17 agosto 2013

El Acto Final




Cuando ella llora, llora en silencio. Ahoga sus lágrimas en la almohada y las seca pasando sus dedos.

Cuando ella ríe, pretende que todo es perfecto, que su mundo es feliz y que es una princesa en un cuento.

Finge que es fuerte aunque esté rota por dentro; aparenta ser dura y segura pero su corazón tímido es frágil y pequeño.

Es una perfecta actriz que sabe engañar a los demás, ríe cuando se siente sola y calla cuando tiene algo que contar.

Ella piensa que no es capaz de amar, que sus sentimientos egoístas no la dejaran.

Se abraza por las noches deseando compañía, llora hasta quedarse dormida.

Se levanta con el sol introduciéndose en sus pupilas, otro día más, otro papel por interpretar, la obra se titula “su vida”.

Esta vez se siente una marioneta, jalan sus cuerdas y ella se mueve hacia la derecha o la izquierda.

No tiene voluntad propia. Sus pies torpes se tropiezan, cae al suelo y de nuevo está rota.

Solo quiere ser aceptada, sin fingir, sin pretensiones; no quiere salir lastimada y por eso se esconde.

Está atrapada en una caja de cristal, le falta el aire, no puede respirar.

Se traga sus sentimientos, se aprieta los labios; no quiere llorar en público porque eso le hace daño.

Regresa a la monotonía a la que está acostumbrada, quiere romper el molde aunque tenga que acabar con su farsa.

Ella es buena en lo que hace, actúa a diario y al final el público aplaude.

Solo muestra su parte superficial, nadie ha querido escarbar en profundidad y su coraza traspasar.

Sonríe sin verse afectada, hace una reverencia como dama educada.

Se cierra el telón, caen las cortinas pesadas; vuelve a la realidad en donde es una simple buena para nada.

Suspira con frecuencia, nadie sabe lo que por su cabeza pasa. Por algo dicen que las personas más heridas son las que más aman.

Lleva cicatrices tatuadas en el alma, la han hecho enmudecer, la han hecho cambiar; lo que es hoy se lo debe a lo mal que una vez pudo estar.

Ella quiere ser fuerte para los demás, pero se cansó de aparentar.

Quiere recuperar el control, anhela volar. Se lanza hacia el vacio y deja que el trabajo lo haga la gravedad.

Suspendida en el aire se siente flotar, abre sus manos, ve su patética vida ante sus ojos pasar.

Ella cierra sus párpados y no los vuelve a abrir más.

Ya no hay lágrimas que derramar, ahora es libre y puede sonreír con sinceridad.

La obra se terminó, ya no tiene que pretender jamás.



Ese fue su último show, su perfecto acto final.
Compartir:

16 comentarios:

  1. Wou! Me gusto mucho, se nota que lo tuyo es la escritura.... escribes muy bonito

    ResponderEliminar
  2. Escribes estupendo. Y no se... Pero a mi me encantaria una cancion con esa letra o todas las otras que tienes. En serio es maravilloso.

    ResponderEliminar
  3. Me quedé en shock por unos momentos *~* es hermoso!
    Se siente real, cada palabra.

    ResponderEliminar
  4. Eres tan sorprendente. En serio, eres mi blogger escritoraamateur favorita de toda la vida, ídolo.

    ResponderEliminar
  5. Que bello y al mismo tiempo triste es...

    ResponderEliminar
  6. De todas las historias cortas es la que mas me gusta.

    ResponderEliminar
  7. waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaooooooooooooooooh Liaaaaaa este me encaaanttoooo!!!!!!! es un poco como me sientoo :3 owwwwwwwwwwwwwww amooo todo lo q escribes Liaaaa <3

    ResponderEliminar

Gracias por sus valiosos comentarios :)

© Delirios de una Adicta al Chocolate All rights reserved | Designed by Blogger Templates