24 septiembre 2013

Prometo fingir que me gustas - Capítulo 4

Y, bueno, como le prometí a cierta chica: aquí está el segundo capítulo del día!


4

Cómo no pudiste reconocerme


Ella

7 meses después...



Odio mi nombre. 

Es corto, no apropiado para mis diecinueve años de edad, y en algunos países ni siquiera sabrían cómo pronunciarlo correctamente. 

Pero la razón principal de odiarlo es porque mi madre tiene exactamente el mismo; y no es que la odie a muerte, pero cuando tienes una madre que ha estado ausente desde que tienes memoria, definitivamente llega a cansarte. 

Pienso sobre esto mientras me encuentro llenando la solicitud en línea de una página web en donde tienes citas relámpago con más de diez chicos durante veinte minutos. No sé muy bien cómo puede llegar a funcionar eso pero hoy he decidido darle una oportunidad. 

Me siento como una perdedora justo ahora. Pero de igual forma sigo rellenando los datos que me piden: edad, estado civil, color real de ojos y cabello. 

Dejo para el final mi nombre, y en donde antes decía: Rita Fiorella Day, corrijo y pienso en algo más interesante. Hoy no quiero ser Rita, esta noche seré otra persona. Alguien con una vida colorida que no tenga que trabajar en un restaurante mediocre para poder pagar sus estudios y las facturas de un hogar desintegrado que incluyen a dos menores de edad, un padre alcohólico y un abuelo coqueto al que le gusta pedir esposas libanesas por internet como si fueran artículos de cocina que fácilmente se compran con tarjetas de crédito. 

Hoy seré Andrea. Una muy bonita asistente en una empresa ejecutiva, con un sueldo que va directo a mis gustos caros y mi exótico pasatiempo de coleccionar joyería con forma de animales (aunque las únicas joyas que poseo son de esas baratijas que venden a orillas de la calle). 

Sí, hoy seré Andrea, aunque me cuesta encontrar un buen apellido que dé con el nombre, y definitivamente no estoy usando el mío. 

Me paso la siguiente media hora investigando apellidos interesantes en internet, alguien que sea fácil de recordar y difícil de olvidar. Después de unos quince minutos más, doy con el correcto. 

Haré de ésta una noche especial. 





**** 



—Andrea Cipriano —llama la asistente con el corte de cabello igual al mío. 

Me muevo en mis tacones de diez centímetros y me paro frente a ella para que me ubique en una de las mesas en la que empezarán a desfilar una ronda de chicos con los que voy a hablar durante dos minutos, o al menos hasta que suene una campanita indicándome que el tiempo se acabó. 

—¿Tu apellido es italiano? —me pregunta la chica mientras me conduce hacia una mesa en el fondo. 

Yo me ruborizo y por un momento creo que me va a atrapar en mi mentira. Elegí ese apellido gracias a un libro que mi mejor amiga me regaló por mi cumpleaños y del cual yo me enamoré; el sexi protagonista se llama Patch Cipriano, y ya que soy miembro honorario del foro en línea "Violemos a Patch", decidí incluirlo en mis citas esta noche para que me dé buena suerte. 

—Sí —le respondo a la chica que aun espera por mi respuesta—, es italiano. 

—Yo soy de Italia. De Florencia. Es bueno ver más de mi gente por aquí —luego ella me dice algo en italiano que creo que es "ten una buena noche" o "por favor báñate con más jabón la próxima vez", igual le sonrío y asiento con la cabeza. Probablemente me haya dicho "hueles a excremento de pájaro" y yo simplemente lo acepté todo. 

No tengo ni la menor educación en cuanto a italiano se refiere. A mi papá le pareció una buena idea nombrarme Fiorella porque significa florecilla en italiano (yo era su pequeña flor) pero eso da hincapié a que muchas personas crean que debo tener familia por esas raíces. Es como Lucy Xiang, mi vecina de dieciocho años; la gente cree que, por su apellido y sus rasgados ojos al estilo oriental, ella automáticamente sabe hablar en mandarín. Lo cierto es que ella nació en el sur de Panamá y lo más cerca que ha estado de ser asiática es cuando miramos juntas los doramas coreanos en mi computadora y gritamos al unísono: ¡Aja, aja, figthing! 

Pero de ahí ninguna de las dos sabemos por qué la gente nos encasilla en ciertos estereotipos. Yo no sé más que decir hola y adiós en italiano, o Voulez-vous coucher avec moi, ce soir... Espera, eso es francés. 

La chica de cabello corto se va y una camarera de piernas delgadas me trae a mí, y al resto de solteras en las otras mesas, un vaso con agua. 

Inmediatamente tomo un trago para rogar que nada se salga de mis manos esta noche. 

Por lo general soy una persona controlada, observadora y calmada (como digna estudiante de administración que soy) pero tener citas a ciegas y fingir ser otra persona más, no es algo que haga todos los días. 

Es más, si no fuera porque mi abuelo insistió en que probara el fascinante mundo de las citas por internet, yo jamás habría tenido una así de improvisto. 





Cuando todas las chicas (en su mayoría mujeres con más de cuarenta años) están ubicadas en sus mesas, suena una campanita y se nos indica utilizar ciertas hojas para escribir la información sobre los chicos que nos presenten. 

Empiezo a hacer mis anotaciones cuando el primer hombre habla conmigo. 

*Demasiado viejo, definitivamente puedo ver que usa peluca. 

Pasan dos minutos y él sigue contándome sobre su interesante trabajo en la oficina postal. Gracias a Dios la mujer de cabello corto hace sonar la campana y me mandan al siguiente chico. 

*Muy introvertido, tiene mal aliento, mira demasiado hacia mi pecho y no a mis ojos. 

Pasan dos minutos, suena la campana y chico tímido se va. En su lugar llega un hombre de edad avanzada que me recuerda a mi abuelo. 

*Muuuuy mayor, ¿en serio revisan el historial de estos tipos? El último me pareció que era perteneciente a la mafia. 

Pasan otros tres chicos más, pero solo uno de ellos llama mi atención. 

Inmediatamente hago mis anotaciones: 

*Caliente, atractivo, guapo, caliente, llamativo... ojos verdes, hoyuelos. Peligroso, caliente. Sí escribí caliente tres veces. Cuatro. 

Su nombre es Adam. 

Domina todo su entorno como si le perteneciera. Se adueña de él. 

Es curioso cómo llama mi atención dado que no me gustan los chicos así de... ¿perfectos? Tal vez es porque entre más "perfección" más defectos le encuentro. Y definitivamente este chico tiene escrito problemas por toda la cara. 

Pero él es lindo, y me llama por mi nombre, o mejor dicho, por el nombre falso que elegí. 

—Hola... —dice posando sus ojos por unos segundos en la etiqueta adherida a mi camiseta— Andrea. 

—Hola Adam. 

La suya dice: Mi nombre es Adam T. Walker. Y escrito con marcador negro puso más abajo: para las nenas soy simplemente Adam. 

Vagamente me pregunto qué significará la T. 

—Eres bonita —dice repentinamente—, ¿qué hace una chica como tú en un lugar como este? 

Bueno, va directo al punto. Ignoro su frase comercial para enganchar con las chicas, y respondo lo más sincera posible. 

—Mi abuelo, él es fanático a estas cosas y me pidió que probara ya que conocer chicos con material de novio es prácticamente imposible si no hablas claro. Esta es mi manera de decir: "soy soltera y estoy interesada en ver cómo funcionarán las cosas entre tú y yo más adelante". 

Adam sonríe, pero es una clase de sonrisa melancólica y taciturna. 

—Hablar claro, ¿eh? 

Asiento con la cabeza. 

—Pero dime, ¿qué hace un chico como tú en un lugar como este? —le regreso su pregunta. 

Él se queda pensativo por unos segundos y finalmente, y apoyando los codos sobre la mesa, abre la boca para decirme: 

—Estoy acompañando a un amigo mío. 

Alzo una ceja y me preguntó si su amigo será igual de atractivo (o joven) como él. 

—¿Puedes guardar un secreto? —me pregunta. 

Asiento sin dudarlo. 

—Estaba esperando poder encontrarle una cita para esta noche. 

Apoyo los codos en la mesa al igual que él y lo miro fijamente. 

—¿Y por qué no vino él a buscar su propia cita? 

—Está afuera. Mira... —se pasa una mano por su cabello negro. Vagamente noto que tiene un tatuaje en su cuello, dice: Real Eyes Realize Real Lies en letra de caligrafía. Alzo una ceja y no puedo evitar la sonrisa que se forma en mis labios—. Mi amigo es muy tímido, él solo está buscando una buena chica que quiera cenar con él y pasar el rato. 

—¿Y por qué me escogiste a mí? Aquí hay más chicas, no solo estoy yo. 

Él recorre el restaurante con la vista. 

Luego dirige sus perforadores ojos verdes a los míos. 

—¿Cuáles otras chicas? Todas aquí, exceptuándote, sobre pasan los treinta años. ¿Entonces? ¿Qué dices? Salimos de aquí y lo conoces. Van al sitio de tu elección y decides si la cita valió o no la pena. 

Lo hacía sonar tan fácil. 

Pero no puedo simplemente perderme con su amigo, ¿qué tal si ellos eran traficantes de órganos y andaban en busca de mi páncreas, o mis riñones? 

—Si hablo con tu amigo, que dicho sea de paso no sé ni su nombre, ¿prometes que no van a secuestrarme y robar mis riñones o alguna otra parte de mis órganos internos? 

Adam se ríe con lo que dije, pero yo estoy siendo totalmente seria al respecto. 

—¿Robar tus órganos? ¡Cielos! Definitivamente un día de estos voy a usar eso como broma. 

Entonces alza una mano y deja su palma abierta como si fuera a chocar los cinco. 

—Lo prometo. Tampoco somos asesinos a sueldo, por si querías saber. 

—Mmm... ¿ladrones? ¿Estafadores? ¿De la mafia? 

—Nada de eso —dice. 

Me muerdo la lengua, concentrándome en pensar si será bueno hacer una locura como esa: irse con un desconocido y de repente tener una cita. Pero se supone que eso es lo que estoy haciendo justo ahora: estoy en una cadena de citas rápidas. 

Mis dos minutos pasan rápido, y pronto la campanilla para el cambio de pareja se hace sonar. 

Adam me mira por última vez antes de ponerse en pie. 

—¿Qué dices? ¿Sales de este lugar para conocerlo? —me pregunta señalándome la puerta de salida. 

Vuelvo a morder mi lengua, un hábito que hago mucho cuando me pongo nerviosa. 

Finalmente me pongo en pie, y tomando mi bolso, salgo del restaurante con Adam, para encontrarme con su supuesto amigo. 

—Oye —digo antes de que dejemos el local—, no me dijiste cómo se llama él. 

—Oh, su nombre es Key. 

Key. Suena interesante. Y más vale que sea guapo o este tipo me las va a pagar. 

—Solo para que lo sepas —le digo— llevo gas pimienta en mi bolso. No voy a dudar en usarlo. 

Se ríe mientras caminamos hacia la salida. Y es ahí cuando veo la monstruosa camioneta blanca en la que está recostado un chico de cabello cobrizo claro. 

Veo que Adam se moviliza hacia donde está él, y ambos chocan las palmas antes de presentarme. 

—Key, ella es Andrea, Andrea, este es Key. 

Me acerco un poco más para estrechar su mano, pero me detengo a medio camino cuando él estira la suya para saludarme: ¡Es él! 

Reconocería ese tatuaje de nota musical entre su dedo pulgar y el índice. 

Amplío bastante los ojos antes de hacer un sonido de ahogamiento con mi garganta. 

Parece que él también me reconoce, pero le cuesta ubicarme. 

—¿Te conozco de alguna parte? —me pregunta, nuestras manos siguen colgando en el aire, sin tocarse. 

De pronto, toda la ira y el resentimiento salen de mi sistema como un cohete con un rumbo fijo. 

Me adelanto a él y le planto mi mano en su bonita cara. 

Él se sorprende cuando le doy la cachetada, su boca se abre y mira a su amigo en busca de ayuda. 

—¡Idiota! —grito con desdén. 

Él boquea como un pez en el agua y veo lo perdido que está. Decido facilitarle las cosas: 

—¡Soy la chica a la que atropellaste hace un tiempo atrás! ¿Crees que no te reconocería, infeliz? 

Frunce el ceño y se pasa una mano por su corta barba. 

El tipo viste una camiseta a cuadros y tiene una faja con una hebilla enorme y con forma de cascabel. 

—¿Quién? Yo no he atropellado a nadie —dice de forma descarada—. Adam, te dije que buscar en este sitio era una mala idea. 

Él fulmina con la mirada a su amigo, y luego me mira a mí. 

—¿Cómo que no te acuerdas? ¡Estuve actuando como una idiota y una hazme reír todo el tiempo! Estaba tan drogada que apenas y recuerdo algo. Sólo sé que me desperté en una casa extraña, con una chica lanzándome agua y golpeándome en el rostro. 

Estoy consciente de que me encuentro gritando en las afueras de un restaurante, pero no puedo evitar pensar en ese día como si fuera ayer y no hace unos meses. 

Me había despertado desubicada y drogada. Mis ojos llenos de lagañas. Pero lo que sí noté fue a una chica rubia gritándome en la cara y lanzándome agua de algún florero. No recordaba cómo me había roto el brazo pero lo tenía envuelto en un cabestrillo. 

Mientras tanto, la rubia malhumorada decía: 

—¡Me acusa de ser una zorra cuando ha estado engañándome con esta cosa! —No entendía nada de lo que pasaba, más sin embargo sabía que la rubia estaba furiosa conmigo. 

—Oye, yo no te conozco, ni sé por qué estás gritándome. Solo... baja tu chillante voz porque me duele la cabeza. 

Ella resopló. 

—¿Dónde está ese jodido imbécil? Quiero decirle unas cuantas cosas... 

Entonces, de la nada, apareció una chica menudita que parecía más furiosa que la rubia. 

Solo esperaba que estas dos no se fueran a los golpes conmigo porque estaba en completa desventaja ¡no recordaba nada de lo que sucedió! 

Tal vez no debí tomarme dos cervezas en ese bar la noche pasada. Lo que no explicaba el por qué de mi brazo dolorido. 

—¡Lárgate, Mia! Rosie me llamó hace horas para avisarme que mi hermanito te encontró en la cama, gimiendo como perra barata en un burdel, con otro hombre. 

La rubia jadeó, y creía que estaba a punto de presenciar una pelea. Pero ella se fue del cuarto tranquilamente, claro, no sin antes lanzarme una mirada de advertencia. 

Cuando la menudita y yo estábamos solas en la habitación, ella me dijo algo que me descolocó: 

—¿Cómo hiciste para llegar al dormitorio de mi hermano? Creí que te había dejado en una de las habitaciones para huéspedes. ¿Eres sonámbula también? 

Me ruboricé, todos los tonos de rosado. 

—En primer lugar —aclaré— no tengo idea de lo que pasó anoche, juro que únicamente bebí dos cervezas. Mi resistencia son cuatro antes de caer borracha. Lo siento. 

—Oh, interesante. Supongo que por eso actuabas tan drogada con los medicamentos. 

—¿Drogada? ¿Medicamentos? 

Salí rápidamente de la cama, haciendo una mueca de dolor cuando mi brazo chocó contra la cabecera. 

—¿Entonces no recuerdas nada? 

Niego con la cabeza. 

Mi estómago estaba revuelto, sólo esperaba que no hubiera caído en manos de criminales. Pero ¿qué buen samaritano te daba alojamiento cinco estrellas en su casa? Porque esta casa... sí, cinco estrellas, y eso que solo había visto una habitación. Esta gente definitivamente distribuía drogas para poder hacer tanto dinero. 

—Umm, bueno... Mi hermano te atropelló anoche con su auto. 

Y fue así como lo recordé: el chico al que le dije que le iba a lamer hasta el alma con mi "super poder". 

Me detesté. Simplemente me odié a mi misma en esos momentos. 

Hundí mi cabeza en mis manos y me golpeé la frente al menos unas tres veces antes de alzar la vista y fijarme de nuevo en la chica. 

—Gracias por su hospitalidad, pero será mejor que me vaya... —Estaba a punto de arrastrarme fuera de la habitación cuando ella me detuvo. 

—Espera, ¿no vas a demandar a mi hermano? 

—Si no ocupé yeso quiere decir que el golpe no fue tan grave. 

Mentira. Me dolía el hombro y el dolor bajaba hasta mis dedos, pero preferiría salir disparada de esa casa antes que más recuerdos llegaran a mi cabeza. 

¡Yo lamí la mano y la mejilla del chico! Y vagamente recordaba haber visto un tatuaje con una nota musical. No era muy entrenada en música pero juraría que era la clave de Fa. 

Entonces fue así cómo me marché, sin siquiera comprobar si tenía mi ropa completa. Nunca he pensado en ese momento tan vergonzoso de nuevo, durante siete meses lo mantuve encerrado. Ahora todo regresa de un solo golpe, aplastante y arrollador.


Compartir:

27 comentarios:

  1. hahahaha me encanto que lo recibe con una cachetada!! que sádica soy!! pero ya en serio pobre Key :/ después de lo que le pasa con la P%&% de Mia pasar por esto con Rita!! y Adam tan buen amigo!!


    Lia sigue plis!! ya se que no tengo llenadera diría mi mama jajaja pero tu tienes la culpa :P tienes una forma de escribir única y creerme leo mucho pero pocas escritoras me tienen así!!

    p.d. no se si has leído algo de Sophie Kinsella o a Paige Toon?? ellas son unas escritoras hilarantes y muy reconocidas por su trabajo. Bueno a lo que voy es que no les pides nada en lo talentosa que eres!! en serio no se por que nadie ve tus historias y te publica el libro de Adam!! ese libro te atrapa de principio a fin!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. p.d. 2 jaja con la emoción de ver el capi y también por que hoy si me tienen como loca en mi trabajo no había visto tu comentario de que cumpliste tu promesa con los 2 capis!! Gracias Lia!!

      Eliminar
  2. lia eres genial me encanta la historia de key y rita ohh HE DICHO YA QUE ME ENCANTA KEY???
    PD:no sabía que había sido adam el que había ido al sitio ese de las citas a ciegas creía que había sido key????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje Gracias, mercy, thanks!!
      Sí fue Adam, las explicaciones del por qué le dijo a Anna otra cosa van a estar en los próximos capítulos!

      Eliminar
  3. masssssssss no nos dejes asi!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de publicar el siguiente!!! ^^
      Listo para que lo disfruten! :P

      Eliminar
  4. Lía Dios, cuanto espere la historia de Key y Rita, muchas gracias.
    Ahora voy a estar esperando a que subas capi cada día jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hehe XD va a ir lento, pero haré lo que pueda para equilibrarme y escribir cuanto pueda!

      Eliminar
  5. Liaaaaaaaaaaa!! Porfa no nos tortures mas :'( sufro demasiado por estos 2!! Claro bellisima entiendo que estas muy presionada por tu semana de exámenes pero POR FAVOR!! no abandones a tus fans!!

    Besos y ojala nos regales mas de tu talento :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje Iveth, tu eres la fan #1 de este fic!!!! en serio, creo que no he visto persona más interesada en saber más sobre Rita y Key XD
      Ya dejé el siguiente capítulo, haré lo que pueda para manejarme entre dos (ahora casi tres) historias a la vez!

      Eliminar
    2. Lia confió en ti y se que puedes con eso y mas!! y es enserio si necesitas que te ayude en investigar algo de tu tarea cuenta conmigo es lo mínimo que podría hacer (no es por nada pero tengo experiencia en investigación jajaja les ayudo ocasionalmente a 2 amigas que están en la Uni así que con confianza ok con internet todo se puede) y eso de la fan No. 1 me ha hecho el día bueno que digo el día la semana y el mes mil gracias!!

      p.d. si ya se que este es un usuario diferente al de arriba pero soy la misma fan jajaja es que el otro se me bloqueo XD y fue un rollo y mejor hice otro ;) pero aquí seguiré siempre fiel!

      Eliminar
  6. Dios te ruego encarecidamente q publiques el siguiente capitulo...en vdd eres escepcional tu manera de escribir es demasiado completa tiene drama humor tristeza de todo en vdd eress muy buena en lo q haces...Pero porfa ya sube el siguiente capitulo te sigo!!
    Soooy tu faaaaan *-*
    Besosoes muack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aww... muchas gracias :$
      Aprecio enormemente tus palabras! Cierto, yo puedo llegar a tardarme bastante en subirles el capi, pero nunca lo dejaré a la mitad, eh!
      Gracias por el apoyo y por tus comentarios!
      :D
      Saludos!

      Eliminar
  7. Me puedo unir a "violemos a Patch"???? xDD ahhh y tendriamos que formar el "violemos a Adam y Key" =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Un club a la vez chica, no queremos crear caos cerebral y exceso de baba n___n

      Eliminar
  8. jajajaja XD esta genial esta historia

    ResponderEliminar
  9. que buen capitulo me gusto mucho!!
    PD: hooo ese aja aja figthing si no me equivoco es de Full House!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja el aja aja Figthing es de todos los doramas... pero pensé en My Girl cuando escribí este en particular ;)

      Eliminar
  10. Rita me cae mi bien, mira que amar a Patch y ser fan de los doramas... Al mundo le faltan mas chicas como ella. ;)

    ResponderEliminar
  11. pfffff Rita tan ella hahaha y la cita por internet XD hahaha pffff que buena cachetada le dio a Key pero no se la merecia el la ayudo :/ pero que mal que Mia se la haya cobrado con Rita ella no tenia la culpa!!!

    ResponderEliminar
  12. ADAM.Quedé en literal shock,pero fue genial. Gracias escritora favorita de novelas románticas juvenil.
    Stalker ataca.
    #TeamKadam

    ResponderEliminar
  13. OMG...! Cada vez me sorprendes más!
    -A

    ResponderEliminar
  14. ADRIANA HERNANDEZ28 de mayo de 2014, 19:21

    JAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJA AY NO POR DIOS QUE DIVERTIDO, SOBRE TODO CUANDO RECUERDA SUS SUPERPODERES, JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA, NO SABES COMO LO ESTOY DISFRUTANDO, TODOS ME VEN CO CARA DE Y A ESTA QUE LE PICO? GRACIAS HASTA LAGRIMITA ME SACASTE CON ESA OCURRENCIA =)

    ResponderEliminar
  15. en el momento que lei que ve doramas coreanos ame a rita

    ResponderEliminar

Gracias por sus valiosos comentarios :)

© Delirios de una Adicta al Chocolate All rights reserved | Designed by Blogger Templates