer inundando las calles. 



**** 



Lo primero que hice al bajarme del auto fue caerme de bruces contra el suelo, haciendo un ruido como de succión cuando intento ponerme en pie y resbalo de nuevo gracias al lodo bajo mis pies. 

Key empieza a reír y no puede detenerse al ver mis fallidos intentos. 

—Ahora es buen momento para actuar como caballero y ayudarme —le digo con voz cortante. 

Finalmente se mueve y me ayuda a ponerme en pie. 

—Mmm… Tenemos un problema —dice calmadamente. Tan calmadamente para un chico que se viste como vaquero pero que escucha música de Thirty Seconds to Mars. 

—¿El qué? 

—Tu pantalón se rompió. 

—¿Cómo? —Me alejo de sus brazos que hacen el intento de no dejarme caer. Comienzo a revisar mi pantalón, de adelante hacia atrás. 

—¿Dónde está? —le pregunto aun revisando. 

—Mmm, está en tu trasero. Llevas bragas marrones. 

Un sonrojo quema mis mejillas y amenazan con carbonizarme viva. 

—¡¿Qué?! ¡Deja de ver mi ropa interior! 

Llevo mis manos hacia mi trasero y trato de ocultarlo como puedo mientras hago equilibrio para no caer. 

—Lo siento —dice él—, entremos para que pueda prestarte ropa de mi hermana. 

La lluvia sigue cayendo levemente, lo suficiente como para empapar nuestras ropas y hacer más notorio la rasgadura en mi pantalón. Estamos fuera de la casa… no, espera, esto no es casa, es mansión… no, tampoco, es castillo… Nop, mejor aún, ¡es un palacio! 

Sí, es un palacio por lo complejo de todo el lugar. Desde los jardines tan perfectamente diseñados, hasta las escaleras que nos conducen hacia la puerta principal. 

Incluso afuera se puede oír el murmullo de varias conversaciones y el sonido ahogado de una canción popular de Pink que suena en el interior. 

—No sé por qué ocupas mi compañía —le susurro—. Podrías haber pagado hasta por una super modelo por el sueldo que me vas a dar. 

—No quiero a una super modelo, necesito a una chica real que no se vaya a enamorar de mí por mi dinero… o bajo ninguna circunstancia. 

—Suenas como esos niños ricos de las novelas coreanas que veo. Me está costando no caer rendida a tus pies sólo para que me pagues un viaje a Australia y un tour para conocer a los canguros; no sé cómo voy a hacer para no enamorarme de ti, apenas y puedo despegar mis ojos de tu suculento cuerpo —sueno dramática, lo sé, él lo sabe, pero igualmente rueda los ojos y suspira como para llenarse de paciencia. 

—Entremos por el otro lado, tienes lodo en el cabello. Te llevaré a mi habitación para que intentes asearte, te ves maltratada. 

—Vaya, gracias por el cumplido. 

—De nada. 

Avanzamos silenciosamente por un pasillo secreto que se abre únicamente desde el exterior. 

Puedo escuchar la música aún más fuerte que antes, retumbando en las paredes a medida que nos movemos. Finalmente salimos y nos detenemos frente a una muy bonita escalera de vidrio. 

—Wow, recuerdo estas —digo vagamente. Parecen enormes y preciosos témpanos de hielo moldeados para que tomaran forma de peldaños y sirvieran como escaleras. 

Simplemente brillantes. 

—Sí, son mi orgullo. Oh, creo que mejor te presto mi camiseta —dice él mientras se apresura a quitarse la pieza de ropa en cuestión. Frunzo el ceño ante su brusco cambio de tema. 

—¿Qué…? 

—Por ahí viene mi hermana mayor. Se llama Pamdora pero todos le decimos Pam. Finge que no la conoces y todo estará bien —susurra en mi oído. Coloca su camiseta alrededor de mi cintura, para tapar la rasgadura que hay en mi pantalón. 

—¡Key! Mamá te ha estado buscando por todos lados. Es hora de partir el pastel y quiere que salgamos con ella en la foto oficial… Oh, ¿quién es la chica? —Pamdora se detiene frente a nosotros. Ciertamente la recuerdo porque ella fue quien me encontró aquella mañana cuando la rubia oxigenada comenzó a gritarme. 

—Ella es… —Key vacila antes de decir mi nombre. En el auto le pedí que me llamara Andrea, no sé por qué ahora le cuesta recordarlo—. Rita, mi novia. 

Pam agranda los ojos y me mira con renovadas ganas. 

Yo trago saliva mientras hago el intento por no darle una patada en la espinilla a su hermano menor. Mi nombre me recuerda a todas las malas cosas en casa cuando mi mamá desapareció sin decir nada. Me recuerda a mi padre desesperado, llamándola con todas las fuerzas para que ella no se fuera. Lo odio, es un nombre nefasto. 

—¿Novia? ¿Mi hermanito menor ya tiene novia? —Ella estrecha los ojos, evaluándome de pies a cabeza. 

Pam es bajita, bastante bajita. Me hace parecer más alta de lo que soy. En el trabajo tengo una amiga que me llega hasta los hombros, pero aún así ella es más alta que la hermana de Key. Anna se pondrá feliz cuando le diga que hay una chica más enana que ella. 

—Mucho gusto —trato de sonar cortés—. Al parecer soy Rita —le lanzo una mirada asesina al chico a mi lado­ mientras lo digo—, es bueno conocerte al fin. Tu hermano habla mucho de ti. 

—Cosas buenas, espero. 

—Muy buenas. Qué bien que estés de acuerdo con todo lo del intercambio de parejas. Al principio pensé que Key era un pervertido, pero la verdad es que cuando me intercambia por Rony siento verdaderamente el amor que me tiene. Es fabuloso que aceptes su estilo de vida. 

Ella se separa de mí para ver de forma criminal a su hermano. 

Key tiene las mejillas rojas. Aparta la mirada y trata de tomarme del brazo pero yo lo evado. 

—¡Haces intercambio de parejas con Rony! —grita su hermana—. De toda la gente, ¿por qué con él? 

Me pongo algo intranquila. La verdad es que me inventé el nombre, no sabía que ambos conocían a alguien que de hecho se llamara así. 

—¡No hago intercambio de parejas! —dice Key. 

—¡Lo sabía! Un chico que ha sufrido un trauma como el tuyo, termina afectado en su vida sexual para siempre. Increíble. 

—Deja de aplicar tus teorías psicológicas conmigo —grita él—. Rita solo está jugando contigo, ella no sabe ni siquiera quién es Rony. No lo conoce. 

Oh mierda. Sí hay un tal Rony. Yo y mi gran boca, pero no puedo parar cuando digo: 

—Claro que sé quién es Rony. Key me hace llamarlo papi cuando estoy cerca de él. 

—¡Mierda, Rita! —Key grita y me jala del brazo— ¡No es verdad! 

Su hermana abre la boca y suelta un jadeo profundo. 

—¡No es cierto! —Ella se lleva una mano al pecho. La pobre parece que le fuera a dar un ataque de apoplejía. 

—Vámonos de aquí —Key me lleva hacia las escaleras, camina rápido mientras su hermana sigue en shock en la planta de abajo. 

—¿Cómo se te ocurre decirle esas cosas a mi hermana? En serio estás loca. 

Sorprendentemente empiezo a reírme. 

—No sabía que conocías a un Rony —le digo cuando paro de reírme—. Lo siento, no pude detenerme. No cuando quedamos que sería llamada Andrea, y luego vienes y le dices que me llamo Rita. 

—Si le digo que tu apellido es Cipriano, se va a reír en mi cara. 

—¿Y qué? ¿Crees que el apellido Cipriano no existe? En el mundo deben de haber varios, sino cientos de personas que tengan el mismo apellido. Además, solo quise ponerle algo de condimento a nuestra relación. Déjame disfrutar ser alguien más al menos por esta noche. 

—¿Alguien más? ¿Quién quieres ser entonces? 

—Bueno… si algún día alguien llega a preguntar sobre esta noche, les diré que te llamas Heraldo y que me besaste sin control. 

Key eleva una ceja. 

Finalmente nos detenemos frente a una puerta de color blanco que asumo es su habitación. 

—¿Por qué Heraldo? —pregunta una vez que estamos dentro. 

—Porque un chico guapo no lo puede tener todo en esta vida. Sería injusto que tuvieras el paquete completo: cara, bolsillo y nombre perfectos. 

—¿Estás diciendo que soy atractivo, adinerado y con nombre caído del cielo? 

—Eso no es lo que dije, pero de todas formas ya lo sabes, no voy a inflar tu ego. Oye, ¿entonces no has tenido otra novia después de la que te dejó hace meses atrás? 

—¿Por qué piensas eso? 

—Porque tu hermana se llevó la sorpresa de su vida cuando le dijiste que yo era tu novia. 

Él suspira profundamente. 

—No quiero involucrar mi corazón con nadie, no he traído una chica a casa desde lo último que me pasó, ¿contenta? Ya lo dije. 

—Lo entiendo —para mi pesar, es cierto, lo entiendo—. Yo tampoco soy muy buena confiándole mi corazón a la gente. Culpo a mi madre de eso. 

—Dime una cosa, ¿por qué odias tanto tu nombre? Al menos tiene carácter. 

No puedo evitar hacer una mueca. 

—De nuevo, culpo a mi madre. Tiene el mismo. Ella nos abandonó a mi papá y a mí desde que estaba pequeña. Realmente cualquier relación con ella está rota, y el sentimiento es mutuo. 

—Juh. 

—Sip. 

Después de un incómodo silencio, Key finalmente sale de la habitación y me busca algo de ropa de su hermana. Entra unos minutos después, mientras estoy haciendo el enorme esfuerzo por no curiosear entre sus cosas. 

—Esto te puede quedar —me pasa una blusa blanca descubierta de los hombros (una pieza bastante interesante y bonita). Algunas medias negras y una falda realmente pequeña de color gris—. También estos, dice mi hermana que combinarán con el atuendo. 

Y entonces me enseña unos hermosos zapatos rojos de tacón alto. 

—Son perfectos —susurro y los tomo. Los froto contra mi pecho y empiezo a acariciarlos. 

—Nunca entenderé el amor de una chica por los zapatos —escucho que dice mientras comienza a desabrocharse los jeans. 

—¿Qué haces? —le pregunto cuando veo que comienza a sacarse la ropa—. Dije nada de contacto físico, todavía tengo mi gas pimienta. 

—Esto no es contacto. Ni siquiera te estoy tocando, simplemente no me gusta tener la ropa mojada. Si no quieres ver, date la vuelta. 

Aun con los zapatos rojos en mano me siento a orillas de la cama y cruzo una pierna. 

—Quiero ver —digo cínicamente. Pero es cierto, quiero verlo entero. Es más guapo de lo que creí. 

Trago saliva mientras noto cómo su pecho se mueve cuando se ríe de mí. 

Él se pone algo tímido pero se le pasa rápidamente, y reanuda la tarea de quitarse la ropa. 

—Empiezo a olvidar con quién hablo —dice cuando nota que no dejo de verlo—. ¿Siempre has sido así de loca y o…? 

Es ahí cuando escucho que alguien abre la puerta de la habitación y entra apresuradamente. 

A Key no le da mucho tiempo saber quién es porque dice inmediatamente: 

—¿Mia? 

Entonces veo a la rubia que lo ha tenido sufriendo durante tanto tiempo. 

Lo primero que noto es que es hermosa, y efectivamente, ella es la que me estuvo gritando aquella mañana cuando me desperté en este mismo cuarto. 

Tiene un increíble cabello lacio y rizado en las puntas. Su ropa está bien combinada y pulcra. Hasta sus uñas, pintadas de un rosa pálido, son perfectas. 

—Qué bueno que logro verte al fin —dice sonriendo. Ella aún no se percata que yo estoy también en la habitación porque el cuerpo de Key me cubre lo suficiente—. Quería hablar contigo y nunca pude verte en privado. 

—¿Qué quieres? 

—Yo… lamento cómo las cosas terminaron entre nosotros. Realmente quisiera que volviéramos a ser al menos amigos. Sé que traicioné tu confianza pero… —finalmente ella me nota detrás de él y hace una mueca que pronuncia unas cuantas arrugas en su frente—. No sabía que tenías compañía. 

Su voz, en la última frase, se escucha aguda. Supongo que Key no lo nota, pero realmente el tipo tiene esta cara imperturbable y está serio. 

—Estoy acompañado, como puedes ver —dice él, señalándome con un dedo—. Ahora, si nos podrías dejar a solas… 

—Oh. Claro —Ella posa sus ojos en la bragueta semi abierta de Key, y agranda los ojos en mi dirección, notando la ropa mojada que llevo puesta. 

Se da la vuelta, no sin antes darle una sonrisa tímida a él, y sale de la habitación, cerrando la puerta tras ella. 

Key suspira al mismo tiempo que yo. 

—Puedes cambiarte en el baño —dice rascándose el cuello—. Tenemos que bajar pronto a la fiesta. 

—¿Todavía es necesario que vaya? Al parecer ya cumplí con la misión de que tu ex novia te vea conmigo. 

—Eso no es lo único que quiero que hagas. Necesito que sea como una realidad. 

—Una falsa realidad —aclaro. 

Él asiente y suspira de nuevo. 

—Quiero el servicio completo —dice después de unos minutos. 

—¿A qué te refieres…? —Dejo mi oración en el aire cuando noto que él se acerca peligrosamente desde mi posición. Luego se inclina como si quisiera darme un beso y mi cuerpo entero tiembla con horror. 

Me aparto de un salto. 

—¡Oye, vaquero! Recuerda lo que dijimos: nada de contacto físico, y besarse incluye contacto. 

Una sonrisa le abarca toda la cara mientras me mira de manera divertida. 

—No seas tan presumida, no iba a besarte. Estás sentada sobre mi camisa y no quiero que tu trasero lodoso la ensucie. 

Veo la camisa en cuestión, y él la toma para apartarla de mi camino. No es la primera vez, ésta noche, que me siento tan estúpida.


Comentarios

  1. http://3.bp.blogspot.com/-fTvdRqzgr50/UVnj1lWXa_I/AAAAAAAACag/7Z3eZUoaqsU/s320/excited.gif

    Esta imagen describe como me sentí cuando vi tu publicación!! casi me da el tramafaz!! Gracias a la décima potencia!! y de <3 espero que te vaya excelente en tus resultados!! y no nos dejes tanto tiempo :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaj XD ya vi la imagen!! :O
      Como dije antes: eres la fan #1 de Rita y Key!! jaja :D Yo también espero que me vaya bien :/
      Lamento dejarlos tan solos durante tanto tiempo... cosas que pasan ._.

      Eliminar
    2. Ohh eso es un HONOR!! La fan No.1 *conteniendo las lagrimas* gracias Lia!! no pues ni como negarlo en general tu escritura me tiene obsesionada, ame mucho a Adam pero la historia que estas manejando con Rita y Key es PERFECTA!! Ese tipo de historias me atrapa muchisimo!!

      No hay gracias suficientes y espero que los Dioses del olimpo recompensen tu bondad al compartir tu talento con las simples mortales y se refleje en tu calificaciones!!

      Eliminar
  2. Hola Lia...Soy Sky de LdC, la de aqui de tu pais, hay estoy emocionada de que ya se hayan solucionado tus problemas de internet, chica estaba ansiosa por leer. asi que me paso por aqui para seguir acosandote y para felicitarte una y otra vez porque me fascinan tus historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sky!!!! como estás?
      Gracias por pasarte :D Sip, he estado desaparecida -__-
      Espero regresar pronto... es que cada vez surge algo nuevo y simplemente me estreso!! grrr... jeje pero ya mejor. Lista para traerles capis!!!! ^^

      Eliminar
  3. HOLA lia soy alba de LDP y dios!!! ME ENCANTA!!! mas uqe prohibido enamorarse de Adam Walker y por dios YA QUIERO SABER QUE VA A PASAR!!!!! por dios estoy sintiendo que Rita va a sufrir y que Mia la va a putear(perdon por la palabra) muchísimo
    PD:solo espero que Key los tenga bien puestos y no se deje engañar (pero presiento que va a volver con Mía)
    Saludos :) Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :O en serioo?? wow, ya van dos que me dicen lo mismo (Iris y tú) Que emoción que te guste ^^
      jeje confieso que últimamente le estoy dedicando más tiempo a esta que a la de Adam... estaba pensando darle un descanso de unas semanas -__-
      Tú si eres buena presintiendo cosas ñ_ñ
      Por cierto, me pasé por tu blog (disfrutando the vita) y no pude evitar ver que hay una reseña de tu fic!! Yo quiero leerlo, no seas malita y comparte el documento TT___TT Todo el foro de LdC está desesperado porque publiques algún día al menos un capi!!
      Vaaaamos Alba, Albita bonita? Siiiii? Anda? TT___TT no nos dejes con la curiosidad!!!
      jeje Ahora soy yo la que acosa ^^ jaj
      Un saludote, querida!
      Besos!

      Eliminar
  4. Jajajajajaja siempre consigues sacarme una carcajada bueno mas de una con cada cap. enserio eres demasiado buena escribiendo y suerte con las calificaciones...esperando con ansiad es sig capitulo espero sea muy extra largo jajajaj besooooooooos xoxoxox xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Naty!!! ^^
      Yo también espero que el próximo sea largo y completo... hay muchas cosas que debo tratar -__-
      :D Un enorme saludo para ti!
      Besos!

      Eliminar
  5. HOLAAAA, soy annie de LdC
    LIA, MUJER que que me tienes con cambios de humor, paso de llorar a reir, ME ENCANTA COMO ESCRIBES
    <3 .<3
    ESTOY OBSESIONADA CON TODOS que no paro de querer mas y mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Annie!!!! :D
      Qué ambisiosa XD naa, aquí todos somo igual... bienvenida!!
      Es un placer leerte por aquí también!! Gracias por tus comentarios :) los aprecio enormemente!
      <3

      Eliminar
  6. NECESITO OTRO CAPITULOOOOOOOOOOOOOOOO O VOY A ENLOQUECER!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja Tranquila, estoy preparando el POAW ahorita, luego avanzo con este :3

      Eliminar
  7. Otro capítulo más de este Porfavor! X.x

    ResponderEliminar
  8. Por favor u capitulo más de este.

    ResponderEliminar
  9. necesito el siguiente capitulo!!!

    ResponderEliminar
  10. ¡¿Para cuándo el siguiente?! Quiero saber cómo acaban estos dos :D

    ResponderEliminar
  11. :'( Necesito más capítulos... En serio, voy a enloquecer si no los leo pronto... Por favoooooooooooooorrrrrr!!!!!!!!! :3 (Realmente estoy enganchada con todos tus fic) :3 :P

    ResponderEliminar
  12. Me encanto todo !!! casi muero de la risa! espero que la sigas pronto!!! besos

    ResponderEliminar
  13. nbdhjasgdsbvguicaskl hermoooosooo!!!! <3 o por dios soy adicta a esta pagina!

    ResponderEliminar
  14. Ahhhh enloqueceré, estoy atrapada por esta historia. Necesito más capítulos


    ResponderEliminar
  15. ¡Un momento Vaquera!
    Éste es el ultimo capitulo oh my gosh.
    En serio yo...
    ME ENCANTO. Ya estaba preparándome mentalmente para No dormir nada y seguir leyendo
    Pues Key me encanto tan tierno :3
    Pero quien se lleva las palmas sería Rita es tan... tan yo xD bueno no me subo el ego
    aun no supero la emoción de encontrar a una protagonista que me haga reír en vez de morir del coraje.
    Digo que es como yo porque es simplemente Dramática, ocurrente
    La ame.

    Aun no leo por completo PEAW y me emocione cuando
    Adam hizo su aparición me dejo sin palabras. Esta Hora me la pase más que bien, debo lucir como una niña
    contando todo lo que sucedió en su día.
    Espero fervientemente que continúes en ello y por supuesto me tendrás comentando. Sé que me salte unos capítulos sin comentar pero la urgencia por ver que pasaba me tiene loca.
    Insisto un Mega abrazo y gracias por compartir tu trabajo.

    Agradezco haber leído esa reseña que me trajo hasta aquí.
    (:

    ResponderEliminar
  16. hahahahahahaha me mata lo que le dice a su hermana que ingeniosa es Rita hahahahhaha :D

    ResponderEliminar
  17. Rita es genial,va para mis personajes favoritos *_* la adoro.
    Y el chico vaquero,Mmmmm chocolate :3 #TeamKadam

    ResponderEliminar
  18. Ame a Rita en PEAW, pero ahora la amo maaaaas *-*

    ResponderEliminar
  19. jajajajjajaja Heraldo como el diario aquí en Honduras? mueroo de la risa con tu escritura! desde que empezé no puedo parar de leerlo!

    ResponderEliminar
  20. jajaja, quede impactada... y con una sonrisa....gracias

    ResponderEliminar
  21. jajajaja dioses del olimpo.. si que es sinica mia. enserio quien diria eso de amigos. por dios hay que estar pero si bien podrida del cerebro.


    gracias LIA

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por sus valiosos comentarios :)

Entradas populares