17 agosto 2013

Hablando de cerdos:



—Me gustan los huevos y el tocino —me dice George—. Pero —Su rostro se estremece—, ¿sabías que el tocino es? —Lágrimas llegan a sus ojos—, ¿Wilburn?

La Sra. Garrett se sienta junto a él inmediatamente. —George, ya hablamos esto. ¿Recuerdas? Wilbur no se convirtió en tocino.

—Eso es cierto. —Me incline mientras humedad sobrepobla las pestañas de George—. La araña Charlotte lo salvó. Él vivió una larga y feliz vida, con la hija de Charlotte, um, Nelly y Urania y…

—Joy —concluye la Sra Garret.

—¿Entonces el tocino es Babe, Mamá? ¿Es Babe?

—No, no, Babe todavía arrea ovejas. El tocino no es Babe. El tocino es hecho de cerdos realmente malvados, George. —La Sra. Garrett acaricia su cabello, luego limpia las lágrimas.

—Cerdos malos —aclaro.

—¿Hay cerdos malos? —George parece nervioso. Oops.

—Bueno, cerdos, um, sin alma. —Eso tampoco suena bien. Pienso en una buena explicación—. Como los animales que no hablan en Narnia. —Tonta. George tiene cuatro. ¿Ya conocera Narnia? Todavía sigue en George el Curioso. Editado.

Pero el entendimiento ilumina su rostro.

—Oh. Eso está bien entonces. Porque en verdad me gusta el tocino.

My Life next Door – Huntley Fitzpatrick
Compartir:

1 comentario:

Gracias por sus valiosos comentarios :)

© Delirios de una Adicta al Chocolate All rights reserved | Designed by Blogger Templates